• Home »
  • Uncategory »
  • Brazilian and U.S. Navies Work Together in Pre-Olympics Counter-terrorism Training

Honduras: Se necesita una Centroamérica unida contra el crimen organizado

Brazilian and U.S. Navies Work Together in Pre-Olympics Counter-terrorism Training

Por Dialogo
mayo 23, 2016




Durante una reciente presentación sobre Operaciones de Información en el Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM), Honduras señaló que tan solo en los últimos dos años, las fuerzas de seguridad habían encontrado y destruido siete laboratorios de drogas en Honduras. Muchos de ellos se encontraban en la región de Colón y procesaban cocaína.

Este tipo de incautaciones forma parte de los esfuerzos realizados por el gobierno y las Fuerzas Militares de Honduras para reducir la tasa de homicidios del país.

Para hablar de este y otros temas relacionados, Diálogo
entervistó al General de División Francisco Isaías Álvarez Urbina, Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Honduras, durante la Conferencia Centroamericana de Seguridad (CENTSEC 2016) que se realizó en San José, Costa Rica, entre el 6 y el 8 de abril.
.

Diálogo:
Durante su presentación y en uno de los paneles de CENTSEC, usted agradeció a los Estados Unidos y a Colombia. ¿Por qué?

Gral. Álvarez:
Primero somos socios como Fuerzas Armadas, como naciones y hemos sentido el apoyo de estos dos grandes países, al igual que del resto. Podemos hablar igual de Chile, de Brasil... Pero con ellos hemos tenido un mayor acercamiento, algunos convenios que nos han acercado y en los cuales tanto [con] Estados Unidos como con Colombia hay un compromiso y convenio de asistencia en materia de infraestructura, equipo, cooperación, adiestramiento y capacitación de personal. Precisamente, estamos más comprometidos en el combate al crimen organizado y otras amenazas transnacionales. Vale mencionar que desde hace tiempo, desde el '54, tenemos un convenio con Estados Unidos y el compromiso del gobierno y las Fuerzas Armadas colombianas con nuestro país. Eso es un reconocimiento muy especial que hacemos a esta gente que deja su país para estar aquí con nosotros y tenemos un buen número de asesores militares y asesores policiales apoyándonos, dada la experiencia que ellos han adquirido en esta lucha contra el crimen organizado y con la cual han tenido, desde luego, frutos muy positivos.

Diálogo:
O sea, ¿lo que usted me está diciendo es que las Fuerzas Militares colombianas están entrenando a las Fuerzas Armadas hondureñas?


Gral. Álvarez:
Hay un convenio de adiestramiento. Entonces, hacemos un intercambio de alumnos en los distintos niveles educativos, los centros educativos que nosotros tenemos; o sea, militares, de capacitación y de formación. Tenemos capacitación para el personal de sus oficiales y algún tipo de intercambio de adiestramientos de fuerzas especiales. Esto es producto de un convenio, de los tratados que hemos tenido con estos países en los que cooperamos en este tipo de asistencia.

Diálogo:
El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, General Rodríguez Barragán
, cree que el modelo colombiano de lucha contra organizaciones criminales es un modelo para exportación. ¿Usted cree en ese modelo, o sea, de las fuerzas armadas trabajando en conjunto con la Policía Nacional de su país para combatir el narcotráfico?

Gral. Álvarez:
Cada país tiene una forma de hacer sus cosas, su forma de legislarlas, su forma de ejecutar sus actividades. Nosotros tenemos la nuestra. Sabemos que Colombia le ha dado resultado el modelo que han implementado. Gracias a Dios, han llevado al país al menos a la firma de tratados de paz. Eso es agradable para Centroamérica. Pero hay otras amenazas en realidad que nos acechan. Ojalá que este mismo modelo, que a ellos les ha dado resultado, les dé resultados a los demás países. Cada país tiene su propia verdad, su propia realidad. Es cuestión de que cada país analice, y si el modelo que en este caso propone Colombia, que le ha dado resultado, y nosotros somos testigos de lo positivo de este modelo, no significa que los demás países lo vayan a tomar así. Pero sí debemos tomar en consideración las fortalezas que tiene este modelo. O sea, nosotros trabajamos y hemos tenido resultados en nuestro país contra el crimen organizado en nuestro país. Hemos bajado los homicidios. En un año hemos bajado más de diez puntos. Eso es una cuestión muy grande. Tenemos amenazas, desde luego, grandes. Pero también tenemos retos y desafíos muy grandes que cumplir. Y como Fuerzas Armadas, estamos precisamente dirigiendo nuestros esfuerzos a combatir estos desafíos.

Diálogo:
¿Podría hablar de alguno de los métodos que utilizaron para reducir tanto la tasa de homicidios en Honduras en un año?


Gral. Álvarez:
Es una actividad producto de la estrategia que creó el Gobierno de Honduras a través de la instalación de una fuerza de seguridad interinstitucional, donde agrupa a todas las instituciones que tienen qué ver con reprimir el crimen, el crimen organizado y el narcotráfico. Se echó a andar un plan, el Plan Morazán, que es el que aglutina todas las actividades de reprensión coordinado y dirigido por esta fuerza. Desde luego, ahí hay un empeño muy fiel del señor presidente de que este plan se cumpla con el Consejo de Defensa y Seguridad, que lo integran los tres poderes del Estado, además del Ministerio Público, los ministros de Seguridad y el de Defensa, también sus directores y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas en reuniones semanales. Nos estamos reuniendo constantemente para ir viendo si se van logrando y evaluando si estamos cumpliendo los objetivos. O sea, este es un compromiso interinstitucional. En esa fuerza interinstitucional hay seis instituciones del Estado que son responsables del combate al crimen organizado. Además de las Fuerzas de Seguridad Pública, la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, que están allí representadas, también está el poder judicial, está el Ministerio Público, están las entidades de investigación, que hacemos todos y coadyuvamos al mismo esfuerzo. Entonces, todo esto ha ayudado a que el crimen y el combate al crimen se hagan de frente. No lo hace una sola institución, lo hacemos todos. Hemos tratado, a través de esa fuerza de seguridad interinstitucional, crear, o al menos proponer reformas judiciales que puedan beneficiar a la mayoría de la población cuando se vea amenazada por este tipo de delito y ponerle un alto también a la delincuencia a través de medidas o de reformas a artículos de alguna ley o la proposición de nuevas leyes para hacerle frente a este crimen. Eso es lo que ha pasado en Honduras. Se han creado jueces para un delito especial, jueces para el delito de la extorsión, y se ha creado un sistema de jueces de jurisdicción nacional. Todo este tipo de leyes ha venido a favorecer el combate a la criminalidad.

Diálogo:
¿Hay algo más que todavía haga falta hacer, Gral. Álvarez?

Gral. Álvarez:
Seguimos en esta lucha, seguimos bajando los índices de criminalidad. El crimen organizado y el narcotráfico son gigantes. No le decimos que los tenemos ganados todos, hemos superado muchas barreras, hemos avanzado en esta lucha, pero no hemos terminado. Falta bastante por hacer. Después de este tiempo, ojalá que el triunfo de los que reprimen el delito brinde las condiciones favorables para que el Estado pueda hacer otros esfuerzos que tengan qué ver con el área social, aunque ya se están haciendo algunos, para mejorar la salud, para mejorar la educación y aquellos aspectos de tipo social, para tener una sociedad mucho más justa y no solo reprimir el crimen.

Diálogo:
¿Usted está satisfecho con el intercambio de inteligencia entre Honduras y otros países, principalmente los países vecinos?

Gral. Álvarez:
Siempre tenemos una conferencia, creo que muy positiva, que en realidad nos ha dado resultados. Es la Conferencia de Fuerzas Armadas y Ejércitos Centroamericanos (CFAC), que es muy buena. En la CFAC no solo fomentamos la confianza entre Estados, la confianza entre instituciones armadas, sino que compartimos información, compartimos adiestramiento, nos adiestramos entre los diferentes países y entre las instituciones armadas de los diferentes países. Se han creado centros especiales para poder entrenarnos en caso de desastres naturales, entrenarnos para poder llevar también, desde Centroamérica, el mensaje de paz a otros países a través de aquellas misiones internacionales en las que participamos. Así que en Centroamérica, entre las instituciones y entre los Estados hay un ambiente de cooperación, pues tenemos un problema único que es enfrentarnos a las amenazas, y lo tenemos que hacer de forma unida. Así que nosotros tenemos un intercambio de información y nos hemos alejado de ese mito de desconfianza. Tenemos confianza entre países. Llevamos a cabo, inclusive, operaciones fronterizas, cada quien en su sector fronterizo, pero patrullamos juntos. Intercambiamos no solo información, nos reunimos constantemente para ver e ir evaluando las amenazas que nos conciernen en Centroamérica, porque sabemos que Centroamérica unida lo puede lograr.
Share