La Escuela Preparatoria de Cadetes del Aire de Brasil abre sus puertas a las mujeres

Brazil’s Air Cadets Preparatory School Opens Its Doors to Women

Por Taciana Moury/Diálogo
abril 06, 2017

Eloá Rodrigues de Lima, Ana Carolina Félix Barbosa y Laniz França Machado Sartorelli están abriendo un nuevo capítulo de la historia de la Escuela Preparatoria de Cadetes del Aire (EPCAR, por sus siglas en portugués), en Barbacena, en el interior del estado de Minas Gerais. Las tres, junto con otras 17 jóvenes, forman parte del primer grupo de alumnas de la escuela. La EPCAR es una institución militar de bachillerato. Creada hace 68 años, su misión es preparar a los alumnos para el ingreso al primer año del Curso de oficiales aviadores de la Academia de la Fuerza Aérea (AFA). De acuerdo con la información del Departamento de Enseñanza de la Aeronáutica (DEPENS, por sus siglas en portugués), el motivo de esta apertura fue ampliar de forma homogénea el universo de derechos y deberes. La unidad recordó que la Fuerza Aérea de Brasil (FAB, por sus siglas en portugués) ha sido pionera en el ingreso de las mujeres. Desde 1996 ya existían en la AFA cupos para mujeres en el cuadro de oficiales intendentes. Luego, en 2002 se abrieron cupos en la escuela de especialistas de la aeronáutica y, a continuación, en 2003, para las mujeres pilotos en la AFA. Sin embargo, desde 1992, las mujeres han ingresado en los cuadros técnicos y en el sector de salud de la FAB. Las jóvenes brasileñas no pasaron por alto la oportunidad que abrió la EPCAR en 2017: 3.480 jóvenes se inscribieron para 20 cupos, aproximadamente 174 candidatas por cupo. Ellas se presentaron a principios de año para pasar por un período de adaptación y ahora ya están integradas a la rutina, junto a los 153 hombres que conforman la promoción. De acuerdo con el DEPENS, las alumnas se adaptaron muy bien a la estructura académica de la EPCAR, tanto en cuanto al rendimiento en las clases, como al desempeño físico y militar, y se encuentran armoniosamente alineadas con los alumnos del sexo masculino. Plan de estudios El plan de estudios de la EPCAR se adhiere a lo que establece el ministerio de Educación de Brasil para el ciclo de bachillerato. Al contenido se le agregan las asignaturas típicamente militares, dedicadas a la cultura aeronáutica en general, la historia militar, además de actividades de campaña con técnicas de supervivencia y despliegue en terreno. La organización unificada, la ética profesional militar, el entrenamiento físico y la práctica deportiva también forman parte del programa de la escuela. La rutina de las 20 jóvenes es idéntica a la de los demás alumnos. “Las actividades se realizan conjuntamente, sin distinción alguna por sexo, raza, credo u origen”, señaló el DEPENS en un comunicado. Rodrigues cuenta que no sintió ningún tipo de discriminación. “Nadie recibe un trato preferencial o especial”, comentó la alumna de 17 años. Su pasión castrense fue lo que la llevó a inscribirse en la EPCAR. La alumna desea hacer carrera como piloto de la FAB. “Es pura vibración. En todo momento nos sentimos motivadas y es muy bueno ver recompensado el esfuerzo cuando desempeñamos bien las actividades diarias”, reveló. Barbosa, también de 17 años, ya estaba acostumbrada al ambiente militar pues proviene de una familia de militares y también escogió a la EPCAR con miras a lograr un cupo en la AFA. “Realizamos actividades en conjunto, como por ejemplo la educación física”. Para la alumna, la convivencia en el escuadrón es la parte más difícil. “La experiencia ha sido muy buena. Pero existen momentos de dificultades e incertidumbres”, expresó. Sartorelli escogió la EPCAR inspirada por su padre, quien es oficial de la FAB. Creció dentro de la Base Aérea de Santa Maria y siempre tuvo el deseo de formar parte de la aeronáutica. La alumna de 18 años contó que conciliar la vida militar con los estudios representa un desafío. “Estos primeros meses han sido muy difíciles, con sueño acumulado y mucho cansancio. Pero poco a poco nos vamos acostumbrando”. A pesar de las exigencias, la alumna dice estar muy feliz en la escuela, especialmente al formar parte del primer grupo de mujeres. “Es una experiencia increíble que aporta nuevas enseñanzas, viajes e interacciones en grupo. Estamos poniendo a prueba al máximo nuestras capacidades físicas y psicológicas. Pero eso nos hará más fuertes y nos preparará mejor para ser oficiales de la FAB”, destacó. Otra pionera en la carrera dentro de la FAB es la Capitán Aviadora Carla Alexandre Borges que ingresó en el primer grupo de pilotos de la AFA y celebró el ingreso de las jóvenes en la EPCAR. “Se trata de otra barrera que hemos superado, otra puerta que se abre”, comentó. La Cap. Borges, primera mujer en pilotar un reactor caza en Brasil, dijo que la carrera militar es emocionante pero también requiere mucha dedicación. “Espero que hagan una carrera brillante y que el día de mañana se conviertan también en ejemplo de muchas otras jóvenes”, apuntó. Preparativos Para recibir al grupo de mujeres, la EPCAR tuvo que realizar una reformulación estructural y pedagógica. De acuerdo con la información proporcionada por el DEPENS, se realizaron adaptaciones en las estructuras físicas, como por ejemplo en los sanitarios. Asimismo, se actualizó el Manual del Alumno para contemplar aspectos tales como las relaciones afectivas y el uso de trajes civiles femeninos durante el traslado entre la escuela y la ciudad de Barbacena. En el ámbito militar, el DEPENS señaló que la única modificación necesaria fue la introducción de escalas para mujeres en la Prueba de acondicionamiento físico en el Plan de evaluación, realizado semestralmente, con el objetivo de adecuar las puntuaciones a las diferencias fisiológicas inherentes de cada sexo. Igualmente, se tomó en cuenta la capacitación de los instructores militares para que recibieran al cuadro femenino. Los instructores pasaron por un curso de preparación para instructores de doctrina militar, en los que se trataron temas como la ética militar y la pedagogía que guía la formación del carácter militar. Igualmente, se debatieron las experiencias de la incorporación de mujeres en otros cursos de la FAB, como por ejemplo la experiencia en la AFA en 1996 y en el cuadro de aviadores en 2003. La EPCAR cuenta con 55 profesores civiles, responsables de las clases de la División de Enseñanza, y 61 instructores militares. En total, en la escuela estudian 489 alumnos divididos en tres escuadrones en los tres años de formación. Al graduarse, pueden optar por un cupo en la AFA. Sin embargo, según la explicación del DEPENS, el ingreso en la academia depende de la aprobación de los exámenes médicos, de la prueba de aptitud para pilotaje militar y desempeño físico, entre otros criterios de selección.
Share