El Ejército brasileño combate delitos en la región fronteriza

La Operación Curare VII moviliza 1.000 militares a la frontera con Venezuela y Guyana.
Andréa Barretto/Diálogo | 21 noviembre 2016

Respuesta Rápida

La Operación Curare efectuó bloqueos en carreteras y ríos, además de patrullajes aéreos, en la frontera del estado de Roraima con Venezuela y Guyana. (Foto: Ejército de Brasil)

Unos 1.000 militares del Ejército de Brasil marcaron presencia en toda la franja fronteriza del estado de Roraima con Venezuela y Guyana, entre los días 14 y 25 de octubre. El motivo fue la realización de la séptima edición de la Operación Curare en el norte de ese estado.

Con el objetivo de combatir los ilícitos transfronterizos y los delitos ambientales, los militares se distribuyeron a lo largo de una extensión de 1.922 kilómetros, tanto en actividades de carácter represivo como preventivo.

En el balance final de la operación, se realizaron 4.243 inspecciones de vehículos en las carreteras de Roraima y 382 requisas a peatones y personas en bicicleta, además de ocho patrullajes terrestres y nueve aéreos. Entre otros resultados, estos esfuerzos culminaron con la incautación de drogas, armas, un camión cargado con madera y vehículos. Un hombre fue arrestado durante una actividad de minería ilegal y 21 inmigrantes ilegales fueron identificados y posteriormente deportados.

Con respecto a las acciones ambientales, se destaca la actuación dentro de los límites de la Tierra Indígena Yanomami, donde se destruyeron 18 balsas, ocho motores y seis generadores de energía empleados en la minería ilegal, además de incautar 123 gramos de oro. Esta área indígena forma casi la totalidad de la franja fronteriza del estado de Roraima.

“Con esta operación hemos alcanzado plenamente nuestros objetivos. No solo en números, los cuales muestran una reducción de delitos en la capital roraimense, sino por los resultados intangibles de sensación de seguridad en toda la región de la frontera”, evaluó el Mayor Rodrigo Luiz Soares Evangelista, oficial de Comunicación Social de la 1.ª Brigada de Infantería de la Selva, conocida como Brigada Lobo D’Almada.

Operación Curare

La 1.ª Brigada de Infantería de la Selva es responsable de la coordinación de la Operación Curare, la cual tiene como característica su asociación con diversos organismos gubernamentales y no gubernamentales. “Decimos que es una operación interagencias porque convocamos a aquellas agencias que deseen participar en la acción, para colaborar dentro de sus campos de especialización o incluso para presentar exigencias y agregarlas a la operación”, explicó el May. Rodrigo Luiz.

En esta séptima edición de Curare en Roraima, actuaron unos 20 organismos asociados, como la Policía Rodoviária Federal, responsable de fiscalizar las carreteras, y el Instituto brasileño del Medio Ambiente y de Recursos Naturales Renovables en las actividades de protección del medioambiente. “El trabajo interagencial es extremadamente productivo porque los resultados son potenciados cuando cada uno realiza su misión dentro de su especialidad”, agregó el May. Rodrigo Luiz.

Atención en salud y prestación de servicios sociales

La Operación Curare VII brindó atención médica y odontológica a 16 comunidades indígenas de Roraima. (Foto: Ejército de Brasil)

La Operación Curare VII contó con personal de los cuarteles de Boa Vista, capital de Roraima y del 1.º Batallón de Infantería de la Selva de Manaos, capital del estado de Amazonas. Para la misma se activaron dos helicópteros y 10 embarcaciones además de vehículos de transporte terrestre para realizar las actividades dentro de un territorio tan grande.

Mientras la mayoría de los militares dedicaba su tiempo a las misiones de defensa y seguridad, otros efectuaban acciones cívico-sociales.

Durante la operación, 16 comunidades de la región recibieron servicios de salud. Al finalizar los 12 días de Curare, se atendieron 579 casos médicos y 801 casos odontológicos, además de 1.383 consultas de índole preventiva, con recomendaciones sobre cuidados básicos de salud. La población también recibió 1.593 recetas para medicamentos.

“Los principales problemas médicos de esa población son los ginecológicos, pediátricos y oftalmológicos”, refirió el Teniente Coronel Alessandro Lima Marques, oficial de logística de la Brigada Lobo D’Almada.

La atención fue prestada conjuntamente con los agentes de salud del estado de Roraima para aprovechar la estructura física de los puestos y hospitales, como detalló el Tte. Cnel. Alessandro. “En estos lugares, las comunidades carecen de muchos servicios. Donde el acceso es más difícil y no existe esa estructura, montamos albergues para facilitar la atención”, agregó.

Además de la atención médica, los militares colaboraron en la construcción y recuperación de puentes y rutas en las comunidades indígenas. El trabajo lo efectuaron hombres del 6.º Batallón de Ingeniería de Construcción.

1.ª Brigada de Infantería de la Selva

Según su página de Internet (http://www.1bdainfsl.eb.mil.br), la 1.ª Brigada de Infantería de la Selva tiene la misión de “proteger al Estado brasileño, prioritariamente en Roraima y en especial la zona fronteriza para aportar al desarrollo regional como lo establece la ley”.

Las operaciones Curare y Curaretinga se encuentran entre las principales acciones realizadas por la brigada con ese objetivo, la última de menor escala. Ambas se crearon luego de la promulgación de la Ley complementaria 136/2010, que modificaba una ley anterior que estableció como atribución subsidiaria de las Fuerzas Armadas actuar “por medio de acciones preventivas y represivas, en la franja fronteriza terrestre, en el mar y aguas interiores, independientemente de la posesión, propiedad, finalidad o de cualquier gravamen que sobre ella recaiga, contra delitos fronterizos y ambientales, aisladamente o en coordinación con otros organismos del Poder Ejecutivo”.

Se consideran ilícitos transfronterizos a los que superen los límites territoriales de un solo país. En virtud de la importancia que asume enfrentar este problema, en 2010, el gobierno brasileño lanzó el Plan Estratégico de Fronteras, que reúne las acciones destinadas a fortalecer la prevención, el control, la fiscalización y la represión de los delitos transfronterizos mediante la actuación integrada de los organismos de seguridad pública, el Servicio de Impuestos Internos y las Fuerzas Armadas. La Operación Ágata, la más amplia entre las acciones fronterizas realizadas por las Fuerzas Armadas, es uno de los principales frutos del Plan Estratégico de Fronteras, y la Operación Curare sigue el estándar de este tipo de acción.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 121
Cargando las Conversaciones