Marina de Brasil participa en operación Obangame Express 2017

Ciento veintidós militares brasileños actuaron en la operación Obangame Express 2017, que contó con la presencia de militares estadounidenses, sudamericanos, africanos y europeos.
Taciana Moury/Diálogo | 19 mayo 2017

Capacitación y Desarrollo

Una patrulla marítima de Congo realiza un abordaje al buque brasileño durante el simulacro. (Foto: Marina de Brasil)

El Navío Patrulla Oceánico Apa (NPaOc Apa) de la Marina de Brasil atracó a principios de mayo en la Base Naval de Río de Janeiro, después de participar en la operación Obangame Express 2017. Del 20 al 31 de marzo, el ejercicio reunió en el Golfo de Guinea a militares estadounidenses, sudamericanos, africanos y europeos, con el objetivo de promover la seguridad marítima en la zona contra las acciones de piratería, narcotráfico, tráfico de armas, secuestro y pesca ilegal.

Militares de otras nacionalidades participaron en el ejercicio a bordo del buque brasileño NPaOc Apa. (Foto: Marina de Brasil)

No es casualidad que se eligiera al NPaOc Apa para este ejercicio, ya que cuenta con dos lanchas que realizan abordajes y rescate de heridos, posibilita el aterrizaje y el despegue de aeronaves y tiene un sistema de reabastecimiento para operación con el avión embarcado. De acuerdo con el Mayor de la Marina de Brasil Jonathas Moscoso de Campos, comandante del NPaOc Apa, otro aspecto destacado es el sistema de armas, dotado de mirilla optrónica con visión nocturna (infrarroja), radar de búsqueda combinada, cañón de 30 mm, diversas ametralladoras (25 mm, 12,7 mm y 7,62 mm) y autonomía de hasta 5.500 millas náuticas. “Estas características hacen que el NPaOc Apa, en el ámbito de la Marina de Brasil, sea ideal para este tipo de operación”, declaró.

Es la cuarta vez que la Marina de Brasil participa en este ejercicio, el cual se lleva a cabo anualmente desde 2010 y lo organiza la Marina de los Estado Unidos. El buque brasileño llevó a 122 militares a bordo para el entrenamiento. Para el May. Moscoso la operación fue todo un éxito. “Para nosotros la misión empezó el 22 de febrero, cuando salimos en dirección al golfo, y solo terminó el 15 de mayo cuando llegamos”, dijo.

Durante el recorrido hasta la zona de operaciones realizaron entrenamientos de los equipos en métodos de abordaje. “Nunca se sabe el momento exacto en el que tendremos que actuar, por lo que tenemos que estar siempre listos. Cuando el buque está navegando en el mar es una excelente oportunidad de entrenamiento”, explicó el May. Moscoso. “Arriar una lancha con un equipo dentro y con el buque moviéndose no es una tarea tan sencilla como parece. Es muy bueno cuando podemos capacitar a nuestro equipo para esta situación”, comentó.

De acuerdo con el May. Moscoso, en el buque brasileño estaban embarcados militares del Centro de Adiestramiento Almirante Marques de Leão, responsables de los cursos de patrulla naval y del Agrupamiento de Buzos de Combate, especialistas en abordaje. “La presencia de estos militares posibilitó que nuestro equipo tuviera una oportunidad de entrenamiento única durante los 83 días de misión”, subrayó.

Los militares realizaron simulacros durante el ejercicio

El ejercicio militar propiamente dicho se llevó a cabo durante 11 días en las aguas del Golfo de Guinea, que tiene cerca de 3.400 millas de litoral, distribuidas a lo largo de 12 países (Costa de Marfil, Gana, Togo, Benín, Nigeria, Camerún, Guinea Ecuatorial, Bioko, Annobón, Santo Tomé y Príncipe). El NPaOc Apa participó en 13 misiones durante Obangame Express 2017. El May. Moscoso dijo que se pudieron observar las técnicas que usan las naciones amigas. “Los equipos brasileños pudieron estar a bordo de los buques de otras nacionalidades para observar los procedimientos que ejecutaban”.

El Teniente de Fragata Danilo Silveira Miranda, encargado de sistemas del NPaOc Apa, participó del ejercicio por primera vez. “Pude comprobar lo mucho que nuestra Marina contribuye a proveer seguridad en la zona del Golfo de Guinea, además de que fue la primera vez que pude visitar algunos países africanos por los que pasamos, como Namibia, Santo Tomé y Príncipe, Angola, Camerún, Gana y Senegal”, reveló.

El Buque Patrulla Oceánico Apa regresa a Río de Janeiro después de participar en la Obangame Express 2017. (Foto: Marina de Brasil)

Durante el ejercicio los militares de las naciones participantes simulaban problemas reales que se suelen enfrentar en esa zona para probar su capacidad de reacción, explicó el Tte. de Frag. Silveira. “Nuestro buque simuló que era una embarcación pesquera bajo sospecha de transporte de drogas. El buque patrulla de la Armada de la República de Congo efectuó el procedimiento de interrogatorio por radio con el NPaOc Apa y justo después inició el abordaje del simulacro”, contó.

Los militares congoleños abordaron el buque sospechoso con el objetivo de buscar sustancias ilícitas, sin que la embarcación infractora pudiera evadir la situación. “Después de encontrar los supuestos materiales ilegales, en el caso de que fuera una situación real, se incautaría la embarcación”, explicó el Tte. de Frag. Silveira. Sin embargo, en esta etapa de la operación, se interrumpe el simulacro para que se puedan evaluar los procedimientos que se ejecutaron y para que se lleve a cabo la instrucción propiamente dicha, con el objetivo de perfeccionar las acciones.

Según el May. Moscoso, además de la mejora técnica y profesional de los involucrados en el combate a la piratería, el narcotráfico, la trata de personas, la pesca ilegal y el tráfico de armas, la Obangame proporciona un estrechamiento de los lazos entre las naciones.

“Posibilita incluso aumentar la visibilidad de Brasil, no solo en el continente africano, sino también ante otros países como los Estados Unidos, Canadá y Francia”, reforzó.

La interacción entre los militares tiene lugar durante todo el ejercicio. “A bordo del NPaOc Apa también participaron como observadores algunos extranjeros: dos militares de Namibia, uno de los EE. UU., uno de Cabo Verde, cinco de Portugal y uno de Santo Tomé y Príncipe”, dijo el May. Moscoso. En la zona de entrenamiento destinada a Brasil también se albergaban las marinas de Angola y República del Congo.

La importancia del entrenamiento

La embarcación de la Marina de Brasil recorrió un total de 3.255 millas náuticas durante los 11 días de ejercicio y 12.611 millas náuticas si se considera la misión completa, que incluye el desplazamiento. Para el May. Moscoso ese tipo de entrenamiento genera el aprendizaje de todos los involucrados en las operaciones de interdicción de zona marítima, además de contribuir al adiestramiento de las marinas africanas para que puedan combatir eficazmente las constantes amenazas que se presentan en la zona del Golfo de Guinea.

El ejercicio que se llevó a cabo en el golfo capacita a los militares para actuar en las acciones de patrullaje también en Brasil. “Aquí no tenemos problemas de piratería, trata de personas ni secuestros de embarcaciones, pero actividades como la pesca ilegal, el narcotráfico y los ilícitos pueden suceder en nuestra zona económica exclusiva, y este ejercicio contribuye al adiestramiento de nuestro efectivo para combatir esos actos delictivos”, subrayó el May. Moscoso. Uno de los principales retos de este tipo de misión es el aspecto logístico, debido al tiempo que se pasa fuera de la base. “En la preparación del buque, por ejemplo, hizo falta embarcar un contenedor frigorífico para ampliar la capacidad de almacenamiento de víveres”, puntualizó.

Por otro lado, para el Tte. de Frag. Silveira lo más difícil fue estar lejos de la familia. “Es muy bueno estar en el mar, en operación, pero no existe nada mejor que volver al hogar con la satisfacción del deber cumplido”, concluyó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 13
Cargando las Conversaciones