Centro Conjunto de Operaciones de Paz de Brasil capacita a militares y civiles

Brazilian Joint Center for Peacekeeping Operations Trains Military Personnel and Civilians

Por Eduardo Szklarz/Diálogo
julio 17, 2017

Tras siete años de actividad, el Centro Conjunto de Operaciones de Paz de Brasil (CCOPAB) se levanta hoy en día como patrón de referencia internacional en la capacitación de militares y civiles que actúan bajo la dirección de las Naciones Unidas. También conocido como Centro Sérgio Vieira de Mello, en homenaje al diplomático brasileño que perdió la vida durante su servicio activo en Irak en 2003, el centro ha formado a más de 3.500 personas, entre ellas, militares de países amigos como Argentina, Canadá, Chile, Estados Unidos y Francia. “El CCOPAB es muy solicitado por muchos países, ya sea para visitas, para envío de instructores o para recibir alumnos”, informó a Diálogo la División de Comunicación Social de la institución. “Podemos afirmar que se nos considera un centro de referencia.” Los participantes pueden recibir distintas capacitaciones, desde la Práctica de Preparación de Comandantes de Subunidades y Pelotones, hasta la Práctica para Traductores e Intérpretes Militares. La demanda es cada vez mayor y la cantidad de alumnos por año aumentó de 433 en 2010, a 611 en 2016, lo que incluye contingentes de Brasil (de la Marina, el Ejército, la Fuerza Aérea, civiles, agentes de policía militar y bomberos) así como también extranjeros. “El motivo que llevó a que el CCOPAB se convirtiera en patrón de referencia fue la labor integrada, realizada con la presencia de militares de las tres armas, así como también la participación de agentes de la policía militar y civil en la planificación y ejecución de los cursos”, aseguró el Mayor del Ejército de Brasil Anderson Félix Geraldo, instructor de Ingeniería del CCOPAB y coordinador de la Práctica de Preparación para Periodistas y Asesores de la Prensa en Zonas de Conflicto. “Esta integración permite el diseño de planes de disciplina integrados y multidisciplinarios que alinean las experiencias prácticas vividas en la misión (lecciones aprendidas) con la teoría impartida en las aulas”, explicó el May. Félix. “Gracias a ello, el CCOPAB obtuvo la certificación del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de Paz de la ONU para la Práctica de Estado Mayor para Misiones de Paz, para la Práctica de Observador Militar y para la Práctica de Preparación de Policías de la ONU.” Cursos y prácticas El currículo impartido en la sede del CCOPAB en Río de Janeiro es el mismo para brasileños y extranjeros. “Las instrucciones de la ONU son las mismas en todo el mundo. Por lo tanto, ya sea que se trate de un militar, un agente de policía o un civil, todos reciben los mismos conocimientos”, aseveró el CCOPAB. “Tenemos cursos en inglés, español y portugués.” Entre los principales cursos se destacan: Práctica de Preparación de Comandantes de Organismos Militares y de Estado Mayor: Marca el inicio de la preparación para el desarrollo de actividades relacionadas con el empleo de un contingente de tropa en una misión de paz. Durante una semana, los alumnos aprenden sobre el funcionamiento de la ONU y de aspectos específicos de la misión donde se empleará la tropa. Práctica de Preparación de Comandantes de Subunidades y Pelotones: Prepara a los militares para las funciones específicas de los comandantes de subunidades y pelotones en operaciones de paz, capacitándolos al mismo tiempo para ser instructores. Incluye tácticas, técnicas y procedimientos utilizados en las misiones, así como también normas de participación y módulos de capacitación estandarizados de la ONU. Práctica de Preparación para Misiones de Paz: Prepara a los participantes para actuar en calidad de oficial de Estado Mayor, observador militar en las misiones de paz o como agente de policía de las Naciones Unidas en misiones de paz, todo ello dentro de un entorno multicultural. Curso de Desminado Humanitario: Amplía la capacitación de oficiales, subtenientes, suboficiales y sargentos de ingeniería para desempeñarse como monitores o supervisores internacionales en misiones de desminado humanitario. Práctica de Coordinación Civil y Militar: Impartido en inglés, el curso prepara a militares que ejercerán funciones relacionadas con la coordinación cívico-militar, oficiales de países amigos que participarán en misiones de paz e integrantes de organizaciones civiles amigas. El CCOPAB también ofrece la Práctica para Traductores e Intérpretes Militares que capacita a militares voluntarios para ejercer las funciones de traductores e intérpretes en misiones de paz. “Los participantes desarrollan competencias lingüísticas en inglés, francés o en el idioma nativo del país huésped, con el fin de realizar tareas propias de un traductor e intérprete”, comentó el centro. En el caso de la Práctica de Logística y Reembolso en Operaciones de Paz, la institución capacita a oficiales y efectivos brasileños, así como también de países amigos, para asumir funciones relacionadas con la administración y la logística de las operaciones de paz. “Además, el CCOPAB prepara a los periodistas para actuar en zonas de conflicto”, señaló el May. Félix. “Este año formamos a 38 profesionales de la prensa, procedentes de todas las regiones de Brasil.” Los periodistas aprenden acerca de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, primeros auxilios, combate de incendios, cómo actuar en estructuras colapsadas, actuación en presencia de minas y residuos de explosivos de guerra, comunicación y negociación, análisis y mitigación de riesgos en coberturas periodísticas y desplazamiento en zonas de riesgo. “Además participan en ponencias con profesionales que transmiten sus propias experiencias”, concluyó. La trayectoria del CCOPAB El CCOPAB fue creado en 2010, derivado de otros organismos. El primero de ellos fue el Centro de Preparación y Evaluación para Misiones de Paz del Ejército de Brasil, fundado en 2001, en el ámbito de la División de Misiones de Paz del Comando de Operaciones Terrestres. Su objetivo era guiar la preparación de todos los militares brasileños asignados a misiones de paz. “En 2005 el Ejército de Brasil creó el Centro de Instrucción de Operaciones de Paz (CIOpPaz), que se encargó de la formación de la que en aquel entonces era la Brigada Haití, 3.º Contingente, integrada por la Cuadrilla de Unidades Escuela – 9.ª Brigada de Infantería Militarizada”, afirmó la institución. A partir de entonces, los contingentes se han empleado de conformidad con el Capítulo VI de la Carta de las Naciones Unidas que cubre las acciones relacionadas con las amenazas a la paz, la ruptura de la paz y actos de agresión. El 15 de junio de 2010, un decreto del ministerio de Defensa de Brasil designó al CIOpPaz como organismo encargado de la preparación de militares y civiles brasileños, así como también de países amigos, destinados a misiones de paz. Dicho decreto también cambió el nombre del CIOpPaz, bautizándolo como CCOPAB. Desafíos de las misiones de paz Hoy en día la formación para misiones de paz enfrenta desafíos importantes. “Las operaciones de paz son multidimensionales y tienen una enorme diversidad cultural. La comunicación, el respeto a la diversidad, las distintas culturas e idiomas, así como también el respeto de géneros, son conceptos que se deben transmitir con gran precisión”, afirmó el CCOPAB. “En este sentido, contamos con una excelente base metodológica.” En el transcurso de los próximos años, el centro pretende consolidar y ampliar todavía más su experiencia en este campo. “El objetivo del CCOPAB es convertirse en el centro por excelencia en los aspectos relacionados con la capacitación de civiles, militares y agentes de policía para misiones de paz y de desminado humanitario”, agregó la institución. Además de contribuir a la formación de contingentes internacionales, Brasil tiene una participación histórica en las operaciones de paz: ha enviado más de 50.000 militares a cerca de 50 misiones de la ONU. Durante los últimos años, ha asumido tareas de coordinación y mando militar en las operaciones de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH, por sus siglas en francés) en 2004, y en la Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), en 2011. “La MINUSTAH puso de relieve nuestra participación fundamental para lograr la estabilidad política de Haití”, señaló un comunicado del ministerio de Defensa. “En el caso de la FPNUL, Brasil destacó en el liderazgo por ser la única fuerza naval que actuaba en representación de la ONU en el mundo.”
Share