• Home »
  • Uncategory »
  • Brazilian Military Athletes Train to Compete in 2016 Olympic Games in Rio de Janeiro

Atletas militares brasileños entrenan para competir en las Olimpiadas de 2016 de Rio de Janeiro

Brazilian Military Athletes Train to Compete in 2016 Olympic Games in Rio de Janeiro

Por Dialogo
diciembre 25, 2014





El sargento tercero de la Fuerza Aérea brasileña Bruno da Silveira Mendonça espera representar a su nación en las Olimpiadas de 2016 de Rio de Janeiro con el mismo orgullo con el que porta su uniforme militar.

Mendonça, de 30 años, es capitán del equipo nacional de hockey sobre pasto de Brasil. Durante una ceremonia de gala celebrada el 16 de diciembre en el Teatro Municipal de Rio de Janeiro, el Comité Olímpico Brasileño (COB) le otorgó el prestigioso Premio Olímpico Brasileño 2014. Un jurado de periodistas, exatletas y locutores deportivos eligió a Mendonça para el premio, reconociéndolo como el mejor jugador de hockey sobre pasto en el mundo.

Orgullo de representar a Brasil en los deportes


“El premio es el reconocimiento del esfuerzo individual y el trabajo en equipo”, dijo Mendonça, quien se enlistó en 2003 como recluta en el Centro de Instrucción Especializada Aeronáutica (CIEAR) en Rio de Janeiro. “Estoy contribuyendo a mi modo para promover y desarrollar el hockey. Quiero representar a Brasil en las Olimpiadas.”

Si Mendonça y sus compañeros de equipo llegan a competir en las Olimpiadas de 2016 de Rio dependerá del desempeño del equipo en los Juegos Panamericanos de 2015, que se celebrarán del 10 al 26 de julio en Toronto, Canadá. Para tener la oportunidad de clasificarse para las Olimpiadas, el equipo brasileño tendrá que quedar en sexto puesto o mejor en los Juegos Panamericanos.

Los Juegos Olímpicos de 2016 se celebrarán del 5 al 21 de agosto de 2016, cuando Rio de Janeiro acoja a unos 10.500 atletas de 205 países que competirán en 42 disciplinas.

La disciplina militar ayuda a los atletas a entrenar


Mendonça aprovecha la disciplina que ha aprendido como soldado para entrenar para la competición.

Su rutina diaria comienza a las 5:30 de la mañana en la Comisión Deportiva de la Fuerza Aérea (CDA) en Rio de Janeiro. Tras su ejercicio matutino, Mendonça realiza tareas militares en su cuartel, finalizando luego el día entrenando con su equipo de hockey sobre pasto en un club en la ciudad de Rio.

El sargento tiene poco tiempo para descansar. “Llego al cuartel, me estiro y hago calentamientos, corro y luego a la hora del almuerzo hago repeticiones en el gimnasio”, dijo. “Se necesita mucho esfuerzo físico y mental para hacer todo esto.”

Mendonça comenzó a jugar al hockey sobre pasto en 2009. En el CDA, su dedicación a los entrenamientos atrajo la curiosidad de sus compañeros.

“Mucha gente me pide consejo sobre cómo entrenar. Intento pasar mis conocimientos como profesor de educación física y atleta para ayudar a mejorar el bienestar de otros”, comentó.

Inspirar a otros atletas militares


Una persona inspirada por el entusiasmo de Mendonça es otro atleta militar que espera competir en las Olimpiadas de 2016: la sargento Beatriz Neres, quien compite en el triatlón.

La sargento, conocida como Bia Neres, está intentando conseguir una de las dos plazas en el equipo brasileño para su disciplina. Se enlistó en el ejército en 2014 por medio del programa de Atletas de Alto Desempeño (PAAR), una iniciativa lanzada en 2009 que ayuda a las Fuerzas Armadas a apoyar a los atletas mientras entrenan. En 2014, había 516 atletas en el PAAR, incluidos 193 del Ejército, 177 de la Marina y 146 de la Fuerza aérea, según el Coronel del Ejército Alexandre Nascimento Freitas, miembro de la Comisión Deportiva Militar Brasileña (CDMB).

Al igual que Mendonça, las lecciones de disciplina militar ayudan a Bia Neres en su carrera atlética.

“La disciplina es enorme. Para defender a la nación y hacer su trabajo, los soldados tienen que cuidar su salud y su cuerpo.”

Bia Neres dijo que al principio estaba sorprendida con la intensidad de la actividad física en los cuarteles cuando entró en la Comisión Deportiva del Ejército (CDE), ubicada en Rio de Janeiro, y que gestiona el PAAR, en 2014. Ha completado la fase básica de sargento técnico temporal y ha completado clases sobre reglas y valores militares.

“Hay un claro espíritu de colaboración. Aprendí mucho de ese entorno, aunque en mi caso como atleta soy mucho más solitaria.”

Con la mira en las Olimpiadas de 2016


La triatleta, que tiene la intención de continuar su carrera en el Ejército, entrena ahora para los Juegos Panamericanos de 2015, donde espera ganar puntos para la clasificación para las Olimpiadas de 2016.

Ha podido hacerlo con un apoyo financiero significativo del PAAR. El programa tiene un acuerdo con el Ministerio de Deportes, el cual proporciona recursos para cubrir los salarios mensuales de $1.012 para un sargento y $450 para un soldado raso, los dos rangos de los atletas del programa. Los atletas militares también ganan el salario anual de 13 meses, beneficios médicos y prestaciones de educación infantil. El programa proporciona la principal fuente de ingresos para aproximadamente la mitad de sus atletas participantes.

“El apoyo de las Fuerzas Armadas este año está marcando toda la diferencia”, comentó Bia Neres sobre el PAAR.

Los atletas profesionales, al igual que los que entraron en las Fuerzas Armadas por medio del PAAR sirven de ejemplo, transfieren sus conocimientos a otros y fomentan las mejores prácticas para actividades físicas.

“Mendonça y Bia dan charlas y cursos y alientan cualidades tales como el valor, la resistencia y la camaradería, e incluso proyectan la imagen de las organizaciones militares de Brasil”, precisó el Mayor Wagner Siqueira Romão Romão, Gerente del Ejército en el PAAR. “Ellos contribuyen a acercar las Fuerzas Armadas a la población.”




El sargento tercero de la Fuerza Aérea brasileña Bruno da Silveira Mendonça espera representar a su nación en las Olimpiadas de 2016 de Rio de Janeiro con el mismo orgullo con el que porta su uniforme militar.

Mendonça, de 30 años, es capitán del equipo nacional de hockey sobre pasto de Brasil. Durante una ceremonia de gala celebrada el 16 de diciembre en el Teatro Municipal de Rio de Janeiro, el Comité Olímpico Brasileño (COB) le otorgó el prestigioso Premio Olímpico Brasileño 2014. Un jurado de periodistas, exatletas y locutores deportivos eligió a Mendonça para el premio, reconociéndolo como el mejor jugador de hockey sobre pasto en el mundo.

Orgullo de representar a Brasil en los deportes


“El premio es el reconocimiento del esfuerzo individual y el trabajo en equipo”, dijo Mendonça, quien se enlistó en 2003 como recluta en el Centro de Instrucción Especializada Aeronáutica (CIEAR) en Rio de Janeiro. “Estoy contribuyendo a mi modo para promover y desarrollar el hockey. Quiero representar a Brasil en las Olimpiadas.”

Si Mendonça y sus compañeros de equipo llegan a competir en las Olimpiadas de 2016 de Rio dependerá del desempeño del equipo en los Juegos Panamericanos de 2015, que se celebrarán del 10 al 26 de julio en Toronto, Canadá. Para tener la oportunidad de clasificarse para las Olimpiadas, el equipo brasileño tendrá que quedar en sexto puesto o mejor en los Juegos Panamericanos.

Los Juegos Olímpicos de 2016 se celebrarán del 5 al 21 de agosto de 2016, cuando Rio de Janeiro acoja a unos 10.500 atletas de 205 países que competirán en 42 disciplinas.

La disciplina militar ayuda a los atletas a entrenar


Mendonça aprovecha la disciplina que ha aprendido como soldado para entrenar para la competición.

Su rutina diaria comienza a las 5:30 de la mañana en la Comisión Deportiva de la Fuerza Aérea (CDA) en Rio de Janeiro. Tras su ejercicio matutino, Mendonça realiza tareas militares en su cuartel, finalizando luego el día entrenando con su equipo de hockey sobre pasto en un club en la ciudad de Rio.

El sargento tiene poco tiempo para descansar. “Llego al cuartel, me estiro y hago calentamientos, corro y luego a la hora del almuerzo hago repeticiones en el gimnasio”, dijo. “Se necesita mucho esfuerzo físico y mental para hacer todo esto.”

Mendonça comenzó a jugar al hockey sobre pasto en 2009. En el CDA, su dedicación a los entrenamientos atrajo la curiosidad de sus compañeros.

“Mucha gente me pide consejo sobre cómo entrenar. Intento pasar mis conocimientos como profesor de educación física y atleta para ayudar a mejorar el bienestar de otros”, comentó.

Inspirar a otros atletas militares


Una persona inspirada por el entusiasmo de Mendonça es otro atleta militar que espera competir en las Olimpiadas de 2016: la sargento Beatriz Neres, quien compite en el triatlón.

La sargento, conocida como Bia Neres, está intentando conseguir una de las dos plazas en el equipo brasileño para su disciplina. Se enlistó en el ejército en 2014 por medio del programa de Atletas de Alto Desempeño (PAAR), una iniciativa lanzada en 2009 que ayuda a las Fuerzas Armadas a apoyar a los atletas mientras entrenan. En 2014, había 516 atletas en el PAAR, incluidos 193 del Ejército, 177 de la Marina y 146 de la Fuerza aérea, según el Coronel del Ejército Alexandre Nascimento Freitas, miembro de la Comisión Deportiva Militar Brasileña (CDMB).

Al igual que Mendonça, las lecciones de disciplina militar ayudan a Bia Neres en su carrera atlética.

“La disciplina es enorme. Para defender a la nación y hacer su trabajo, los soldados tienen que cuidar su salud y su cuerpo.”

Bia Neres dijo que al principio estaba sorprendida con la intensidad de la actividad física en los cuarteles cuando entró en la Comisión Deportiva del Ejército (CDE), ubicada en Rio de Janeiro, y que gestiona el PAAR, en 2014. Ha completado la fase básica de sargento técnico temporal y ha completado clases sobre reglas y valores militares.

“Hay un claro espíritu de colaboración. Aprendí mucho de ese entorno, aunque en mi caso como atleta soy mucho más solitaria.”

Con la mira en las Olimpiadas de 2016


La triatleta, que tiene la intención de continuar su carrera en el Ejército, entrena ahora para los Juegos Panamericanos de 2015, donde espera ganar puntos para la clasificación para las Olimpiadas de 2016.

Ha podido hacerlo con un apoyo financiero significativo del PAAR. El programa tiene un acuerdo con el Ministerio de Deportes, el cual proporciona recursos para cubrir los salarios mensuales de $1.012 para un sargento y $450 para un soldado raso, los dos rangos de los atletas del programa. Los atletas militares también ganan el salario anual de 13 meses, beneficios médicos y prestaciones de educación infantil. El programa proporciona la principal fuente de ingresos para aproximadamente la mitad de sus atletas participantes.

“El apoyo de las Fuerzas Armadas este año está marcando toda la diferencia”, comentó Bia Neres sobre el PAAR.

Los atletas profesionales, al igual que los que entraron en las Fuerzas Armadas por medio del PAAR sirven de ejemplo, transfieren sus conocimientos a otros y fomentan las mejores prácticas para actividades físicas.

“Mendonça y Bia dan charlas y cursos y alientan cualidades tales como el valor, la resistencia y la camaradería, e incluso proyectan la imagen de las organizaciones militares de Brasil”, precisó el Mayor Wagner Siqueira Romão Romão, Gerente del Ejército en el PAAR. “Ellos contribuyen a acercar las Fuerzas Armadas a la población.”
Share