Blindados brasileños 4x4: nuevas tecnologías para combatir el crimen

Estos vehículos proporcionan defensa balística, velocidad y poder de impacto.
Roberto Caiafa/Diálogo | 27 febrero 2017

Capacitación y Desarrollo

El LMV, en la pista de pruebas en Sete Lagoas, en el estado de Minas Gerais, demuestra su agilidad en subidas empinadas. Entre otras modificaciones, el vehículo cuenta con un equipo de lanzagranadas de humo arriba del parabrisas blindado. (Foto: Roberto Caiafa)

La Base Industrial de Defensa brasileña tiene en desarrollo por lo menos tres vehículos blindados modernos, el LMV (Light Multirole Vehicle, por sus siglas en inglés), el Guará 4WS y el Gladiador II, proyectados y fabricados para cumplir misiones en escenarios que pueden variar desde el ambiente urbano hasta carreteras y caminos sin pavimentar.

El Guará 4WS fue presentado oficialmente en la Feria LAAD 2016 y deberá estar listo para su producción a finales del 1.º semestre de 2017. (Foto: Roberto Caiafa)

Debido al aumento de la violencia en las grandes ciudades brasileñas, estos vehículos son prácticamente indispensables en conflictos urbanos, y son utilizados como equipos de protección colectiva. En las fronteras secas, pueden actuar como multiplicadores de fuerza en regiones más vulnerables. Fue imprescindible revisar el equipo suministrado a las fuerzas de seguridad, debido al aumento del poder de fuego de las bandas y pandillas, que incluso emplean ametralladoras pesadas montadas en camionetas y vehículos utilitarios deportivos, que usan en delitos fronterizos transnacionales y ataques a bancos.

“Para los miembros de las Fuerzas Armadas, la adquisición de un blindado moderno con capacidad expedicionaria y gran confiabilidad de empleo era una demanda antigua y muy necesaria, especialmente en el caso de las tropas profesionales listas para actuar”, observó el General de División Guido Amin Naves, jefe de la Oficina de Proyectos del Ejército.

“La práctica anterior entre las fuerzas de seguridad, especialmente en la ciudad de Río de Janeiro, consistía en la adaptación de vehículos de entregas de valores (vehículos blindados) para incursionar en las áreas de conflicto dominadas por las bandas de narcotráfico y las milicias”, dijo el ingeniero Paulo Roberto Bastos, especialista en vehículos blindados. “Estos vehículos adaptados carecen de una buena resistencia mecánica y balística y no pueden actuar en los terrenos montañosos de las comunidades y favelas cariocas. Claramente es algo improvisado que todavía está en uso. Debido a la falta de un buen producto nacional, Brasil adquirió estos blindados en el extranjero para atender la demanda de eventos internacionales como la Copa del Mundo 2014 y las Olimpíadas 2016”.

El Iveco LMV, modelo M65E19WM, podrá alcanzar la marca de 186 unidades producidas en el país, de un mínimo de 36 encargadas para el Ejército brasileño. Es un 4x4, con peso máximo de ocho toneladas, capacidad de carga de una tonelada y capacidad para cinco hombres. El vehículo cumple los requisitos de blindaje y las especificaciones bélicas de supervivencia para los tripulantes. Además, puede actuar en distintos terrenos y emplearse en misiones policiales, de fuerzas de paz internacionales o como vehículo militar liviano multifuncional.

El sistema de protección de los militares a bordo está basado en una célula para los tripulantes, mientras que el resto del vehículo está configurado en torno a esta característica central. Así, la energía residual proveniente de las explosiones es disipada antes de provocar daños críticos a los efectivos. El tanque de combustible está recubierto con espuma supresora de explosiones, y el tapón del combustible está ubicado lo más lejos posible de las puertas, para reducir el riesgo en caso de incendio.

Vistas internas del Gladiador II. El vehículo posee protección Spall-Liner y amplio espacio para cinco tripulantes. Los asientos son de tipo anticolisión, resistentes a las explosiones. (Foto: Roberto Caiafa)

El vehículo cuenta con paquetes de blindaje modular y tiene capacidad para un escudo protector contra minas antitanques. Los asientos no están directamente sujetos al piso, lo que proporciona una capacidad de supervivencia superior a la de los vehículos utilitarios livianos convencionales y la de los camiones. La empresa responsable de su producción tiene una gran planta industrial responsable también de la fabricación de camiones, utilitarios livianos y máquinas agrícolas. Esa escala de producción garantiza un alto nivel de nacionalización de los componentes, mediante una gran red de proveedores nacionales.

El Guará 4WS, destinado al empleo táctico en operaciones especiales de fuerzas de seguridad en área urbana, es empleado para combatir el narcotráfico, contra asaltos a bancos y a vehículos blindados y contra bandas que actúan en zonas rurales. “el Guará 4WS posee un alto grado de componentes nacionales, lo que facilita mucho cualquier desarrollo posterior”, dijo Marcos Agmar de Lima e Souza, gerente de desarrollo de negocios de la empresa fabricante del vehículo. “El cálculo estructural también es nuestro, lo que elimina la dependencia externa; esto significa un costo menor de adquisición y una reventa muy eficiente, ya que dominamos ampliamente cualquier pieza, componente o estructura del blindado”.

Sobre el concepto de eje trasero direccional, Agman aclaró que son pioneros en esa clase de vehículo para el uso policial. “Este tipo de sistema ya existe en vehículos más pesados 6x6 de uso militar. El vehículo todavía está a prueba, pero ya verificamos que puede ampliar el radio de dirección y el radio de giro del equipo más allá de los seis metros actuales. El blindado tiene suspensión independiente en las cuatro ruedas. Tratamos de usar el máximo de componentes comunes con los vehículos de la familia Astros, ampliamente probados y certificados. Esto disminuye mucho los costos y los miliares familiarizados con estos equipos podrán adaptarse al nuevo vehículo con facilidad. Esperamos la certificación para el ejército a mediados de 2017”.

El vehículo más reciente que será presentado es el Gladiador II. Este utiliza un motor diesel, transmisión automática de seis velocidades y una velocidad máxima de 100 km/h en carreteras pavimentadas, lo que ofrece una mejor protección balística y equipos avanzados. “La fábrica iniciará la producción en el segundo semestre de 2017”, dijo Jairo Cândido, presidente de la empresa fabricante del vehículo. “Destinado inicialmente al uso militar, el proyecto presenta flexibilidad para reconfigurar el vehículo y así atender misiones tan distintas como reconocimiento, puesto de observación avanzado, puesto de comando, antitanque, mortero, radar, taller, ambulancia y guerra electrónica. El blindado posee nivel balístico OTAN STANAG 4569 nivel 2 y protección para piso OTAN STANAG 4569 de 2.° nivel”, detalló.

“El Gladiador II cumple los requisitos del Ejército brasileño y fue proyectado y construido totalmente en Brasil. Utiliza blindaje desarrollado con investigaciones de técnicos y científicos brasileños y puede modificarse fácilmente hacia otras versiones destinadas para las fuerzas de seguridad, la defensa civil o para las agencias federales”, concluyó Cândido.



Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 31
Cargando las Conversaciones