Bonanza económica de Brasil atrae cocaína boliviana

Por Dialogo
diciembre 13, 2011


Más del 50% de la cocaína que se procesa en Bolivia tiene como destino Brasil, donde aumentó sensiblemente el número de consumidores gracias a la bonanza económica de los últimos años, según una investigación del diario Valor publicada el 12 de diciembre.

“Brasil pasó, en los últimos diez años, de país de tránsito a un país de consumo” de cocaína, dijo Murilo Vieira, funcionario diplomático de la embajada brasileña en La Paz.

El país sufre “el efecto colateral” de haber sacado de la pobreza a 30 millones de personas, que se convirtieron en consumidores de clase media en la última década, agregó Vieira.

“La llamada nueva clase media pasó a tener acceso a la cocaína y a una droga relativamente barata que es el crack” (residuo de la cocaína), señaló el diplomático.

A raíz del aumento del consumo en Brasil, “mafias colombianas, mexicanas, peruanas y brasileñas comenzaron a establecerse en Bolivia para exportar la droga” a territorio brasileño, según Valor.

“Entre un 60 y 80% de la cocaína boliviana tiene como destino el mercado brasileño, estimado en unos 900.000 consumidores”, lo que convertiría al país en el tercer mayor consumidor de esa droga detrás de Estados Unidos y la Unión Europea, indicó el periódico.

El control por las rutas del narcotráfico ha desatado en Bolivia una lucha entre grupos mafiosos, a “veces violenta, a veces no tan violenta, pero donde juegan todas” las organizaciones, dijo a Valor Douglas Farah, investigador del Centro Internacional de Evaluación y Estrategia en Estados Unidos.

Bolivia, tercer productor mundial de cocaína después de Perú y Colombia según la ONU, suscribió a principios de año un acuerdo con Brasil para combatir el tráfico de droga con aviones no tripulados brasileños.

La semana pasada, el gobierno brasileño reconoció que enfrenta una “epidemia del crack” a causa de la explosión del consumo de esa sustancia, y anunció una ofensiva que combina atención médica a los consumidores y un fuerte combate al tráfico en las fronteras.

En 2010, la policía federal brasileña incautó casi 28 toneladas de cocaína (pasta, clorhidrato y crack) y 154 toneladas de marihuana. Hasta agosto de 2011 había decomisado 15 toneladas de cocaína y 87 de marihuana, dijo a la AFP un portavoz de la policía federal.



Share