Operación del Ejército Brasileño inspecciona producción y comercio de explosivos

La cuarta edición de la Operación Rastrillo intensifica la inspección de explosivos que utilizan empresas registradas.
Nelza Oliveira/Diálogo | 9 julio 2018

Amenazas Transnacionales

Las inspecciones de la Operación Rastrillo se llevan a cabo a través de un trabajo interagencial, que involucra militares y otros organismos como la Policía Federal, Civil y Militar. (Foto: Ejército Brasileño)

Desde septiembre de 2015, el Ejército Brasileño (EB) lleva a cabo la Operación Rastrillo (Operação Rastilho) a nivel nacional, para intensificar la inspección y control de producción, almacenamiento, comercialización, transporte y utilización de explosivos y productos relacionados. En la Operación Rastrillo IV, que tuvo lugar del 24 al 27 de abril de 2018, emplearon más de 1164 personas y 224 vehículos. Además, realizaron 754 visitas de inspecciones en 9034 kilómetros, fueron incautadas más de 8 toneladas de material explosivo ilegal, hubo 141 inspecciones, una detención y la clausura de un establecimiento.

El Sistema de Inspección de Productos Controlados del EB (SisFPC en portugués), realiza de forma regular la inspección de productos controlados, con el respaldo del Decreto 3.665, del 20 de noviembre de 2000, mediante el cual se regularizaron dichas tareas. Según el procedimiento, inspeccionaron los establecimientos que ya están registrados con las Fuerzas Armadas para efectuar operaciones con productos explosivos.

Hubo un incremento en el número de ataques a agencias bancarias y a cajeros automáticos con explosivos, como ocurrió en el estado de São Paulo, donde se registró un aumento del 72 por ciento, de 18 a 31 casos en el primer bimestre de 2018, en comparación con el mismo período de 2017. Según datos del Centro Integral de Inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública, los robos a agencias y a cajeros automáticos utilizando explosivos, sopletes y otros tipos de armas, aumentaron del 76 al 84 por ciento, un incremento del 10,5 por ciento. La inspección es esencial para evitar y reducir la posibilidad de que los explosivos utilizados por empresas registradas se desvíen y sean utilizados en forma ilegal.

Cada vez más eficientes

La dirección de Inspecciones de Productos Controlados del EB (DFPC en portugués), coordina la Operación Rastrillo, y cuenta con el apoyo de los organismos federales, estatales y municipales de seguridad pública de cada región. Los procedimientos se desarrollan gracias a un trabajo interagencial entre el EB, las policías Federal, Civil y Militar, el Cuerpo Militar de Bomberos, la Policía Federal Ferroviaria, el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Justicia, el Departamento Nacional de Producción Minera, los servicios de Recaudación Federal y Estatal y la Fiscalía General Federal.

“Desde 2015, las inspecciones lograron importantes resultados que contribuyen a aumentar la percepción de seguridad pública en lo que respecta al uso en actividades ilícitas de productos controlados por el Ejército”, informó el EB a Diálogo. “Todo ese trabajo forma parte del proyecto del nuevo gobierno. La iniciativa provocó una gran transformación en el SisFPC con cambios significativos en sus fundamentos, lo que resulta en un sistema transformado, moderno y eficaz”.

La Operación Rastrillo está en su cuarta edición y tiene como objetivo evitar que se desvíen y utilicen en forma ilegal los explosivos adquiridos por empresas registradas. (Foto: Ejército Brasileño)

De acuerdo con la DFPC, a lo largo de los años se registró un crecimiento en la eficacia de los resultados en las operaciones Rastrillo. Los datos indican que la Operación Rastrillo IV tuvo un aumento de alrededor del 45 por ciento en el número de lugares inspeccionados y del 119 por ciento en notificaciones, en comparación con la edición anterior.

“Es notable que el aumento de la productividad en las operaciones ocurre incluso con una cantidad de elementos y procedimientos similares a los de años anteriores, lo cual evidencia un mejor aprovechamiento de recursos humanos y materiales gracias a la optimización del trabajo realizado”, señala el EB. “En un principio, la capacitación de los elementos involucrados se traduce en una mayor productividad. Estamos mejor preparados para identificar errores de documentación en las entidades inspeccionadas”.

Trabajo integrado

La Operación Rastrillo II, que tuvo lugar del 29 al 31 de marzo de 2016, tuvo un contingente más grande y se inspeccionaron más áreas, por ser parte de los preparativos para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, realizados en agosto de 2016 en Río de Janeiro. Se trabajó con cerca de 2500 militares del EB, se realizaron 500 inspecciones y se recorrieron más de 40 000 km de carreteras.

“Son operaciones de gran intensidad, de corta duración pero con muchos equipos que trabajan en las calles de forma simultánea. El esfuerzo es colectivo, porque trabajamos en conjunto con otras agencias. La efectividad de ese tipo de operaciones ya es tangible para nosotros”, afirmó el General de División del EB Ivan Ferreira Neiva Filho, director de la DFPC, en conferencia de prensa durante el lanzamiento de Operación Rastrillo III, el 28 de marzo de 2017. Además, el Gral. de Div. Neiva indicó que, como resultado de las operaciones interagenciales en Brasil, los delitos en los que se utilizaron explosivos se redujeron en un 30 por ciento entre 2015 y 2016.

El Gral. de Div. Neiva llevó a cabo la Inspección de Productos Controlados desde agosto de 2015 hasta abril de 2018. Entre los logros cumplidos en casi tres años se encuentran las tareas de inspección, que incluyen las ediciones de la Operación Rastrillo. En su lanzamiento en abril de 2018, el Ejército señaló que el período sumó 15 operaciones de intensificación de inspecciones coordinadas por la DFPC, y ejecutadas al mismo tiempo por el SisFPC de las 12 regiones militares, en conjunto con los Organismos de Seguridad y Orden Público y demás agencias gubernamentales de los niveles federal, estatal y municipal. En ese período, se llevaron a cabo más de 8593 inspecciones, se registraron 1585 operaciones, 36 interdicciones, 72 detenciones y se incautaron más de 8,5 toneladas de explosivos, 972 armas de fuego y 1,5 millones municiones.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones