Ejército de Brasi lleva Internet al interior de Amazonia

Brazilian Army Brings Internet to the Interior of the Amazon

Por Andréa Barretto/Diálogo
julio 18, 2017

En una región cubierta de bosques en la que los ríos constituyen los accidentes geográficos que diseñan caminos naturales, la instalación de cables de fibra óptica subfluviales ha demostrado ser la mejor solución para llevar conexión con banda ancha a millones de ciudadanos ribereños. Esa es la propuesta del Programa Amazonia Conectada, concebido y ejecutado por el Ejército de Brasil (EB) en colaboración con otras organizaciones. “Después de seis meses de planificación, la iniciativa culminó su tercera etapa en seis días”, detalló el Teniente General del EB Decílio de Medeiros Sales, director del Departamento de Ciencia y Tecnología Industrial del Ministerio de Defensa y coordinador general del Programa Amazonia Conectada. Entre el 8 y el 14 de mayo se tendieron 600 kilómetros de cable de fibra óptica entre el río Solimões, que pasa por las ciudades de Manaos, Maracapuru y Coari, y el río Negro, que une Manaos con Novo Airão. “Existe una estructura de cables submarinos procedentes de otros continentes y que llega a Manaos por tres redes. Mediante la instalación de cable de fibra óptica en el cauce fluvial se distribuye la señal desde Manaos hacia el interior del Amazonas”, explicó el Tte. Gral. Decílio. El tramo entre Manaos y Coari forma parte de la llamada red digital Alto Solimões, que contempla el tendido de cable por más de una decena de municipios. El tramo desde Manaos hasta Novo Airão conforma la red digital del Alto Río Negro, que abarcará otras tres localidades en su ruta rumbo a la Amazonia occidental, para llegar hasta São Gabriel da Cachoeira, ciudad situada en los límites de Brasil con Colombia y Venezuela, base de pelotones fronterizos especiales del EB. En conjunto, el Programa Amazonia Conectada prevé la construcción de cinco redes digitales para interconectar un total de 52 localidades, con casi 8.000 km de fibra óptica. Lo que redundará en un beneficio de conexión con banda ancha para cerca de 3,8 millones de personas. Formación de la red Aproximadamente 20 militares del EB participaron en la tercera fase del programa. Dentro de esta cifra se incluye el equipo ubicado en Brasília que participó en la planificación y el personal que efectivamente trabajó en el tendido. Conjuntamente con este último grupo trabajaron alrededor de 40 profesionales civiles. Una vez tendido en el agua, el cable de fibra óptica se deposita naturalmente en el cauce del río. “Los buzos solamente ayudan a fijar los cables en puntos específicos, por ejemplo, donde hay piedras”, detalló el Tte. Gral. Decílio. Por último, la estructura llega a un punto de anclaje instalado en ciudades previamente definidas. A partir de dicho punto de anclaje se efectúa la conexión del cable subfluvial con los cables terrestres, lo que facilita la transmisión de datos. La señal se dirige en forma prioritaria a los organismos militares, las escuelas, las instituciones de salud y otros órganos públicos, pero la capacidad no utilizada puede comercializarse para el público en general. En este sentido, se realiza una convocatoria pública para elegir empresas proveedoras interesadas en explotar el servicio. “Una de las condiciones es que la empresa ofrezca un paquete social a un precio accesible para la población de bajos recursos. Además, estipulamos un límite máximo para el precio del servicio que no puede exceder el precio de mercado en Manaos”, destacó el Tte. Gral. Decílio. Pasado, presente y futuro “Es un hecho que la conexión a la Internet y los servicios de tecnología de la información que existen hoy en día en el interior del estado Amazonas son muy precarios”, calificó el Teniente Coronel del EB Marcelo Correa Horewicz, jefe del 4.º Centro de Telemática de Área, que gestiona el programa. Esta unidad está subordinada al Centro Integrado de Telemática del Ejército (CITEx) y vinculada al Comando Militar de la Amazonia (CMA). El Tte. Cnel. Correa explicó que la conexión a la Internet que utiliza actualmente la población amazónica todavía llega por satélite y a menudo sufre interrupciones a causa de la humedad local y de las fuertes lluvias. “Existe la necesidad de contar con una infraestructura que preserve el funcionamiento constante de la señal, y el cable de fibra óptica proporciona mucha más viabilidad para lograrlo”, afirmó el Tte. Cnel. Correa. Basándose en esa idea, el EB decidió evaluar la posibilidad de tender cable de fibra óptica en los ríos mediante un proyecto piloto desarrollado en 2015. En aquel momento se extendieron 10 km de fibra óptica en el río Negro para conectar dos cuarteles militares, ambos ubicados en Manaos. El proyecto funcionó y allanó el camino para que el programa fuera extendido por el resto de la Amazonia. Con respecto a los próximos pasos, el Tte. Cnel. Correa señaló que en este momento el equipo del programa lleva a cabo la planificación de las acciones que darán continuidad a las redes digitales del Alto Río Negro, rumbo a las ciudades de Barcelos y Alto Solimões, hasta la ciudad de Fonte Boa, que queda en dirección a Tabatinga, municipio ubicado en la Triple Frontera de Brasil con Perú y Colombia. “Esa será la cuarta etapa del programa que posiblemente abarcará también la instalación de cable en el río Amazonas”, afirmó. En ese caso, la red digital tomará el rumbo opuesto a las anteriores para apuntar hacia el este del Amazonas, en dirección al estado de Pará.
Share