Marina de Brasil instala sistema de monitoreo para combatir crimen organizado

La bahía de Guanabara, frente a la costa de Río de Janeiro, es el centro del proyecto piloto de protección de las aguas del litoral brasileño.
Andréa Barretto/Diálogo | 14 septiembre 2018

Capacitación y Desarrollo

Los monitores forman parte del sistema de información instalado en el Centro de Comando del Teatro de Operaciones Marítimas, en la unidad del Comando de Operaciones Navales en Río de Janeiro. (Foto: Marina de Brasil)

La Marina de Brasil (MB) desarrolla un proyecto que seguirá en tiempo real la circulación de embarcaciones en la bahía de Guanabara, que abarca la zona este de la ciudad de Río de Janeiro y 14 municipios del estado. Río de Janeiro se ha convertido en uno de los principales centros delictivos de Brasil; es punto de partida y llegada de armas y drogas, entre otras actividades ilegales. La mercancía ilegal circula vía terrestre aérea y marítima.

“Hacia fines de 2018, la Marina espera finalizar la instalación de sensores fijos y cámaras que componen el sistema de monitoreo y control”, declaró el Capitán de Fragata Rodrigo Pinheiro Padilha, de la División de Sistemas del Comando de Operaciones Navales de la MB. Casi 70 por ciento de la estructura, que también incluye radares, está listo. El equipamiento es instalado en puntos estratégicos de entrada en los alrededores de la bahía.

Los aparatos funcionan de forma remota, desde centros de comando ubicados en distintas organizaciones militares de la MB en Río de Janeiro. Según el Cap. de Frag. Padilha, el equipo permite controlar e identificar actividades sospechosas en embarcaciones grandes y pequeñas, que circulan principalmente de noche para transportar mercancía ilícita, además de servir como forma de escape para los delincuentes.

El proyecto de monitoreo en la bahía de Guanabara comenzó en 2015 y se utilizó para la seguridad de los Juegos Olímpicos de 2016. La experiencia en Río de Janeiro es la prueba piloto de un programa mucho más amplio, el Sistema de Gestión de la Amazonía Azul (SisGAAz), cuyo objetivo es proteger los recursos minerales y áreas de pesca del territorio marítimo brasileño. Se estima que la región, denominada Amazonía Azul, tiene unos 4,5 millones de kilómetros cuadrados.

Recursos materiales y humanos

La etapa inicial del SisGAAz incluye no solo la instalación de la estructura tecnológica operacional en la bahía de Guanabara, sino también los acuerdos de intercambio de información con organismos de seguridad pública. La meta es intentar proporcionar datos concretos a los comandos militares e instituciones civiles para mejorar estrategias contra las acciones delictivas en el mar.

A fines de julio de 2018, en una operación que contó con el apoyo de la MB, efectivos policiales de la Delegación  de Control de Drogas de la Policía Federal, localizaron e incautaron 336 kilogramos de cocaína en un barco pesquero. En la operación, las autoridades arrestaron a tres individuos que se hacían pasar por pescadores. “El material ilícito había ingresado por vía terrestre. Por lo general, la banda recibe la mercancía en São Paulo, desde donde la envía hacia Río a través de embarcaciones pesqueras”, comentó Carlos Eduardo Thomé, el comisario que dirigió la investigación que propició la incautación de la droga.

El Distrito Naval N.º 1 recibió la lancha modelo DGS 888 Raptor, que se emplea en operaciones de lucha contra el delito en la bahía de Guanabara. (Foto: DGS Defense)

“Interoperabilidad es la palabra clave del proyecto piloto”, afirmó el Cap. de Frag. Padilha. El oficial explicó que el sistema desarrollado por los equipos de investigación y tecnología de la MB permitirá integrar y operar equipos de monitoreo no sólo de la Marina; también permitirá el uso de herramientas de información que utilizan agencias de inteligencia y seguridad, como la Policía Federal y la Oficina de Recaudación Federal.

“La idea del proyecto es optimizar el empleo de las fuerzas de seguridad; por eso se desarrolla el soporte informático”, expresó el Cap. de Frag. Padilha. En la actualidad, la MB utiliza contingentes del Comando General del Cuerpo de Infantería de Marina, del Comando del Distrito Naval N.º 1 y de la Capitanía de Puertos de Río de Janeiro, entre otras organizaciones militares, para monitorear la bahía de Guanabara.

También participan integrantes del Grupo de Buzos de Combate o “combatientes anfibios”, que se especializan en el abordaje de embarcaciones y que entran en acción cuando la tripulación investigada muestra resistencia.

Agilidad

En julio de 2018, una nueva lancha fue incorporada a la flota de la MB, incrementando los recursos para los militares que participan en la lucha contra el delito en la bahía de Guanabara. La embarcación blindada, modelo DGS 888 Raptor, tiene gran capacidad de maniobra y velocidad.

Según el Capitán de Fragata de la MB Fernando Ataíde de Melo, de la Sección de Recursos Distritales del Comando de Operaciones Navales, el astillero fabricante adaptó la DGS 888 Raptor según las necesidades de la MB. “La empresa adaptó el modelo de la DGS 888 Raptor y agregó una cabina extendida y blindada, que tiene capacidad para una pequeña tripulación de hasta seis personas, lo que garantiza una mayor seguridad a la tropa durante las operaciones.

El Distrito Naval N.º 1 utiliza la lancha en la actualidad. La MB compró  dos embarcaciones del mismo modelo, que serán entregadas en 2018.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 3
Cargando las Conversaciones