Marinas de Brasil, Uruguay y Sudáfrica participan en entrenamiento conjunto

Brazilian, Uruguayan, and South African Navies Take Part in Combined Training

Por Andréa Barretto/Diálogo
octubre 16, 2018

La lucha contra el tráfico ilegal de drogas, armas y personas fue el tema de las actividades en la 11.a edición de la Operación Atlasur, que tuvo lugar del 31 de agosto al 20 de septiembre de 2018. “El tema cambia en cada edición. No obstante, los ejercicios siempre están relacionados con el mantenimiento de la seguridad del Atlántico Sur”, explicó el Capitán de Navío Rogério Salles Rodrigues da Silva, a cargo de la división de entrenamiento y empleo de recursos del Comando de Operaciones Navales de la Marina de Brasil (MB).

En el evento participaron Brasil, Uruguay y Sudáfrica; este último sede del ejercicio en 2018. La Armada Argentina, que también forma parte del grupo de participantes de Atlasur desde la década de 1990, no participó en esta ocasión porque sus embarcaciones están comprometidas en otras actividades.

Movilización

Más de 700 militares participaron en ejercicios de simulación de combate, además de cuatro buques, un submarino y cuatro aeronaves. Los objetivos generales de los ejercicios fueron “familiarizarse con las embarcaciones y promover el entrenamiento de jóvenes oficiales en materia de vigilancia y navegación”, afirmó el Capitán de Fragata de la Marina Sudafricana Abdul Sayed.

Brasil desplegó 190 militares, de los cuales nueve pertenecían al equipo de buceo de combate. Además participaron con un helicóptero UH-12 Esquilo y la corbeta Barroso, buque insignia en la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano.

Uruguay participó con 140 militares, entre los cuales hubo un destacamento especial de visita, abordaje, búsqueda e incautación (VBSS en inglés). Además desplegó la fragata General Artigas y un helicóptero A-071 Esquilo.

Como país anfitrión, Sudáfrica fue el país que más recursos movilizó, con más de 300 militares. Además desplegó a la fragata Amatola, al buque hidrográfico Protea y al submarino Manthatisi, entre otros equipos navales de menor calado. También participaron la Fuerza Aérea y la Fuerza de Tarea del Servicio de Salud Militar.

Simulación de combate

De acuerdo con el Cap. de Nav. Rogério, es común que los narcotraficantes utilicen rutas marítimas de Brasil hacia África y Europa para realizar sus operaciones. “Los delincuentes utilizan diversos recursos como por ejemplo buques mercantes, pesqueros y embarcaciones deportivas y de placer, como los veleros”. Los ejercicios prácticos en ambas etapas de la Operación Atlasur se organizaron en base a esta realidad, que incluye no solo el tráfico de drogas sino también el de armas y personas.

La primera etapa tuvo lugar del 6 al 14 de septiembre en la región de bahía Falsa, en la costa oeste sudafricana. Durante esos días se realizaron ejercicios de tiro real hacia determinados blancos y de simulaciones de ataque a vehículos aéreos y submarinos. Además de la tripulación de los buques, participaron buzos de combate de la MB, el grupo de VBSS de Uruguay y militares del Escuadrón de Reacción Marítima Sudafricana.

La segunda etapa tuvo lugar del 17 al 20 de septiembre luego de dos días de descanso y planificación. En ese período los militares volvieron a realizar ejercicios de tiro real y simulación de ataques aéreos y submarinos. También realizaron ejercicios de salvamento y rescate que no se habían practicado antes. En las dos etapas del ejercicio práctico la Fuerza Aérea, el Ejército y la Marina de Sudáfrica trabajaron en conjunto.

Aprendizaje de cooperación transatlántica

“Las fuerzas no operan de la misma forma al realizar una misma tarea, ya sea por tener una cultura operacional diferente o por las características del entorno y de los recursos involucrados”, aseguró el Cap. de Nav. Rogério con respecto a las lecciones aprendidas de la participación de la MB en la operación. “De esta forma, trabajar con otros países es aprender sobre otras formas de operación y, a menudo, acceder a mejores prácticas para llevar a cabo una tarea”, dijo.

Otro aspecto importante que destacaron los participantes fue el acercamiento entre los militares, posible gracias al ejercicio. “Hacemos muchas cosas en combinación. Tenemos una frontera común en medio del mar, pero yo creo que lo más importante es conocer a las personas. “Si necesito algo, debo saber a quién dirigirme en la Marina Sudafricana”, afirmó el Capitán de Navío de la Marina Nacional de Uruguay Carlos Cóccaro.

La Operación Atlasur se creó en 1992, luego de la primera visita oficial de la Marina de Uruguay a la República de Sudáfrica. Desde entonces, participan en el ejercicio las marinas de Brasil y Argentina. Los cuatro países se alternan para organizar el ejercicio, que tiene lugar cada dos años.
Share