Brasil promueve primer Ejercicio Iberoamericano de Defensa Cibernética

Brazil Organizes First Ibero-American Cyber Defense Exercise

Por Eduardo Szklarz/Diálogo
diciembre 21, 2017

Brasil fue la sede del primer Ejercicio Iberoamericano de Defensa Cibernética, del 23 al 27 de octubre, en el Centro de Instrucción de Guerra Electrónica (CIGE), en Brasília. El ejercicio, promovido por el Comando de Defensa Cibernética (ComDCiber) del Ejército Brasileño (EB), reunió a militares de Argentina, Brasil, Colombia, España, México y Portugal, además de observadores de Perú, con un total de 55 participantes.

“El objetivo fue fomentar la colaboración entre los países del Foro Iberoamericano de Defensa Cibernética”, declaró a Diálogo el Teniente General del EB Angelo Kawakami Okamura, comandante del ComDCiber. El entrenamiento fue dirigido conjuntamente por Brasil y España, según lo establecido en la primera reunión del foro, realizada el 27 de mayo de 2016, en Madrid.

“Los participantes se entrenaron en técnicas de identificación y exploración de vulnerabilidades en sistemas de datos en ambientes simulados”, explicó el Tte. Gral. Okamura. “Además, compartieron información sobre medidas de seguridad en redes y sistemas”. Según el oficial, todos los países tuvieron la oportunidad de intercambiar información técnica y estrechar sus relaciones. “Entendemos que el conocimiento mutuo y la confianza son preceptos que sustentan la defensa cibernética”, afirmó.

Ejercicio de combate

“La defensa cibernética se define como las acciones realizadas en el espacio cibernético, en el contexto de una planificación nacional de nivel estratégico, coordinada e integrada por el Ministerio de Defensa”, declaró a Diálogo el Coronel del EB Francisco Tarcísio Damasceno Filho, jefe de Comunicación Social del ComDCiber. “Estas acciones tienen como finalidad proteger los activos de información de interés para la Defensa Nacional, obtener datos para la producción de conocimientos y buscar la superioridad sobre los sistemas de información del contrincante”.

Tales medidas cobraron cada vez más importancia en los últimos años. “La defensa cibernética pasó a ser un ejercicio de combate”, definió el General Juarez Aparecido de Paula Cunha, jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología del EB, en la apertura del ejercicio. “Es por eso que necesitamos realizar eventos como este, que promueven la mejora y el intercambio de experiencias entre países amigos”.

Según el Cnel. Tarcísio, hoy las redes virtuales forman parte del campo de batalla. “Por eso, es necesaria una operación eficaz en el espacio cibernético”, afirmó. “Los militares se preparan conociendo este ambiente operativo y adquiriendo la capacidad de dar respuesta a este escenario en ambientes simulados”.

Ataques virtuales

El ejercicio se ejecutó en tres fases. En la primera, los participantes conocieron la parte administrativa y operativa del Simulador Nacional de Operaciones Cibernéticas (SIMOC). Se trata de una máquina que crea escenarios para entrenamiento virtual en defensa y ataque. En la segunda etapa, de defensa activa, los militares tuvieron que identificar vulnerabilidades técnicas en los sistemas de tecnología de información presentados por la dirección del ejercicio.

En la tercera fase, de colaboración para la mitigación, cada país preparó un informe sobre todos los problemas encontrados. “Luego, cada equipo compartió las posibles soluciones para mitigar las vulnerabilidades encontradas”, dijo el Tte. Gral. Okamura.

Pioneros de la guerra electrónica

El EB está a la vanguardia de la defensa cibernética. El CIGE, creado en 1984, fue la primera institución de este género en Latinoamérica. Los instructores del CIGE hicieron cursos de capacitación en Alemania, Estados Unidos, Francia e Inglaterra, lo que sentó las bases de la ciberdefensa brasileña. Las Fuerzas Armadas brasileñas también adquirieron un Módulo Básico Experimental de Guerra Electrónica, que sirvió para calificar a sus efectivos en el ejercicio.

En 1989, los primeros especialistas en guerra electrónica del país recibieron su diploma. El grupo era conocido como la “Promoción pionera”, formado por 28 oficiales y suboficiales del Ejército y del Cuerpo de Infantería de Marina.

Paralelamente, las autoridades del Ministerio de Defensa formularon una doctrina de guerra electrónica. El resultado fue la Política Cibernética de Defensa, aprobada en 2012, que tiene como objetivo asegurar, en forma conjunta, el uso efectivo del espacio cibernético (preparación y empleo operativo) por parte de las Fuerzas Armadas e impedir o dificultar su uso contra los intereses de la Defensa Nacional.

En 2013, el EB inauguró el SIMOC, que prepara a los militares para una eventual guerra cibernética. En esa ocasión, el Coronel del EB Marcio Fava, del Centro de Comunicaciones y Guerra Electrónica del EB, dijo a la Agencia Brasil que la exposición a ese tipo de riesgo en Brasil es “inminente”, ya que existe la amenaza no solo contra las organizaciones, sino también contra los propios ciudadanos.

Durante los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos Río 2016, el Comando de Defensa Cibernética, formado por militares de la Marina de Brasil, del EB y de la Fuerza Aérea Brasileña, coordinó los sectores públicos y privados en la prevención de posibles ataques. Desde entonces, los militares brasileños aprovecharon las lecciones aprendidas en los juegos para mejorar sus capacidades en las batallas tecnológicas y reforzaron su vínculo con los países amigos.

“Actualmente tenemos el desafío de ampliar la participación de los países de lengua española y portuguesa en el Foro Iberoamericano de Defensa Cibernética”, dijo el Tte. Gral. Okamura. “El modelo utilizado en este ejercicio resultó ser altamente eficiente en la discusión y en la operación de acciones en este campo”, concluyó.
Share