Ejércitos de Brasil y los EE. UU. logran acuerdo de cooperación

Brazil, U.S. Armies Reach Cooperation Agreement

Por U.S. Army South
agosto 15, 2017

com fim do governo da máfia pt acabou isolamento do Brasil e sua cumplicidade com países de esquerda e terroristas Delegados del Ejército Sur de los EE. UU. y el Ejército de Brasil lograron consenso sobre 43 acciones acordadas (ATA, por sus siglas en inglés), durante diálogos entre el personal de ambos ejércitos en Brasília, Brasil, el 26 de julio. La firma de un plan de compromiso bilateral a cargo de líderes de alto rango de ambos ejércitos estuvo precedida meses antes por tres días de diálogos ejecutivos entre múltiples grupos de trabajo de ambos ejércitos. Como el componente del servicio del ejército del Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM), el Ejército Sur sostiene diálogos entre personal de trabajo en Sudamérica y Centroamérica. El General de División K.K. Chinn, comandante del Ejército Sur de los EE. UU., firmó el acuerdo en representación del jefe del Estado Mayor del Ejército de los EE. UU, el General Mark A. Milley. “Los diálogos entre el personal son una muy buena oportunidad para formar equipos y fortalecer nuestras relaciones y nuestra confianza; vale destacar que nos ayudan a cada uno a saber cómo podemos trabajar en conjunto para enfrentar los desafíos que se presentan en la región, el hemisferio y a nivel global”, afirmó el Gral. de Div. Chinn durante la ceremonia de apertura. El general manifestó su seguridad absoluta en que el diálogo constructivo creará un marco estratégico vinculado a una visión de cinco años de mayor interoperabilidad entre los ejércitos de ambas naciones. El Teniente General del Ejército de Brasil William A.F. Abrahao, subjefe del Estado Mayor, encabezó su delegación en representación del General del Ejército de Brasil Eduardo Villas Boas, jefe del Estado Mayor. El Tte. Gral. Abrahao destacó la relación histórica de los países amigos desde la Segunda Guerra Mundial, cuando 25.000 brasileños cruzaron el Atlántico para combatir al lado de los EE. UU. También señaló las semejanzas. “Nacimos como colonias y crecimos en el Occidente para convertirnos en países continentales. Nuestros soldados tienen los mismos valores y buscan los mismos objetivos”, afirmó el Tte. Gral. Abrahao. Varias ATAs giran en torno al programa de intercambio de personal de las fuerzas militares con los EE. UU., descrito por los brasileños como “quizá el más importante y antiguo”. Como el país sudamericano más grande tanto en territorio como en población, Brasil envía casi tres veces más miembros de las fuerzas militares para asistir a academias o trabajar en conjunto con estas en comparación con Argentina, su país vecino, y el segundo más grande de Sudamérica. Los diálogos entre el personal derivaron en ocho nuevos puestos para soldados brasileños, incluidas nuevas oportunidades para fungir como oficiales de enlace en distintos comandos de infantería y sustentación, además de un laboratorio de investigación, un puesto de suboficial para uno de los ocho centros de excelencia del Ejército de los EE. UU. e instructores para escuelas de las fuerzas militares. Si bien Brasil sostiene diálogos con el personal de otras 18 naciones, se trata del primer país con cuyo personal el Ejército Sur comenzó diálogos en 1984. Al paso del tiempo se han agregado otras naciones y el Ejército Sur actualmente sostiene diálogos con el personal de los ejércitos de Colombia, Chile, Perú y El Salvador, y tiene oficiales de enlace trabajando en su cuartel general provenientes de cada uno de dichos países, salvo el último. Un pequeño grupo de delegados se apartó brevemente de las conversaciones para visitar el Comando de Ciberdefensa, ubicado conjuntamente con el cuartel general del Ejército de Brasil. El comando, considerado una operación conjunta con el liderazgo del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina, se estableció en 2015 y está activo desde 2016; además desempeña una función en la estrategia de defensa nacional del país. “Se puede afirmar que la cibernética está presente en cada elemento de la guerra”, afirmó el Mayor del Ejército de Brasil Walbery Nogueira, oficial del personal conjunto de cibernética, durante un informe presentado al grupo. Afirmó que la cibernética se considera una nueva capacidad militar y que si bien el Ejército de Brasil desarrolla una doctrina cibernética en todo el Ministerio de Defensa, “todos trabajan en conjunto para coordinar la cibermovilización de las cibercapacidades”. El 25 de julio, un grupo de delegados visitó el Comando de Operaciones Especiales del Ejército de Brasil ubicado en Goiania, aproximadamente a 2,5 horas de la capital donde se desarrollaron los diálogos entre el personal. Ahí, el Gral. de Div. Chinn y su personal dialogaron con el Coronel del Ejército de Brasil Rene Durao, subcomandante del comando, quien explicó la fundación de esta unidad décadas antes. En 1956, el Mayor del Ejército de Brasil Gilberto Antonio Azevedo e Silva, un paracaidista de infantería, trajo consigo lo aprendido en los programas de capacitación de los EE. UU. en Fort Bragg, Carolina del Norte, y Fort Benning, Georgia; y diseñó el primer curso de operaciones especiales en el que los participantes eran estudiantes e instructores al mismo tiempo, afirmó. Durante un breve intercambio sobre las distintas secciones dentro del comando, los líderes de los ejércitos de ambos países acordaron que un intercambio de expertos en armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (CBRN, por sus siglas en inglés) podría ser benéfico para ambos ejércitos. El Cnel. Durao afirmó que su unidad se dedica a estos intercambios porque son la mejor forma de aprender y mejorar, y que este tipo de compromisos fueron útiles en acontecimientos recientes como los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016. La visita concluyó cuando terminaron las exposiciones. Después de responder preguntas, los delegados observaron varias demostraciones dinámicas a cargo de los operadores especiales, incluido un entrenamiento de fuerza de acción de respuesta rápida para asegurar un edificio y de túnel de viento para paracaidistas.
Share