Área de defensa nacional adquiere cada vez más importancia en mundo académico brasileño

La incorporación de la defensa nacional al conjunto de ciencias estudiadas en Brasil incentiva la creación de más cursos en este campo a nivel de maestría y doctorado, y facilita el acceso a información relacionada con esta materia a los interesados del mundo académico.
Nelza Oliveira/Diálogo | 19 julio 2017

El ministro de Educación José Mendonça Bezerra Filho, y el General del Ejército de Brasil Décio Luís Schons, comandante de la Escuela Superior de Guerra (en primera fila, de der. a izq.), durante la ceremonia de firma del dictamen que incluyó a la defensa en el conjunto de las ciencias estudiadas en Brasil, en el auditorio de la ESG. (Fotografía: Acervo ESG)

El Ministerio de Educación y Cultura (MEC) de Brasil, a través del Consejo Nacional de Educación (CNE), incorporó la defensa nacional al conjunto de ciencias estudiadas en Brasil a nivel de maestría y doctorado. Existen algunas instituciones civiles y militares que desde hace tiempo ofrecen cursos stricto sensu (en sentido estricto en español) relacionados con la materia, pero no existía anteriormente esta normativa. Lo que sucede en la práctica es que, mediante su formalización, esta materia adquiere notoriedad dentro del mundo académico y facilita la aprobación por parte de la Coordinación de Desarrollo de Personal de Nivel Superior (CAPES, por su sigla en portugués), vinculada al MEC, de más cursos en ese ámbito, sea por solicitud de instituciones civiles o militares.

El Ejército de Brasil presentó la solicitud al CNE y el 15 de mayo se publicó el dictamen favorable en el Diario Oficial de la Unión. Para los militares, la iniciativa estimulará la formación de un universo de profesionales mejor calificados que cursarán en el futuro una carrera en el campo de defensa. En el caso de los alumnos interesados en la materia, contarán con mayor acceso a estudios estratégicos sobre temas de mayor relevancia para la soberanía nacional.

“El dictamen abordó una necesidad normativa. Se trata del reconocimiento formal de que este campo de estudio es capaz de generar un esfuerzo de financiamiento y de formación en el ámbito de maestrías y doctorados. Puesto que se ha creado y admitido esta materia, la CAPES puede ahora identificarla en su registro e introducir la defensa como área de conocimiento, lo que permite que las instituciones ofrezcan esta materia”, explicó el consejero Luiz Roberto Liza Curi, presidente del CNE y presentador del dictamen. “Considero que favorece la formación de recursos humanos en un campo con diversas ramas que deben estar estrechamente relacionadas con el aspecto de defensa en otros ámbitos distintos a la defensa de invasión”, añadió.

Más participación civil

Aprovechando la coyuntura, la Escuela Superior de Guerra (ESG) propondrá a la CAPES, en septiembre, que evalúe la posibilidad de que su curso de especialización lato sensu (en sentido amplio en español) de Seguridad Internacional y Defensa se convierta en el primero en stricto sensu de la institución. Creada en 1949, la ESG es una institución miembro del Ministerio de Defensa de Brasil dedicada al estudio y la investigación de política, estrategia y defensa, que se encuentra a disposición de civiles y militares.

“Puesto que desde el momento de su creación ya incorporaba a militares de las tres fuerzas y a civiles, la ESG tenía desde entonces una visión de pluralidad. La selección se realiza mediante convocatoria pública e invitaciones extendidas a instituciones, civiles y empresas”, explicó el Contraalmirante de la Marina de Brasil Antonio Ruy de Almeida Silva, asesor de posgrados de la Coordinación General de Posgrados de la ESG. “Si hablamos de defensa, la institución que más difunde este tema en el ámbito civil, diría inclusive que en el académico y de defensa, es la ESG. Ahora nuestra intención es ofrecer maestrías y doctorados stricto sensu en el contexto de la CAPES”, apuntó.

El Contralmte. Ruy relató que los estudios en el campo de defensa avanzaron mucho a partir de la creación en 2005 del Programa de Apoyo a la Enseñanza y la Investigación Científica y Tecnológica en Defensa Nacional (Pró-Defesa, en portugués), impulsada por el Ministerio de Defensa. Este programa busca fomentar la cooperación entre instituciones de enseñanza superior civiles y militares para implementar proyectos de desarrollo de investigaciones científico-tecnológicas, además de la creación de cursos de posgrado stricto sensu en ese campo. Para que las instituciones públicas y privadas brasileñas puedan concurrir al financiamiento de Pró-Defesa, deben contar con programas de posgrado stricto sensu reconocidos por el MEC con áreas de concentración o líneas de investigación en defensa nacional, o bien, presentar un proyecto viable de implementación de dichas líneas de investigación.

El Contraalmirante de la Marina de Brasil Antonio Ruy de Almeida Silva es asesor de posgrados de la Coordinación General de Posgrados de la ESG. (Fotografía: Nelza Oliveira, Diálogo)

Entre algunos de los proyectos contemplados por el programa se encuentran los de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, “Desarrollo de materiales compuestos para uso en vehículos militares”, y de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, “Desarrollo de herramientas biotecnológicas para la detección rápida de agentes patogénicos utilizados potencialmente como arma biológica”. El Contralmte. Ruy citó además la creación, también en 2005, de la Asociación Brasileña de Estudios de Defensa, sociedad académica y civil que reúne a profesores e investigadores dedicados a estudios vinculados a la defensa nacional y a la seguridad internacional.

“Posteriormente se crearon varios programas. En verdad, el reconocimiento que ha recibido ahora la defensa es una continuación natural del proceso, una consolidación. Pero no termina aquí. Son etapas de un proceso que seguirá avanzando cada vez más: una mayor apertura, mayor entendimiento, invitar a civiles para que conozcan los programas de defensa y participen en las políticas de defensa. Cuanto más personal civil y legislativo participe en los programas de defensa, mayor credibilidad, legitimidad y recursos se destinarán a este campo”, afirmó el Contralmte. Ruy.

Intercambio académico

Para Sergio Felicori, especialista en política pública y gestión gubernamental del Instituto Brasileño de Estudios en Defensa Pandiá Calógeras (IBED), órgano de investigación y asesoramiento del Ministerio de Defensa, la universidad puede contribuir a la defensa en cuanto a producción de tecnología, diálogo con la élite intelectual de la sociedad, preservación de la historia y producción de conocimientos aplicados a la estrategia y a la seguridad internacional.

“Consideramos que el reconocimiento del área de defensa como campo científico de estudios constituye un gran avance que abre las puertas para la implementación de líneas de investigación específicas de defensa en universidades y en otras instituciones de enseñanza superior”, recordó.

Desde el año pasado el IBED promueve el Programa de Servicio Voluntario (PSV), que ofrece a alumnos e investigadores la oportunidad de tener un mayor contacto con el tema de la defensa, además de subsidios al trabajo académico universitario en la materia, tanto en los cursos de pregrado como en los de posgrado. El IBED designa tutores que proporcionan el acceso a bancos de datos y redes de contacto, proporcionan orientación científico-técnica y actúan como intermediarios con otras instituciones e investigadores.

A cambio, el Ministerio de Defensa podrá utilizar los resultados de las investigaciones realizadas para favorecer las actividades de defensa nacional. Para 2017, las líneas de investigación ofrecidas fueron Amazonia, Amazonia Azul, cultura de defensa, economía de defensa, entorno estratégico, operaciones de paz y defensa, y parlamento.

“Los temas desarrollados en estos proyectos se relacionan con algunos de los temas prioritarios del Ministerio de Defensa como entorno estratégico (Sudamérica y el Atlántico Sur, inclusive la costa occidental africana) y la economía de defensa”, explicó Carlos Timo Brito, especialista en política pública y gestión gubernamental del Ministerio de Defensa y coordinador del PSV del IBED. “Además del aporte de los proyectos de investigación para el desarrollo de las actividades y las políticas formuladas a partir de estas investigaciones, se prevé un acercamiento entre la gestión gubernamental y el entorno académico”, puntualizó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 8
Cargando las Conversaciones