Ejército Brasileño aumenta participación femenina en misiones de la ONU

Brazilian Army to Increase Women’s Participation in UN Missions

Por Taciana Moury/Diálogo
julio 18, 2018

El Ejército Brasileño (EB) procura estimular el interés del contingente femenino en relación con las misiones de paz coordinadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esta iniciativa tiene como objetivos responder al pedido de la ONU a los países contribuyentes de tropas, de ampliar la participación de las mujeres en misiones, del 10 al 20 por ciento.

A fines de 2017, la ONU lanzó algunas directivas para facilitar la participación femenina. Según la ONU, en el mundo, 90 000 boinas azules de diferentes nacionalidades participan en 14 operaciones de paz. Solo el cuatro por ciento de las fuerzas militares están conformadas por mujeres.

Según información de la Subjefatura de Operaciones de Paz/Jefatura de Operaciones Conjuntas del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Brasileñas, 65 militares de fuerzas armadas y policías militares participan individualmente en alguna misión de la ONU, como observadores militares o integrantes del Estado Mayor. Solo nueve ellas son mujeres: tres de la Marina, dos de la Fuerza Aérea, una del EB y tres de la Policía Militar.

Las medidas de la ONU para estimular el voluntariado femenino incluyen la disminución del tiempo de la misión de un año a seis meses, para las mujeres con hijos entre cinco a 10 años de edad; la convocatoria de funciones en las misiones para otros puestos, además del puesto de oficial; y la creación de la Fuerza de Participación Femenina, un organismo formado por casi 40 mujeres, que tiene el deber de integrar todas las tropas desplegadas. La Teniente Coronel del EB Ivana Mara Ferreira Costa, de la División de Misión de Paz del Comando de Operaciones Terrestres (COTER), dice que la directriz de la ONU tiene como objetivo facilitar la disponibilidad de las mujeres. “La disminución del tiempo de la misión permitirá que la militar administre la ausencia del hogar de una mejor manera”, aseguró.

A fines de 2017, y con el fin de estimular a las mujeres militares a enlistarse, el EB agregó un enlace en el sitio web de la Dirección General de Personal, para aquellas personas interesadas en participar en las misiones de la ONU. “Hasta el momento, de aproximadamente 3000 oficiales y sargentos de carrera del EB, solo 49 mujeres se inscribieron”, explicó la Tte. Cnel. Ivana Mara.

Otra iniciativa del EB fue seleccionar mujeres militares para realizar la etapa de preparación para las misiones de paz, organizada por el Centro Conjunto de Operaciones de Paz de Brasil, incluso sin tener una misión definida. “Cuando surja una oportunidad, ya tendremos mujeres preparadas”, explicó el oficial.

El EB cuenta con 42 militares en misiones de paz individuales. “En este grupo, solo hay una mujer, pero ya tenemos tres seleccionadas para sustituir militares de esas misiones”, informó la Tte. Cnel. Ivana Mara.

Militar del EB pionera en la MINURSO

La Teniente Coronel Andréa Firmo Louriçal es la única mujer del EB en formar parte de una misión de paz de la ONU. Ella participa como observadora militar de la Misión de las Naciones Unidas para el Referendo en el Sahara Occidental (MINURSO en francés), desde abril de 2018. Es la primera vez que una militar brasilera asume esa función. La oficial tiene su sede en la ciudad de Laâyoune, centro administrativo de Sahara Occidental, y es responsable del monitoreo de las operaciones relacionadas con el mantenimiento de los acuerdos de cese al fuego, y la reducción del riesgo de amenazas de minas o artefactos no desactivados en el área de conflicto entre Marruecos y el Frente Polisario.

Según la Tte. Cnel. Andréa Firmo, el mayor desafío que enfrenta es estar separada de sus hijos, dos niñas de 16 y 12 años y un niño de siete años. “Para una mujer militar esa tarea es una de las más desafiantes”, aseguró. “Adaptarse a la realidad operacional también fue difícil. Tenemos que realizar largos patrullajes siete días a la semana, manejando por caminos que generalmente están próximos a campos minados”, agregó. La misión dura un año, hasta abril de 2019.

La Tte. Cnel Andrea Firmo explicó a Diálogo que decidió ser voluntaria para tener la posibilidad de hacer la diferencia en el campo, sobre todo para acompañar a los grupos vulnerables que necesitan ayuda. “Espero ser un instrumento para hacer eco en mujeres y niños que necesitan ayuda en áreas de conflictos”, destacó.

Según la oficial, su participación puede dar oportunidades a muchas otras mujeres. “Estoy abriendo caminos que hasta ahora eran desconocidos. Quiero ser ‘los ojos’ de otras colegas militares que vendrán de aquí en adelante”, concluyó.

Necesidad operacional

La Tte. Cnel. Ivana Mara agregó que la presencia de mujeres en el campo es una necesidad fundamental para la eficiencia de la misión. “La mujer soldado de paz ejerce un rol esencial en la interacción con la comunidad. Cuando las patrullas están formadas por hombres y mujeres, el resultado es mucho más positivo”, aseguró. La oficial estuvo desplegada en dos períodos de siete meses en la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH en francés), en 2013 y en 2017.

“La mujer que participa en el campo, más allá de su género, es una necesidad operacional en las misiones de paz”, explicó a Diálogo el Teniente Coronel del EB Luiz Cláudio Talavera Azeredo, quien trabaja en la División de Misión de Paz de COTER. El oficial, que se desempeñó como jefe de Operaciones del Sector Este de la Misión de Paz en la República Centroafricana (MINUSCA en francés), hasta finales de 2017, reveló que en algunas situaciones durante su misión, la operación solo se cumplía con la presencia de una mujer militar. “Si entre el contingente no hay una mujer, ¿quién va a hacer la revisión de las mujeres en el terreno cuando sea necesario?”, preguntó el Tte. Cnel. Talavera Azeredo. “Es un derecho de las mujeres que otra mujer las revise”, agregó.

La Tte. Cnel. Ivana Mara añadió que el EB aumentó la importancia de la participación femenina a partir de 2013, durante la MINUSTAH. “Fue cuando comenzamos a incorporar las instrucciones de abuso y explotación sexual: mujeres, paz, seguridad y equilibrio de género en la preparación del contingente que participaría en la misión en Haití”, recordó. Brasil lideró la misión en Haití por 13 años. En este período participaron aproximadamente 30 000 militares, de los cuales 200 eran mujeres.

La oficial explicó que para buscar el equilibrio de género en las fuerzas armadas, es necesario el esfuerzo conjunto de hombres y mujeres. “Tiene que ser la preocupación de la fuerza, de la ONU, de los gobiernos, de los organismos internacionales. Es la participación de todos”, concluyó.
Share