Ejército Brasileño lleva agua a las zonas afectadas por sequía

Batallones logísticos del Ejército Brasileño en Río Grande del Sur recorren localidades para abastecer a la población víctima de sequía en el extremo sur de Brasil.
Patrícia Comunello/Diálogo | 17 abril 2018

Respuesta Rápida

Militares del 4.º Batallón Logístico de Santa María llenan un pozo en una comunidad en el interior de Caçapava do Sul, en el estado de Río Grande del Sur, Brasil. (Foto: Ejército Brasileño)

La participación del Ejército Brasileño (EB) es vital para calmar la sed de miles de habitantes de ciudades que sufren los efectos de la mayor sequía de los últimos seis años en Río Grande del Sur, el estado al extremo sur de Brasil. “Una persona puede quedarse hasta 10 días sin comida, pero quedarse sin agua más de tres días puede comprometer su vida. Por eso nos reciben con alegría en las comunidades cuando llegamos con agua, aseguró el Teniente Coronel del EB Jetson Turquiello Machado da Silva, comandante del 4.º Batallón Logístico (BLog), de la 6.ª Brigada de Infantería Blindada, en Santa María, en la región central de Río Grande del Sur.

El batallón es uno de los brazos que el EB  extiende desde febrero de 2018, para ayudar a la Defensa Civil del  estado en la mitigación de los problemas que generó la sequía. La escasez de lluvias empezó en diciembre de 2017, se intensificó en los meses de enero, febrero y marzo de 2018, y todavía mantiene sus efectos en parte de los municipios del extremo sur, en una franja que comprende ciudades que comparten frontera con Argentina y Uruguay.

“Un jueves recibimos el pedido de la municipalidad de una de las mayores ciudades afectadas, Caçapava do Sul, a 260 kilómetros de Porto Alegre, capital del estado de Río Grande del Sur. El viernes buscamos más detalles con las autoridades, hicimos el reconocimiento del terreno el lunes, y el martes nuestra gente ya estaba en camino con un camión cargado de agua para atender a las familias”, dijo el Tte. Cnel. Jetson.

El 4.º BLog trabajó desde febrero hasta el 27 de marzo de 2018 en el transporte de agua para los habitantes de casi 20 localidades, en el medio rural de Caçapava do Sul. “Muchos de los lugares son de difícil acceso, donde incluso los puentes están en malas condiciones. Entregamos agua a las familias pobres e incluso a las de clase media alta”, dijo el Tte. Cnel. Jetson.

El trabajo de los militares involucró dos rutinas a lo largo de la semana. Se abastecían los dos camiones del batallón, uno con una capacidad de 18 000 litros y otro para 15 000 litros de agua, en depósitos de la Compañía Riograndense de Sanidad; después se desplazaban hacia las comunidades. La municipalidad proporcionó el combustible para los vehículos.

“Nos reabastecíamos en los lugares donde había tanques de agua. Nuestros hombres realizan la misión con mucha alegría, aunque no es nuestra prioridad, pero es el apoyo que siempre le brindamos a la Defensa Civil”, aseguró el Tte. Cnel. Jetson. “La iniciativa ilustra bien dos de los valores del EB: el brazo fuerte y la mano amiga. En el nordeste del país, por ejemplo, tenemos la Operación Cisterna, pero aquí ayudamos cuando nos llaman y cuando está dentro de nuestras posibilidades”, finalizó.

Según la Defensa Civil, el fenómeno climático llevó a 24 ciudades de Río Grande del Sur, con más de 541 000 habitantes, a decretar situación de emergencia. La agencia informó que los daños a la economía están estimados en US$294 millones, de acuerdo con los cálculos de la Empresa de Asistencia Técnica y Extensión Rural. Las mayores pérdidas financieras suceden en las plantaciones de granos como la soja, el principal producto de la economía de la zona.

Camiones cisterna del Ejército Brasileño surten a barrios y comunidades en el medio rural de Bagé, Río Grande del Sur. (Foto: Ejército Brasileño)

Bagé, la ciudad más cercana a la frontera con Uruguay, sufre los peores efectos de la sequía en 2018. Para sus 122 000 habitantes, el racionamiento de agua todavía no tiene fecha límite. La población de los barrios de la ciudad y las localidades en el medio rural se turnan entre períodos con y sin agua. El racionamiento es de 12 horas al día, pero la “mano amiga” del EB está presente en la zona.

“Vamos a apoyarlos mientras haya sequía”, dijo el General de División del EB José Ricardo Vendramin Nunes, comandante de la 3.ª Brigada de Caballería Mecanizada (Bgda. C. Mec.), con sede en Bagé. “Siempre que hay una crisis, como la de escasez de agua, tenemos autorización previa para responder”, explicó el Gral. de Div. Vendramin.  “La fuerza también opera en situaciones de inundaciones. Son los recursos del Ejército puestos al servicio de la población.”

El territorio en donde el agua se volvió un elemento escaso se caracteriza por tener grandes extensiones de tierra explotadas por la actividad pecuaria y agrícola. El Gral. de Div. Vendramin mencionó que los camiones cisterna del EB a veces recorren 60 km en un día. “La falta de agua impide que muchos niños puedan asistir a clase en las escuelas rurales.”

El 3.º BLog de Bagé, vinculado a la 3.ª Bgda. C. Mec. también socorre a los habitantes de municipios vecinos, como Hulha Negra, Candiota y Pedras Altas. El agua es captada en depósitos del Departamento Municipal de Agua, Arroyos y Desagüe de Bagé. “Solo en cinco barrios de Bagé, uno de nuestros camiones cisterna que tienen una capacidad para transportar 24 000 litros beneficia a 30 000 personas al día”, señaló el Gral. de Div. Vendramin.

“Es la zona más afectada por desastres naturales en Río Grande del Sur”, alertó el Mayor del EB Rinaldo da Silva Castro, del Estado Mayor de la Brigada Militar del estado, que comanda la 6.ª Coordinación Regional de Protección y Defensa Civil. El May. Castro se refiere al área de 70 kilómetros cuadrados, equivalente al 25 por ciento del territorio de Río Grande del Sur, donde se encuentran los municipios que enfrentaron la sequía hasta marzo o en donde todavía persiste.

El May. Castro destacó que el principal apoyo del EB lo brinda el camión cisterna, pues “los municipios no tienen los vehículos ni tampoco la experiencia para enfrentarse a terrenos agrestes en el interior. Hoy el Ejército es la entidad federal mejor preparada para ayudar en casos de desastres; por eso la cooperación es imprescindible”, reconoció. “Si no contamos con el apoyo, sería difícil que el agua, un elemento fundamental para la supervivencia, llegue a las comunidades”, declaró el May. Castro.

El EB desarrolló  hace poco otra operación de socorro. Fue en julio de 2017, en la mayor inundación del río Uruguay y sus afluentes en los últimos 20 años, en la frontera con Argentina. “La Fuerza Armada nos auxilió para sacar a los habitantes de las casas inundadas, armar albergues humanitarios y también poner a disposición patrullas con médicos para atender en el campo a enfermos en distintos lugares”, informó el May. Castro. “El apoyo del Ejército es formidable. Espero que la fuerza esté siempre lista.”

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 15
Cargando las Conversaciones