Ejército de Brasil invierte en defensa cibernética

Brazilian Army Invests in Cyber Defense

Por Taciana Moury/Diálogo
mayo 12, 2017

Desde 2016, gracias a la prioridad que le asignó el Gobierno de Brasil a la defensa cibernética y a la protección contra los ciberataques, surgió una nueva estructura en el Ejército de Brasil (EB): el Comando de Defensa Cibernética (ComDCiber). El nuevo comando forma parte de la estrategia nacional de defensa y cumplió un año de funcionamiento en el mes de abril. El principal objetivo del ComDCiber es planificar, coordinar, conducir, integrar y supervisar las acciones cibernéticas en el ámbito de la defensa. La creación del ComDCiber es una de las acciones del Programa de Defensa Cibernética en la Defensa Nacional. Según la información comunicada durante la feria LAAD Defence & Security 2017 de abril, en Río de Janeiro, el valor del proyecto es de US$ 104 millones. El proyecto incluye el desarrollo de soluciones en software y hardware, y la adquisición de supercomputadoras y materiales de investigación digital para potenciar ese campo de actividades en el país. La defensa cibernética de Brasil evolucionó junto con los grandes eventos en los cuales el país fue sede, como la Copa del Mundo, en 2014, y las Olimpíadas, en 2016. Según la explicación del ComDCiber, existió un enorme esfuerzo de preparación de las Fuerzas Armadas durante los períodos anteriores a los grandes eventos, con entrenamiento de personal e inversiones tecnológicas en el sector. Los proyectos del ComDCiber De acuerdo con la información del ComDCiber, la nueva unidad desarrolla varios proyectos, entre ellos la creación de la Escuela Nacional de Defensa Cibernética. El objetivo es preparar los recursos humanos civiles y militares para que puedan actuar con eficacia ante amenazas cibernéticas. Otro proyecto es el Sistema de Homologación y Certificación de Productos de Defensa Cibernética, que permitirá una estructura capaz de certificar productos (equipos y programas) para emplear en el sector cibernético. Además, el ComDCiber también trabaja en la creación del Observatorio de Defensa Cibernética y en la Gestión de Talentos de Defensa Cibernética, con el fin de incentivar la investigación y el desarrollo de tecnología nacional. Las colaboraciones establecidas por el ministerio de Defensa y el Comando del Ejército son otra forma utilizada por el ComDCiber para actualizar el conocimiento técnico de su personal. “Nuestros militares participan en cursos, ferias y ejercicios internacionales, lo cual les permite adquirir [los conocimientos técnicos] para realizar ejercicios de ese tipo en Brasil”, declaró el comando en nota de prensa. En mayo de 2017, la unidad promoverá la II Práctica Internacional de Defensa Cibernética. Además del público nacional, el evento contará con la participación de representantes de diversas naciones amigas, incluidos los países latinoamericanos. Integración entre las fuerzas armadas El gran aspecto diferencial del ComDCiber es que permite la integración entre las tres fuerzas armadas. La estructura, comandada por el Teniente General Angelo Kawakami Okamura, cuenta con un Estado Mayor Conjunto, encabezado por un contraalmirante, un Departamento de Gestión y Enseñanza, encabezado por un general de división, y un Centro de Defensa Cibernética (CDCiber) encabezado por un general de división. De acuerdo con la información del EB, la sinergia entre las fuerzas permite una mejoría conjunta. “El ahorro de recursos humanos y financieros, el intercambio de experiencias y la estandarización de procedimientos, así como también compartir datos sobre episodios de seguridad y amenazas cibernéticas, fortalece a las instituciones de defensa”, informó el EB en nota de prensa. Los oficiales generales de la Marina y de la Fuerza Aérea asumieron sus funciones el 25 de abril. Fue la primera vez en la historia de las Fuerzas Armadas brasileñas que los oficiales generales asumieron una función en otra fuerza. El Contraalmirante de la Marina de Brasil Nelson Nunes da Rosa asumió la dirección del Estado Mayor Conjunto, y el General de División Intendente de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) Mauro Fernando Costa Marra, asumió el cargo de jefe del Departamento de Gestión y Enseñanza. A partir del 22 de mayo, el Centro de Defensa Cibernética será dirigido por el General de Brigada Jayme Otávio Queiroz. Para el oficial, la nueva función es un desafío, dado el grado de importancia que alcanzó la defensa cibernética dentro de la estrategia de defensa nacional. “Vivimos en un ambiente cada vez más conectado. La amenaza cibernética es real y puede provocar daños a distancia. Tenemos que estar siempre preparados”, afirmó el Gral. de Bda. Jayme. Además del trabajo conjunto realizado en el ComDCiber, cada fuerza posee sus propios equipos o Centros de Tratamiento de Incidentes de Red (CTIR), tal como lo establece el Centro de Estudios, Respuesta y Tratamiento de Incidentes de Seguridad en Brasil. El Coronel Robson Luís Lopes dos Santos, jefe del Centro de Computación de Aeronáutica en Brasília (CCA-BR), es responsable por coordinar uno de estos centros. Explicó que existe una relación de colaboración técnica establecida formalmente entre el CCA-BR y el ComDCiber. “Los incidentes que se identifican por medio de la estructura del CTIR de la FAB se comparten con el CDCiber”, dijo. Para el Cnel. Robson, el ComDCiber fomenta la cooperación entre las Fuerzas Armadas y el ministerio de Defensa para atender asuntos referidos al espacio cibernético de interés. “La participación de los técnicos del CCA-BR en los grupos de trabajo de cooperación coordinados por el ComDCiber es importante para establecer una base común de conocimiento”, destacó. Protección cibernética en la aeronáutica Según el Cnel. Robson, además de atender los incidentes, el CCA-BR también está a cargo de la protección cibernética dentro del Comando de Aeronáutica (COMAER), con el objetivo de aumentar la consciencia situacional cibernética sobre los activos críticos de tecnología de la información, tales como sistemas y equipos. Los técnicos del CCA-BR monitorean los incidentes para detectar anomalías en la red, por medio de una clasificación selectiva. Analizan los incidentes para tratar de identificar el origen y las vulnerabilidades asociadas y buscan realizar acciones para resolver el problema identificado. “También se implementa la defensa activa con medidas que eviten acciones maliciosas en el espacio cibernético”, explicó el jefe del CCA-BR. El trabajo realizado por el CCA-BR evita que ocurran episodios en el espacio cibernético que podrían ser nocivos para el COMAER. “Actualmente, las amenazas en el espacio cibernético pueden acarrear consecuencias graves para la capacidad operativa y administrativa de la institución”, alertó el Cnel. Robson. El oficial explicó que un servicio de protección eficiente tiene una implicación directa en el mantenimiento de la capacidad operativa de la FAB para cumplir su misión. “Sin ese servicio, los medios de la Fuerza Aérea quedarían totalmente expuestos a las amenazas cibernéticas”, señaló. Para el jefe del CCA-BR, la evolución de las amenazas cibernéticas exige una actualización constante de los técnicos y de los equipos afectados a la producción. “El gran desafío es mantener la concientización de todas las unidades del COMAER respecto a la aplicación de las medidas de protección y prevención”, concluyó el Cnel. Robson.
Share