Aeronave brasileña KC-390 en fase final de certificación

La certificación final será en 2018 y los prototipos ya han acumulado más de 800 horas de vuelo.
Taciana Moury/Diálogo | 15 febrero 2017

Capacitación y Desarrollo

El KC-390 puede aterrizar en pistas de pequeñas dimensiones y los prototipos ya han completado 800 horas de vuelo. (Foto: Sargento Segundo Batista/Fuerza Aérea de Brasil)

El reactor para transporte militar KC-390 brasileño, fabricado por Embraer, está en su fase final de certificación. El costo estimado del programa es de US$ 1.500 millones para el desarrollo y la construcción de los dos prototipos iniciales, y se realiza en conjunto con la Fuerza Aérea de Brasil (FAB). La FAB prevé la adquisición de 28 aeronaves con la primera a ser entregada en 2018.

Paracaidistas de la FAB participan en las pruebas durante el proceso de certificación. (Foto: Sargento Segundo Batista/Fuerza Aérea de Brasil)

Los dos prototipos desarrollados por Embraer ya están en el proceso de certificación avanzada, según expresó el director del programa KC-390, Paulo Gastão Silva. Desde el comienzo de las pruebas de vuelo iniciadas el 26 de octubre de 2015, los prototipos del KC-390 ya cuentan con más de 800 horas de vuelo. La declaración de la capacidad operativa inicial de los KC-390 está prevista para finales de 2017, mientras la certificación final de dicha capacidad está prevista para 2018.

En opinión de Gastão, [el rendimiento] del KC-390 está confirmado en las pruebas de desempeño, con las capacidades pronosticadas mediante el uso de avanzadas herramientas de ingeniería. “Ya realizamos las pruebas de extensión de las mangueras de reabastecimiento de combustible en vuelo, en condiciones de velocidad alta y baja, y el lanzamiento de cargas y de paracaidistas a través de las puertas laterales y de la rampa posterior, en un esfuerzo conjunto con la FAB y el Ejército brasileño. El programa ya cubrió los límites completos de vuelo de la aeronave, que alcanzó la velocidad de crucero de Mach 0,80 y el techo operativo de 36.000 pies”, detalló el ejecutivo de Embraer.

De acuerdo con Gastão, la fase actual de las pruebas de vuelo está dedicada a confirmar las configuraciones aerodinámicas externas y la certificación de sistemas de la aeronave. El calendario para los próximos meses comprende: certificación de los sistemas de combustible, hidráulico y de frenos; evaluación inicial con hielo simulado; operación de aterrizaje en condiciones de vientos cruzados; y evaluaciones del acoplamiento del sistema de reabastecimiento de combustible en vuelo, con la aeronave en la configuración de reabastecedora.

Nuevos patrones de desempeño

“El KC-390 fue diseñado para establecer nuevos patrones de desempeño y capacidad en su categoría, y al mismo tiempo presentar el costo más bajo de ciclo de vida del mercado. Es más rápido y transporta más carga que las demás aeronaves en su categoría”, explicó Gastão. La aeronave es capaz de transportar hasta 26 toneladas métricas de carga a una velocidad de 470 nudos (870 km/h), y tiene la capacidad de operar inclusive en pistas de aterrizaje no pavimentadas o dañadas.

Asimismo, Gastão destacó el sistema de aviónica integrado para control de vuelo fly-by-wire, que disminuye la carga de trabajo para los pilotos y aumenta la eficacia de la misión, además del sistema de manipulación de cargas en la aeronave, lo que permite reconfigurarla con rapidez. “Puede transportar distintos tipos de cargas tales como plataformas, vehículos, helicópteros, tropas (hasta 80 soldados equipados), paracaidistas (hasta 66 paracaidistas equipados que pueden saltar desde puertas laterales o desde la rampa de carga), camillas para evacuaciones aeromédicas (hasta 82 camillas estándar de la OTAN) o configuraciones mixtas”, afirmó.

Paracaidistas militares embarcan en el KC-390 para realizar otra rutina de pruebas. (Foto: Sargento Segundo Batista/Fuerza Aérea de Brasil)

Para el ejecutivo, además de las ventajas técnicas, el proyecto agrega valor a la industria aeronáutica brasileña. “El KC-390 permite crear programas de exportación que contribuyen de manera positiva a la balanza comercial brasileña, además de crear empleos en Brasil, incentivar la cadena de producción nacional y desarrollar nuevas tecnologías para la industria”.

Algunos países ya han expresado su interés en adquirir la nueva aeronave. “Existe una creciente demanda internacional de aviones de esta categoría y el KC-390 ha atraído la atención del mercado”, declaró Gastão.

La Comisión Coordinadora del Programa Aeronave de Combate es la organización de la aviación [FAB] responsable de la dirección de los asuntos relativos al desarrollo de la aeronave. El gobierno brasileño, a través de la Fuerza Aérea, posee los derechos de propiedad intelectual del KC-390. De acuerdo con el gerente adjunto del Proyecto KC-390, el ingeniero aeronáutico y Teniente Coronel Marcelo Hiroshi Kono, un equipo multidisciplinario de la FAB sigue de cerca las etapas del proyecto junto con Embraer.

Los pilotos y mecánicos de la FAB, además de paracaidistas, militares del Cuerpo de Infantería y navegantes aéreos de otras especialidades, también participaron en el proyecto y enviaron sus sugerencias al equipo de desarrollo. En todas las misiones realizadas por la aviación de transporte de la FAB, hubo profesionales que observaron los trabajos en busca de alternativas que pudieran mejorar la funcionalidad de la aeronave. “El grado de detalle llegó a abarcar cuestiones tales como hacia qué lado debía abrir cada puerta y la ubicación ideal de una palanca”, señaló el Tte. Cnel. Kono.

Misiones

Dentro de la FAB, el KC-390 realizará misiones de transporte aéreo logístico, reabastecimiento de combustible en vuelo, y búsqueda y salvamento, así como también extinción de incendios forestales. Según el Tte. Cnel. Kono, el KC-390 es capaz de reabastecer en vuelo a una amplia gama de aeronaves de la FAB, desde aviones de caza hasta helicópteros H-36, e inclusive a otro KC-390.

“La posibilidad de reabastecer aeronaves de combate significa actuar como amplificador de la autonomía, lo que asegura la ejecución de misiones a larga distancia, o inclusive de patrullajes aéreos de combate de varias horas de duración. Además, una flota de KC-390 tiene una importancia significativa en un conflicto para el transporte de tropas y para el lanzamiento de paracaidistas o de carga en zonas de conflicto”, señaló el gerente adjunto del proyecto.

Así mismo, el Tte. Cnel. Kono destacó la capacidad de la aeronave para aterrizar en pistas de pequeñas dimensiones, inclusive no pavimentadas, y de esta forma aproximar el esfuerzo logístico a la línea de frente. “El KC-390 vuela más rápido, más lejos y transporta más carga que las demás aeronaves, además de poseer lo más moderno en componentes electrónicos. Es un proyecto nuevo con amplio margen para mejoras. Asimismo, el compartimiento de carga tiene grandes dimensiones”, destacó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1264
Cargando las Conversaciones