Proyecto Estratégico del Ejército brasileño busca alcanzar capacidad operativa plena

Brazilian Army Strategic Project Seeks to Achieve Full Operational Capacity

Por Dialogo
mayo 05, 2015




La Oficina de Proyectos del Ejército de Brasil (EPEx), creada en 2012, evalúa, propone, coordina, e integra esfuerzos hacia la realización de proyectos estratégicos del Ejército a gran escala, tecnológica y financieramente complejos. Hasta ahora dichos proyectos han incluido
Guaraní, Ciberdefensa, Defensa Aérea, Proteger, Astros 2020 y Sisfron.


Diálogo presenta cada uno de estos proyectos, sus objetivos y retos, así como los nuevos desarrollos en una serie de reportes semanales. El reporte de esta semana presenta el Proyecto Estratégico OCOP del Ejército.


Las ambiciones del Proyecto Estratégico OCOP (Obtención de Capacidad Operativa Plena) del Ejército brasileño, una iniciativa para transformar las unidades militares operativas en todo el país, han aumentado: las autoridades del gobierno federal han triplicado el presupuesto inicial del proyecto y le han otorgado 13 años adicionales para alcanzar sus metas.

Hasta 2014, el proyecto era denominado RECOP (Recuperación de la Capacidad Operativa) y estaba previsto que estuviera en operación de 2012 a 2022; pero el primero de enero, las autoridades extendieron el proyecto hasta 2035 e incrementaron su presupuesto de 30.000 millones de reales brasileños (cerca de 10.000 millones de dólares de EE. UU.).

“El objetivo es pasar de la modernización a la transformación de nuestras unidades militares operativas, proporcionándoles los sistemas y equipos necesarios para el combate moderno", informó la 4ª Subjefatura del Estado Mayor del Ejército. “Esta iniciativa es necesaria porque la tecnología está evolucionado muy rápidamente. El proyecto busca mantenerse a ese ritmo.”

Desde que las autoridades militares crearon el programa en 2012, el gobierno federal ha inyectado al OCOP 2.000 millones de reales (650 millones de dólares), de los cuales 1.500 millones de reales (500 millones de dólares) fueron destinados a la compra de vehículos terrestres. Dichos fondos provinieron del Programa de Aceleración del Crecimiento del gobierno federal y permitieron la compra de 8.500 vehículos de docenas de modelos, desde camiones cisterna para el transporte de combustible hasta vehículos frigoríficos.

“Dentro de nuestra lista de prioridades, la primera es la de garantizar la movilidad de las fuerzas terrestres...,” aclaró la 4ª Subjefatura del Estado Mayor del Ejército, que agregó que el proyecto de modernización de la flota ya había alcanzado el 40% de la meta. Todas las unidades operativas del Ejército brasileño ya cuentan con nuevos vehículos.

Todos los vehículos que han pasado a formar parte de la flota de las Fuerzas Terrestres fueron manufacturados en Brasil. Uno de ellos fue desarrollado a solicitud del OCOP: se trata de un vehículo de 10 toneladas 6x6 para transportar obuses de 155 mm, además de tener la capacidad de transportar material de ingeniería. La empresa MAN fue la responsable de entregar 120 de estos vehículos que ayudarán a modernizar la flota del Ejército.

Vehículos blindados recuperados por el Ejército


La adquisición, tanto de vehículos no blindados nuevos, como la renovación de viejos vehículos blindados, constituyen componentes del esfuerzo para modernizar la flota del Ejército mediante el OCOP. El personal de las Fuerzas Armadas actualiza los vehículos blindados M113B y los transforma en vehículos M113A2 Mk1, los cuales se despliegan para transportar personal. Cada uno puede llevar hasta 12 soldados y un conductor; estos vehículos son versátiles, capaces de operar en terrenos ásperos en misiones anfibias y pueden alcanzar altas velocidades en carreteras. Las tropas están llevando a cabo las renovaciones en el Parque Regional de Mantenimiento de la 5ª Región Militar, situado en Curitiba, Paraná.

En dicho lugar, el personal de las Fuerzas Armadas reutiliza cascos de vehículos, escotillas, y rampas existentes para sustituir componentes como motores, transmisiones y sistemas de refrigeración. Los soldados ya han trabajado en 90 vehículos y para julio deben completarse otros 60.

Embarcaciones, rifles y morteros


La modernización de la flota de vehículos del Ejército es solo uno de los 14 proyectos del OCOP; también constituyen prioridades proporcionar entrenamiento y otros tipos de equipos, tales como armamentos, embarcaciones, uniformes blindados modernizados, equipos de artillería de campaña, y material de guerra electrónica y comunicaciones.

Entre las armas que está proporcionando OCOP está el fusil de asalto IMBEL A2 (IA2), un arma de calibre 5,56 mm. La iniciativa adquirió el primer lote de 1.500 de estos rifles en 2013; se trata de un fusil personal para combate cercano que reemplaza el modelo FN FAL (fusil automático liviano), adoptado por el Ejército hace 50 años. Son un kilogramo más livianos que el modelo FN FAL y tienen mayor capacidad de fuego, ya que están dotados de un cargador de 30 tiros, esto es, 10 más que el del FN FAL. Las tropas utilizaron los rifles IMBEL A2 para proporcionar seguridad durante la Copa Mundial 2014.

En 2015 está previsto recibir otros 2.000 rifles de este modelo de rifle de calibre 5,56 mm. Las Fuerzas Armadas también están a la espera de la entrega del prototipo de un rifle calibre 7,62 mm, el cual es elaborado por la empresa brasileña IMBEL.

La OCOP también espera la entrega de 30 nuevos morteros de 120 mm, que se van a sumar a las 120 unidades ya en posesión de las Fuerzas Terrestres. Este equipo es producido por el Arsenal de Guerra de Rio (AGR), una unidad manufacturera del Ejército localizada en Rio de Janeiro.

Los morteros de 120 mm proporcionan un amplio poder de fuego y pueden ser transportados por vehículos de ¾ toneladas, por avión, o por helicóptero. También pueden ser lanzados con paracaídas. Este armamento será usado por los batallones de infantería y caballería.

El Ejército también compró y aguarda la llegada de 11 embarcaciones Guardian 25, fabricadas en los Estados Unidos. Las lanchas serán entregadas al Comando Militar de la Amazonia y serán empleadas en el patrullaje de las regiones fronterizas. Cada embarcación está equipada con GPS, sonar y radio, además de un punto para ametralladora de .50 y dos puntos para ametralladoras 7,62 mm. Se espera que la entrega de los morteros y las embarcaciones se realice en agosto.

Las empresas que suministrarán estos armamentos proporcionarán la capacitación inicial, dijo el Coronel Elivaldo João Rossi, supervisor del proyecto estratégico OCOP.

“Estas empresas entrenarán a un primer grupo de militares, que denominamos multiplicadores de conocimiento. Ellos son responsables de proporcionar instrucción al personal del Ejército", dijo el Cnel. Rossi.



La Oficina de Proyectos del Ejército de Brasil (EPEx), creada en 2012, evalúa, propone, coordina, e integra esfuerzos hacia la realización de proyectos estratégicos del Ejército a gran escala, tecnológica y financieramente complejos. Hasta ahora dichos proyectos han incluido
Guaraní, Ciberdefensa, Defensa Aérea, Proteger, Astros 2020 y Sisfron.


Diálogo presenta cada uno de estos proyectos, sus objetivos y retos, así como los nuevos desarrollos en una serie de reportes semanales. El reporte de esta semana presenta el Proyecto Estratégico OCOP del Ejército.


Las ambiciones del Proyecto Estratégico OCOP (Obtención de Capacidad Operativa Plena) del Ejército brasileño, una iniciativa para transformar las unidades militares operativas en todo el país, han aumentado: las autoridades del gobierno federal han triplicado el presupuesto inicial del proyecto y le han otorgado 13 años adicionales para alcanzar sus metas.

Hasta 2014, el proyecto era denominado RECOP (Recuperación de la Capacidad Operativa) y estaba previsto que estuviera en operación de 2012 a 2022; pero el primero de enero, las autoridades extendieron el proyecto hasta 2035 e incrementaron su presupuesto de 30.000 millones de reales brasileños (cerca de 10.000 millones de dólares de EE. UU.).

“El objetivo es pasar de la modernización a la transformación de nuestras unidades militares operativas, proporcionándoles los sistemas y equipos necesarios para el combate moderno", informó la 4ª Subjefatura del Estado Mayor del Ejército. “Esta iniciativa es necesaria porque la tecnología está evolucionado muy rápidamente. El proyecto busca mantenerse a ese ritmo.”

Desde que las autoridades militares crearon el programa en 2012, el gobierno federal ha inyectado al OCOP 2.000 millones de reales (650 millones de dólares), de los cuales 1.500 millones de reales (500 millones de dólares) fueron destinados a la compra de vehículos terrestres. Dichos fondos provinieron del Programa de Aceleración del Crecimiento del gobierno federal y permitieron la compra de 8.500 vehículos de docenas de modelos, desde camiones cisterna para el transporte de combustible hasta vehículos frigoríficos.

“Dentro de nuestra lista de prioridades, la primera es la de garantizar la movilidad de las fuerzas terrestres...,” aclaró la 4ª Subjefatura del Estado Mayor del Ejército, que agregó que el proyecto de modernización de la flota ya había alcanzado el 40% de la meta. Todas las unidades operativas del Ejército brasileño ya cuentan con nuevos vehículos.

Todos los vehículos que han pasado a formar parte de la flota de las Fuerzas Terrestres fueron manufacturados en Brasil. Uno de ellos fue desarrollado a solicitud del OCOP: se trata de un vehículo de 10 toneladas 6x6 para transportar obuses de 155 mm, además de tener la capacidad de transportar material de ingeniería. La empresa MAN fue la responsable de entregar 120 de estos vehículos que ayudarán a modernizar la flota del Ejército.

Vehículos blindados recuperados por el Ejército


La adquisición, tanto de vehículos no blindados nuevos, como la renovación de viejos vehículos blindados, constituyen componentes del esfuerzo para modernizar la flota del Ejército mediante el OCOP. El personal de las Fuerzas Armadas actualiza los vehículos blindados M113B y los transforma en vehículos M113A2 Mk1, los cuales se despliegan para transportar personal. Cada uno puede llevar hasta 12 soldados y un conductor; estos vehículos son versátiles, capaces de operar en terrenos ásperos en misiones anfibias y pueden alcanzar altas velocidades en carreteras. Las tropas están llevando a cabo las renovaciones en el Parque Regional de Mantenimiento de la 5ª Región Militar, situado en Curitiba, Paraná.

En dicho lugar, el personal de las Fuerzas Armadas reutiliza cascos de vehículos, escotillas, y rampas existentes para sustituir componentes como motores, transmisiones y sistemas de refrigeración. Los soldados ya han trabajado en 90 vehículos y para julio deben completarse otros 60.

Embarcaciones, rifles y morteros


La modernización de la flota de vehículos del Ejército es solo uno de los 14 proyectos del OCOP; también constituyen prioridades proporcionar entrenamiento y otros tipos de equipos, tales como armamentos, embarcaciones, uniformes blindados modernizados, equipos de artillería de campaña, y material de guerra electrónica y comunicaciones.

Entre las armas que está proporcionando OCOP está el fusil de asalto IMBEL A2 (IA2), un arma de calibre 5,56 mm. La iniciativa adquirió el primer lote de 1.500 de estos rifles en 2013; se trata de un fusil personal para combate cercano que reemplaza el modelo FN FAL (fusil automático liviano), adoptado por el Ejército hace 50 años. Son un kilogramo más livianos que el modelo FN FAL y tienen mayor capacidad de fuego, ya que están dotados de un cargador de 30 tiros, esto es, 10 más que el del FN FAL. Las tropas utilizaron los rifles IMBEL A2 para proporcionar seguridad durante la Copa Mundial 2014.

En 2015 está previsto recibir otros 2.000 rifles de este modelo de rifle de calibre 5,56 mm. Las Fuerzas Armadas también están a la espera de la entrega del prototipo de un rifle calibre 7,62 mm, el cual es elaborado por la empresa brasileña IMBEL.

La OCOP también espera la entrega de 30 nuevos morteros de 120 mm, que se van a sumar a las 120 unidades ya en posesión de las Fuerzas Terrestres. Este equipo es producido por el Arsenal de Guerra de Rio (AGR), una unidad manufacturera del Ejército localizada en Rio de Janeiro.

Los morteros de 120 mm proporcionan un amplio poder de fuego y pueden ser transportados por vehículos de ¾ toneladas, por avión, o por helicóptero. También pueden ser lanzados con paracaídas. Este armamento será usado por los batallones de infantería y caballería.

El Ejército también compró y aguarda la llegada de 11 embarcaciones Guardian 25, fabricadas en los Estados Unidos. Las lanchas serán entregadas al Comando Militar de la Amazonia y serán empleadas en el patrullaje de las regiones fronterizas. Cada embarcación está equipada con GPS, sonar y radio, además de un punto para ametralladora de .50 y dos puntos para ametralladoras 7,62 mm. Se espera que la entrega de los morteros y las embarcaciones se realice en agosto.

Las empresas que suministrarán estos armamentos proporcionarán la capacitación inicial, dijo el Coronel Elivaldo João Rossi, supervisor del proyecto estratégico OCOP.

“Estas empresas entrenarán a un primer grupo de militares, que denominamos multiplicadores de conocimiento. Ellos son responsables de proporcionar instrucción al personal del Ejército", dijo el Cnel. Rossi.
¡Bien! Era hora. ...
Share