Soldados del Ejército y policías brasileños mejoran seguridad con la Operación Curaretinga

Brazilian Army Soldiers and Police Improve Security with Operation Curaretinga

Por Dialogo
diciembre 23, 2014




Del 19 al 30 de noviembre, cerca de 1.000 soldados de la 17ª Brigada de Infantería de la Selva del Ejército brasileño completaron la más reciente edición de la Operación Curaretinga, un conjunto de patrullas de seguridad a lo largo de los casi 3.000 kilómetros de la frontera entre Brasil y Bolivia.

Los soldados, conjuntamente con casi 100 agentes de policía y representantes civiles de varias instituciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales (ONG), participaron en la operación por medio de patrullas establecidas en el norte de Brasil con el fin de combatir el tráfico de drogas, el contrabando de armas, los delitos ambientales y otras acciones delictivas.

“Nuestra brigada está siempre patrullando las fronteras. Realizamos operaciones mayores, como la Curare, y también menores, como la Curaretinga”, explicó el Coronel Robson Monteiro Mattos, Oficial de Operaciones de la 17ª Brigada de Infantería de Selva.

Combate al tráfico de drogas


La violencia asociada con el tráfico de drogas y armas a menudo representa una amenaza para quienes viven a lo largo de la frontera, pero los éxitos de la Operación Curaretinga han ayudado a que los pobladores se sientan más tranquilos. Las búsquedas realizadas por los soldados y agentes de policía en los puntos de control de seguridad reiteradamente han conducido a detenciones y decomisos de drogas y armas de contrabando.

“Estas búsquedas son muy importantes y la población local ha respondido muy bien y también ha cooperado suministrando información, ya que nosotros traemos una sensación de seguridad a estas personas. Algunas veces, el Ejército es la única institución que llega hasta ellas", dijo el Cnel. Mattos.

En una ocasión, el 17 de noviembre, en un puesto de control de autopistas en el sur de Amazonas, soldados y agentes de la Policía Militar del Estado de Amazonas arrestaron a un grupo de hombres que presuntamente transportaban 43,5 kilogramos de marihuana en un vehículo. Un día después, en el mismo punto, soldados y policías incautaron 5 kilogramos de pasta base de cocaína que alguien intentaba transportar dentro de un vehículo. La Policía Civil de Porto Velho está investigando los dos casos.

Los agentes de seguridad también incautaron armas en diversos puntos de control: dos pistolas y una escopeta en la BR-364, una importante carretera que une São Paulo con el norte de Brasil, y dos escopetas más en Acre. Durante este último incidente, los agentes de la ley condujeron a tres sospechosos que encontraron en posesión de estas armas al municipio de Rodrigues Alves, donde las autoridades judiciales les dictaron auto de detención por posesión ilegal de armas de fuego.

En otra ocasión, el 23 de noviembre, dos hombres emboscaron a soldados de la 17ª Brigada cuando realizaban un patrullaje a pie en la comunidad de Boa Vista. Afortunadamente, ninguno de los soldados resultó herido, y ellos lograron perseguir a los atacantes hasta la selva. Un sospechoso de nacionalidad brasileña fue arrestado bajo sospecha de asociación delictuosa con los atacantes.

Sensores ayudan a ubicar áreas deforestadas


Al tiempo que trabajaban para proteger a la población de la violencia de los traficantes de drogas y de armas, los participantes de la Operación Curaretinga también mantuvieron vigilancia sobre el medio ambiente, combatiendo a los taladores ilegales y a los traficantes de animales.

Para combatir la tala ilegal, el Ejército se apoya en la información que suministra el Sistema Integrado de Protección a la Amazonia (SIPAM). Las imágenes que suministra el SIPAM permite a los soldados ubicar y enviar respuesta a las zonas en las que los grupos ilegales se dedican a la deforestación.

Cerca del municipio de Guajará-Mirim, por ejemplo, los soldados y la policía decomisaron 381 troncos de madera extraídos de manera ilegal y valorados en US$ 79,749. También arrestaron a varios sospechosos en relación con este decomiso y la madera fue destruida después de que fuera expedida una Orden de Decomiso y Destrucción por parte del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA).

La misión de seguridad también proporcionó servicios médicos y odontológicos a civiles


Además de trabajar en favor del medio ambiente, la Operación Curaretinga también proporcionó servicios médicos y odontológicos a la población civil. Los participantes incluso ayudaron a algunos de los pobladores a contraer matrimonio.

“Durante el fin de semana del 13 y 14 de diciembre, en asociación con el Tribunal de Justicia de Rondônia, llevamos notarías itinerantes a las comunidades cercanas, donde se realizaron varios casamientos", dijo el Cnel. Mattos. "En esta acción hubo incluso la participación de nuestros músicos."

Los soldados utilizaron estructuras preexistentes para proporcionar tratamiento médico y odontológico o, en ausencia de las mismas, levantaron instalaciones de campo en el lugar. También aprovecharon la oportunidad para dar charlas sobre salud y conversar sobre patriotismo.



Del 19 al 30 de noviembre, cerca de 1.000 soldados de la 17ª Brigada de Infantería de la Selva del Ejército brasileño completaron la más reciente edición de la Operación Curaretinga, un conjunto de patrullas de seguridad a lo largo de los casi 3.000 kilómetros de la frontera entre Brasil y Bolivia.

Los soldados, conjuntamente con casi 100 agentes de policía y representantes civiles de varias instituciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales (ONG), participaron en la operación por medio de patrullas establecidas en el norte de Brasil con el fin de combatir el tráfico de drogas, el contrabando de armas, los delitos ambientales y otras acciones delictivas.

“Nuestra brigada está siempre patrullando las fronteras. Realizamos operaciones mayores, como la Curare, y también menores, como la Curaretinga”, explicó el Coronel Robson Monteiro Mattos, Oficial de Operaciones de la 17ª Brigada de Infantería de Selva.

Combate al tráfico de drogas


La violencia asociada con el tráfico de drogas y armas a menudo representa una amenaza para quienes viven a lo largo de la frontera, pero los éxitos de la Operación Curaretinga han ayudado a que los pobladores se sientan más tranquilos. Las búsquedas realizadas por los soldados y agentes de policía en los puntos de control de seguridad reiteradamente han conducido a detenciones y decomisos de drogas y armas de contrabando.

“Estas búsquedas son muy importantes y la población local ha respondido muy bien y también ha cooperado suministrando información, ya que nosotros traemos una sensación de seguridad a estas personas. Algunas veces, el Ejército es la única institución que llega hasta ellas", dijo el Cnel. Mattos.

En una ocasión, el 17 de noviembre, en un puesto de control de autopistas en el sur de Amazonas, soldados y agentes de la Policía Militar del Estado de Amazonas arrestaron a un grupo de hombres que presuntamente transportaban 43,5 kilogramos de marihuana en un vehículo. Un día después, en el mismo punto, soldados y policías incautaron 5 kilogramos de pasta base de cocaína que alguien intentaba transportar dentro de un vehículo. La Policía Civil de Porto Velho está investigando los dos casos.

Los agentes de seguridad también incautaron armas en diversos puntos de control: dos pistolas y una escopeta en la BR-364, una importante carretera que une São Paulo con el norte de Brasil, y dos escopetas más en Acre. Durante este último incidente, los agentes de la ley condujeron a tres sospechosos que encontraron en posesión de estas armas al municipio de Rodrigues Alves, donde las autoridades judiciales les dictaron auto de detención por posesión ilegal de armas de fuego.

En otra ocasión, el 23 de noviembre, dos hombres emboscaron a soldados de la 17ª Brigada cuando realizaban un patrullaje a pie en la comunidad de Boa Vista. Afortunadamente, ninguno de los soldados resultó herido, y ellos lograron perseguir a los atacantes hasta la selva. Un sospechoso de nacionalidad brasileña fue arrestado bajo sospecha de asociación delictuosa con los atacantes.

Sensores ayudan a ubicar áreas deforestadas


Al tiempo que trabajaban para proteger a la población de la violencia de los traficantes de drogas y de armas, los participantes de la Operación Curaretinga también mantuvieron vigilancia sobre el medio ambiente, combatiendo a los taladores ilegales y a los traficantes de animales.

Para combatir la tala ilegal, el Ejército se apoya en la información que suministra el Sistema Integrado de Protección a la Amazonia (SIPAM). Las imágenes que suministra el SIPAM permite a los soldados ubicar y enviar respuesta a las zonas en las que los grupos ilegales se dedican a la deforestación.

Cerca del municipio de Guajará-Mirim, por ejemplo, los soldados y la policía decomisaron 381 troncos de madera extraídos de manera ilegal y valorados en US$ 79,749. También arrestaron a varios sospechosos en relación con este decomiso y la madera fue destruida después de que fuera expedida una Orden de Decomiso y Destrucción por parte del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA).

La misión de seguridad también proporcionó servicios médicos y odontológicos a civiles


Además de trabajar en favor del medio ambiente, la Operación Curaretinga también proporcionó servicios médicos y odontológicos a la población civil. Los participantes incluso ayudaron a algunos de los pobladores a contraer matrimonio.

“Durante el fin de semana del 13 y 14 de diciembre, en asociación con el Tribunal de Justicia de Rondônia, llevamos notarías itinerantes a las comunidades cercanas, donde se realizaron varios casamientos", dijo el Cnel. Mattos. "En esta acción hubo incluso la participación de nuestros músicos."

Los soldados utilizaron estructuras preexistentes para proporcionar tratamiento médico y odontológico o, en ausencia de las mismas, levantaron instalaciones de campo en el lugar. También aprovecharon la oportunidad para dar charlas sobre salud y conversar sobre patriotismo.
Share