Brasil y Chile, juntos en caída libre

Brazil and Chile, Together in Free Fall

Por Julieta Pelcastre/Diálogo
junio 22, 2017

Integrantes de la Escuadrilla de Paracaidismo Boinas Azules de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) participaron en un intercambio de cooperación en técnicas de salto, con la Escuadrilla de Paracaidismo del Ejército de Brasil “Os Cometas” (Los Cometas). La instrucción forma parte de la preparación de la escuadrilla chilena para la competencia anual internacional de paracaidismo militar y el campeonato latinoamericano. Durante las dos primeras semanas de abril, 11 elementos de los Boinas Azules, cuatro paracaidistas de la Escuadrilla “Os Cometas” y 18 instructores y técnicos militares asistieron a la capacitación realizada en el simulador de caída libre (túnel de viento) del Comando de Operaciones Especiales del Ejército de Brasil, en Goiânia, cerca de Brasilia. La preparación estuvo centrada en mejorar las técnicas de salto en grupo e individuales, desarrollar maniobras de control y mejorar la comunicación entre los participantes, practicar circuitos y aproximaciones de aterrizaje y mejorar el método de vuelo de los militares que operan las cámaras. “El entrenamiento nos permitió fortalecer la técnica individual y grupal para mejorar el desempeño en el aire, así como compartir experiencias y procedimientos”, dijo a Diálogo el Comandante de Escuadrilla Pablo Varela, líder de la Escuadrilla Boinas Azules de la FACh. Durante el período de instrucción cada participante ingresó al simulador cuatro veces al día. Cada paracaidista tarda 30 segundos en caída libre, por lo que cada sesión de 30 minutos representa 60 saltos reales. La capacitación de cada integrante del equipo chileno sumó un tiempo aproximado de dos horas, equivalentes a 240 saltos reales. “Este año agregamos cuatro horas con el simulador de navegación, que permitió en forma virtual practicar las aproximaciones y circuitos de aterrizaje en diferentes escenarios y con distintas condiciones meteorológicas, mejorando de esta manera la precisión y seguridad en los aterrizajes”, expresó el Cmte. de Esc. Varela. “Sabemos que el paracaidismo es una actividad de alto riesgo, por lo que la seguridad y el entrenamiento hacen que sea más seguro”, dijo a Diálogo Héctor Ulloa, presidente de la Federación Chilena de Paracaidismo y de la Confederación Latinoamericana de Paracaidismo, con sede en Chile. Los militares participantes experimentaron todos los efectos de una caída libre en un flujo de aire de potencia que variaba entre 180 y 250 kilómetros por hora, en la que controlaron su cuerpo, los giros y las evoluciones. La instrucción se dio en un entorno controlado y sin riesgos, con la asesoría continua de los instructores chilenos. Títulos mundiales “La escuadrilla siempre ha participado en el desarrollo del paracaidismo nacional, siendo uno de los precursores de esta disciplina en el país”, resaltó Ulloa. Las experiencias y el intercambio de conocimientos obtenidos por los chilenos junto con sus homólogos brasileños forman parte de la instrucción anual para participar en campeonatos nacionales e internacionales tanto en el ámbito civil como en el militar. “Siendo un equipo de la Fuerza Aérea nos facilita bastante este trabajo ya que contamos con personal profesional, leal, cohesionado, resiliente y comprometido”, resaltó el Cmte. de Esc. Varela. Esta unidad con años de entrenamiento ha obtenido diversos títulos debido a su destreza y alto grado de preparación y concentración en arriesgadas rutinas que disfrutan cientos de asistentes. Los Boinas Azules realizarán en agosto un entrenamiento de formación en técnica de caída libre, en Chile, para representar al país en el Campeonato Latinoamericano que se desarrollará en octubre, en Cardona, Argentina. El entrenamiento se llevará a cabo “bajo la asesoría de un instructor brasileño que tiene más de 10.000 saltos”, dijo Ulloa. El selecto grupo obtuvo el primer lugar en el Campeonato Nacional de Formaciones en Caída Libre en noviembre de 2016. Los paracaidistas del equipo chileno también desarrollarán sus mejores esfuerzos para conseguir un óptimo resultado en el Campeonato Mundial de Paracaidismo Militar a realizarse en julio, en Alemania, con la participación de más de 30 países. Esta competición incluirá las categorías de precisión de aterrizaje, acrobacias individuales y grupales. “Todos los entrenamientos nos permiten efectuar presentaciones más atractivas y seguras y tener un nivel competitivo mayor”, comentó el Cmte. de Esc. Varela. “La escuadrilla de exhibición es demasiado estricta con los protocolos de seguridad y bastante exigente en sus entrenamientos, a fin de tener los estándares y las ‘performances’ de vuelo para competir con países tan poderosos como Brasil o Argentina”, agregó Ulloa. Mejor uso de los recursos Según el Cmte. de Esc. Varela, el entrenamiento en el sistema de simulación de caída libre reduce los costos del proceso de instrucción e incrementa los niveles de seguridad en el desarrollo de los saltos. Por ejemplo, cada salto de caída libre desde una altura de 10.000 pies comprende un tiempo útil de caída de 30 segundos. Si se comete un error, el paracaidista no podrá continuar con la secuencia o el ejercicio que se pretendía realizar. En el simulador cada ingreso es de dos minutos, el cual equivale a cuatro sesiones. Si se comete un error o es necesario repetir el ejercicio, el instructor puede hacerlo inmediatamente y continuar con la secuencia. “La capacitación permite a la institución [FACh] mejorar el entrenamiento de sus mandos medios, haciendo un uso más eficiente de los recursos. Los costos se minimizan en horas de vuelo, desgaste de material y riesgos”, resaltó el Cmte. de Esc. Varela. “Además, es imposible lograr efectuar en cuatro días este tiempo de caída libre realizando saltos reales, por lo que uno logra una mejorara sustantiva con el equipo en una menor cantidad de tiempo”, agregó. Los Boinas Azules, también conocidos como Caballeros del Aire, pertenecientes al Grupo de Presentaciones de la FACh, nacieron en la década de 1970. En los últimos cinco años han realizado más de 5.000 saltos, divididos en instrucción, entrenamiento, presentaciones y competencias. Este grupo de paracaidistas respalda el desarrollo y perfeccionamiento de las técnicas de salto libre de las unidades de Fuerzas Especiales de la FACh. Además estimula la investigación y desarrollo científico en materias de fisiología de vuelo, al apoyar las actividades realizadas por el Centro de Medicina Aeroespacial en dicho campo, reporta el sitio web de la institución aérea: http://cmae.fach.cl/.
Share