Infantes de marina de Brasil realizan adiestramiento básico en equipo

La ADEST-EQ 2018, que tuvo como sede el Centro de Adiestramiento de la isla de Marambaia, en Río de Janeiro, movilizó a 2400 militares y dio inicio al ciclo de entrenamiento de los infantes de marina.
Taciana Moury/Diálogo | 31 mayo 2018

Capacitación y Desarrollo

La precisión del tiro fue uno de los entrenamientos principales durante la operación. En la foto, los infantes de marina posicionan una ametralladora calibre .50 milímetros en el terreno. (Foto: Fuerza de Infantes de Marina, Marina de Brasil)

Del 21 de marzo al 23 de abril, la Fuerza de Infantes de Marina (FFE, en portugués) del Cuerpo de Infantería de Marina (CFN, en portugués) de la Marina de Brasil, llevó a cabo la edición 2018 de la operación Adiestramiento Básico de Equipo (ADEST-EQ 2018), el primer ciclo de instrucción de la FFE, en el Centro de Adiestramiento de la isla de Marambaia (CADIM). La operación tiene como objetivo capacitar a los militares en los procedimientos básicos e individuales de combate, y prepararlos para las demás operaciones a lo largo del año.

En el ejercicio de fuego y movimiento los grupos de combate fueron divididos en fracciones para avanzar hacia el terreno enemigo. (Foto: Fuerza de Infantes de Marina, Marina de Brasil)

Cuatro grupos de infantes de marina, con más de 600 militares cada uno, participaron en el adiestramiento en períodos distintos. Según el Teniente Coronel del CFN Dirlei Donizette Côdo, coordinador de la ADEST-EQ 2018, la operación es la base de la preparación de los infantes de marina, por lo que hay particular atención en lograr resultados positivos durante los ejercicios. “Formamos y adiestramos a pequeñas fracciones [de infantes de marina] que conformarán los ejercicios de mayor complejidad. Si la calidad de la instrucción está comprometida, se verá reflejada en forma negativa en los demás entrenamientos del año”, explicó el Tte. Cnel. Dirlei.

El Capitán del CFN Gabriel Ferreira Mattos, comandante de la 1.ª Compañía del 1.er Batallón de Infantería de Infantes de Marina, el Batallón Riachuelo, integró el tercer grupo del ejercicio que entrenó en el CADIM del 7 al 15 de abril. Para el oficial, la operación ayuda a nivelar el conocimiento básico de los infantes de marina. “Entre los participantes había militares pertenecientes a la División Anfibia y al Comando de la Tropa de Refuerzo”, aseguró. “Realizamos, entre otras operaciones, instrucción para dirigir patrullas, orientación, primeros auxilios, operaciones militares en áreas urbanas, supervivencia en la selva, minas y trampas, natación utilitaria, escuela de embarcación y fuego en movimiento”, reveló.

Importancia del tiro individual

Según el Tte. Cnel. Dirlei, cada ejercicio tiene un objetivo específico. “La precisión del disparo, de la preparación físico-militar, de la navegación terrestre, de la natación y del uso de vehículos blindados son fundamentales para los infantes de marina”, aseguró. “El tiro real es uno de los requisitos más importantes. Durante la ADEST-EQ 2018 realizamos innumerables ejercicios con armamento individual y colectivo, con el uso de munición real, para que el combatiente anfibio esté siempre listo para usar su armamento con eficiencia y competencia”, enfatizó.

Los infantes de marina que participaron en la ADEST-EQ 2018 también recibieron entrenamiento en embarcaciones. (Foto: Fuerza de Infantes de Marina, Marina de Brasil)

En el ejercicio las pistas simulan escenarios reales de uso de la FFE en distintos tipos de operación. Se posicionan blancos adecuados en situaciones diversas, con el objetivo de probar y capacitar al infante de marina a responder con prontitud al cumplimiento de las tareas comisionadas.

Uno de los ejercicios tuvo lugar en la pista de aplicación del Grupo de Combate (GC). Según el Cap. Ferreira Matos, durante el ejercicio  cada grupo fue comisionado para  patrullar. El equipo de instructores creó situaciones similares a las que enfrentan los infantes de marina en un escenario de combate real, como emboscadas, ataques y heridos. “El objetivo fue evaluar el liderazgo del comandante del GC y el uso correcto de la táctica de maniobra inmediata y de las formaciones de escuadra de tiro en distintas situaciones”, explicó.

Para el Tte. Cnel. Dirlei, la autonomía y la oportunidad que tuvieron los líderes de pequeñas fracciones para ejercitar sus competencias fueron las características de la edición de 2018. “En el adiestramiento usamos un buque de desembarco de carga general, un helicóptero de la Fuerza Aeronaval, vehículos ligeros y pesados, además de blindados M-113”, dijo.

La ADEST-EQ 2018 involucró a militares de 17 organizaciones de la FFE. De acuerdo con el Tte. Cnel. Dirlei fue necesario establecer una estructura logística para hacer posible el ejercicio. “Desplazar a 2400 personas a Restinga da Marambaia implica un esfuerzo considerable de transporte terrestre y marítimo, al igual que el montaje con los requerimientos inherentes a un ejercicio de esta magnitud”, destacó.

La enseñanza contribuye a la preparación tanto individual como colectiva de los infantes de marina para desempeñar adiestramientos a nivel de subunidad (SU), es decir, una compañía, y de unidad (U), o sea, un batallón. Un batallón o unidad puede tener más de una compañía o subunidad. “El uso eficaz de las SU y U, está vinculado en forma directa al grado de preparación de las pequeñas fracciones”, enfatizó el Tte. Cnel. Dirlei. “Además, contribuye a la participación de los infantes de marina durante la ejecución de la misión, tanto para la protección de nuestras fronteras, como para el éxito de todos los tipos de operación en las que participa la FFE”.

Según información de la FFE, el ciclo de adiestramiento de los infantes de marina, que empieza con la ADEST-EQ, continúa en 2018 con distintas operaciones. Entre ellas está la SUBEX-INF, Ejercicio Básico de Subunidad de Infantería, con enfoque en las operaciones terrestres y la preparación de la Fuerza de Empleo Rápido, que tiene el objetivo de mantener la presteza operativa de sus participantes. También está la Operación Formosa, considerada uno de los mayores ejercicios de la FFE en la planicie central brasileña; y la Operación Dragón (Operação Dragão), el entrenamiento más completo de los infantes de marina, que abarca todas las fases de una operación anfibia.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 5
Cargando las Conversaciones