Brasil a cargo de bases de Chile, Uruguay y Perú en Haití

Militares de Chile, Uruguay y Perú han comenzado a retirarse de la misión MINUSTAH en Haití. El contingente brasileño estará hasta octubre.
Taciana Moury/Diálogo | 18 mayo 2017

Relaciones Internacionales

Militares brasileños se quedan en Haití hasta octubre de este año. (Foto: Centro de Comunicación Social del Ejército)

La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), liderada por Brasil, fue de las de más larga duración en el mundo. Está en Haití desde 2004, cuando surgió una situación de inestabilidad e inseguridad. Representa la única misión de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en América.

Brasil envió 37.000 militares a Haití durante los 13 años de MINUSTAH. (Foto: Centro de Comunicación Social del Ejército)

En Haití ya empezó la desmovilización. Desde principios de mayo el Batallón de Infantería de la Fuerza de Paz del 25.º Contingente brasileño (BRABAT 25) asumió la responsabilidad sobre las áreas de Chile, Uruguay y Perú. De acuerdo con el Coronel Roberth Alexander Eickhoff, comandante del BRABAT 25, los militares brasileños van a garantizar la seguridad de las instalaciones de las bases hasta que se desarmen los equipos para enviarlos a sus respectivos países.

El General de Brigada Rogério Ramos Lage, subjefe de Operaciones de Paz del ministerio de Defensa de Brasil, dijo que el empleo en la zona de las bases que antes ocupaban Chile, Uruguay y Perú demandará el despliegue de hasta dos subunidades fuera de Puerto Príncipe. “El batallón tiene la capacidad operacional para actuar también en estas zonas, lo que no implica un aumento de responsabilidades fuera de lo que ya está previsto para el empleo operacional del BRABAT”, explicó.

Parte de los efectivos brasileños se encuentra en la comuna de Cap-Haitien, donde tienen a su cargo la seguridad de las instalaciones. Incluso con la ampliación de la zona de actuación, los efectivos serán los mismos. De acuerdo con el Cnel. Eickhoff, el mayor reto es el de operar a grandes distancias y proporcionar el apoyo logístico y el mantenimiento de las comunicaciones. “Será necesario establecer una base en la zona para respaldar a la tropa”, dijo.

Asimismo, el Cnel. Eickhoff explicó que las tropas ejecutaron la planificación de la desmovilización y prepararon la zona para los próximos efectivos que van a terminar la misión de paz en ese país. También considera los 13 años de la participación de Brasil en Haití como fundamentales para estrechar las relaciones internacionales y prestar un servicio importante. “Sentimos la satisfacción del deber cumplido. Además, la MINUSTAH proporcionó a los efectivos brasileños una experiencia concreta en misiones de paz, lo que contribuirá en futuras misiones de paz en el mundo”, afirmó.

Desmovilización de las tropas brasileñas

Las actividades operacionales del batallón brasileño en Haití continúan con normalidad, incluso después del anuncio de la culminación de MINUSTAH, prevista para el 15 de octubre. De acuerdo con el Gral. de Bda. Lage el objetivo es mantener un ambiente seguro y estable hasta la salida definitiva. “La dirección de operaciones conjuntas, por intermedio de la coordinación adjunta de operaciones de paz, está ejecutando el Plan de Desmovilización del Contingente y ha estado realizando reuniones de coordinación con los involucrados para los arreglos finales”, explicó.

El terremoto de 2010 fue uno de los momentos más difíciles que enfrentaron los militares brasileños en Haití. (Foto: Centro de Comunicación Social del Ejército)

“Hoy manejamos el 1.º de septiembre como fecha de finalización de las operaciones y la salida del 90 por ciento de los efectivos hasta el 15 de septiembre”, dijo el Gral. de Bda. Lage, y agregó que a partir de esa fecha, los efectivos brasileños se dedicarán a llevar a cabo las medidas administrativas necesarias para preparar la repatriación del personal y del material del contingente. “Todos tendrán que haber salido del país para el 15 de octubre”, confirmó.

Participación de Brasil en Haití

Al final de sus 13 años de operación en MINUSTAH, Brasil habrá enviado a Haití 37.000 militares, si son tomados en cuenta los 950 elementos del 26.º y último contingente brasileño que viajarán en mayo. El Gral. de Bda. Lage evaluó como excelente el trabajo desarrollado por las Fuerzas Armadas de Brasil en Haití. “El pueblo haitiano y las autoridades internacionales también reconocen la participación de Brasil, por la desenvoltura con la que combinan las funciones militares como el patrullaje, con las actividades sociales y de carácter humanitario”, subrayó. Según él, hubo que superar muchos desafíos desde el primer contingente, en 2004. “Actuar en la pacificación de Cité Soleil, justo al comienzo de la misión, fue bastante complicado. El terremoto en 2010 y el Huracán Matthew en 2016 también se consideraron entre los momentos más difíciles”, recordó.

Brasil invirtió en MINUSTAH, entre 2004 y diciembre de 2016, aproximadamente US$ 810 millones, de acuerdo con el Sistema Integrado de Administración Financiera del Gobierno Federal. La ONU le reintegró a Brasil un poco más de US$ 296 millones, según el ministerio de Defensa. El Gral. de Bda. Lage explicó que la inversión variaba cada año en función de la complejidad de la operación. “En 2010, por ejemplo, el año en que ocurrió el terremoto en Haití, hubo un aumento significativo del desembolso debido a que se abrieron créditos adicionales para la ayuda humanitaria y la instalación del 2.º Batallón de Infantería de Fuerza de Paz (BRABAT-2)”, puntualizó.

Asimismo, recordó que los importes reembolsados por la ONU se refieren a los gastos por el uso de la tropa en la misión de paz y no cubren los gastos relacionados con la preparación de las tropas en Brasil. Sin embargo, el Gral. de Bda. Lage afirmó que es importante para Brasil participar en operaciones de paz. “Es importante para la proyección de Brasil en el exterior, para el entrenamiento de la tropa y también para la difusión en el exterior de los productos nacionales de defensa utilizados por las tropas brasileñas durante las operaciones”, dijo.

Próximas misiones

Con el final de MINUSTAH, Brasil sigue a cargo de la misión de paz de la Fuerza de Tarea Marítima de la Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL, por sus siglas en inglés), además de tener efectivos en misiones de paz de Chipre, Costa de Marfil, Liberia, República Centroafricana, Sahara Occidental, Sudán y Sudán del Sur. El Gobierno brasileño se ha puesto a disposición de la ONU para integrar otra misión de paz. Según el Gral. de Bda. Lage, la dirección de operaciones conjuntas realizó un estudio llamado “Proyecto Seta”, para evaluar dónde sería posible la participación brasileña. “Identificamos diversos escenarios que existen en la actualidad, de misiones de paz en los que podríamos actuar”, dijo.

El ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann, declaró que sería interesante para Brasil actuar en la misión de paz en el Líbano, más allá de la UNIFIL. Jungman también consideró como una posibilidad la participación brasileña en MONUSCO, la Operación de las Naciones Unidas para la Estabilización de la República Democrática del Congo. No obstante, de acuerdo con el Gral. de Bda. Lage, el Gobierno brasileño espera una invitación de la ONU para iniciar el proceso de despliegue de tropas en una nueva misión, mediante autorización del Congreso Nacional brasileño.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 13
Cargando las Conversaciones