Empresas de indumentaria estadounidenses interesadas en invertir en Haití

Por Dialogo
abril 30, 2010

Antes que el terremoto de enero devastara Haití, la industria textil constituía tres cuartos de las ganancias del país en materia de exportaciones. El sector empleaba a más de 25.000 personas. Luego del sismo, datos estimados sugieren que la industria está operando al cincuenta por ciento de su capacidad. En caso de que empresas estadounidenses comenzaran a producir en Haití, expertos estiman que la industria podría sostener 100.000 puestos de trabajo. John Park es gerente de la empresa Astro Embroidery en Puerto Príncipe, que tiene sede en el Caribe. En 2008, el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley, conocida como "Hope II", que otorgaba acceso libre de impuestos a la producción textil haitiana. Astro Embroidery, que cuenta con fábricas en Honduras, se movilizó rápidamente para iniciar operaciones en Haití. "Antes que nada, vinimos a Haití debido a la ley HOPE que aprobó el Congreso estadounidense. Y esperamos que muchas empresas textiles vengan a Haití", manifestó Park. "Por ende, vendremos a preparar los servicios para ellas". Dos años después, la mayor parte de su maquinaria está detenida. Solo cuatro empleados continúan trabajando. "Si tenemos un 100 por ciento de productividad, podríamos tener de 70 a 80 empleados aquí", expresó Park. Los productores estadounidenses de indumentaria no han venido. Dice que temen que Haití sea lo suficientemente estable para los negocios. Stephen Lamar es vicepresidente ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Indumentaria y Calzado (American Apparel and Footwear Association). Dice que las empresas estadounidenses de indumentaria están interesadas en producir en Haití, pero que son reacias a hacerlo debido a las reglamentaciones actuales, como por ejemplo la Iniciativa Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Initiative), que constituye una iniciativa a corto plazo y que conlleva un volumen bajo de productos permitidos en los Estados Unidos. "Lo que hay ahora es gente que, esperanzada, presenta órdenes, esperanzada de obtener la extensión de la Ley Comercial de la Cuenca del Caribe (Caribbean Basin Trade Act), dijo Lamar. "Anteriormente, había sido extendida un par de veces, pero no existen garantías de futuras extensiones". No obstante, la esperanza se vislumbra en el horizonte. Cuando el ex presidente Bill Clinton visitó Puerto Príncipe en marzo, había prometido interceder en el Congreso para extender la legislación comercial y flexibilizar los aranceles sobre las importaciones. "Entonces, nos comprometimos a hacer lo posible para obtener las modificaciones adoptadas por el Congreso para permitirles hacer uso máximo de esta ley. Y creo que gracias a esto, podrían generarse unos 100.000 puestos de trabajo en Haití, a corto plazo", declaró. Para John Park, las extensiones no se aplicarán de forma inmediata. Dice que la empresa tuvo que recurrir a sus ahorros para permanecer a flote. “Necesitamos ayuda, pero hasta el momento estamos bien. Podemos sobrevivir”, manifestó. “No obstante, estoy muy preocupado. Si en un año más no tenemos suficiente trabajo, podríamos quebrar”. Hay quienes cuestionan si los empleos en la industria textil constituyen la mejor opción para los haitianos. El salario mínimo de Haití es de $3 dólares estadounidenses por día. Astro Embroidery paga a sus empleados un salario y bonificación equivalente a & dólares diarios. No obstante, Fifi Rico, operario de la industria textil, nos dijo que no se podía vivir de ese monto. "Porque lo que obtienen apenas les alcanza para comer; no tienen lo suficiente para pagar una vivienda”, comentó. La Asociación Estadounidense de Indumentaria y Calzado expresó que la industria tiene gran interés en ayudar a la reconstrucción de Haití. Lamar dice que ya comenzaron las tratativas en el Capitolio para extender ambas leyes comerciales.
Share