Brasil ayudará a Haití a formar nuevos ingenieros

Brasil deberá ayudar a Haití a formar ingenieros y a capacitarlos para elaborar y ejecutar proyectos con el objetivo de contribuir al desarrollo del país caribeño. El día 20 de mayo, el ministro de Defensa Celso Amorim realizó este ofrecimiento al Primer Ministro de Haití, Laurent Salvador Lamothe, durante una reunión en la sede del Ministerio de Defensa en Brasilia.
WRITER-ID | 31 mayo 2013

Además de enviar profesores y la estructura del curso de formación para ingenieros, Brasil ayudará a Haití en la construcción de la infraestructura necesaria para los estudiantes, con el objetivo de contribuir al desarrollo del país caribeño. (Foto: Ministerio de Defensa de Brasil)

Brasil deberá ayudar a Haití a formar ingenieros y a capacitarlos para elaborar y ejecutar proyectos con el objetivo de contribuir al desarrollo del país caribeño. El día 20 de mayo, el ministro de Defensa Celso Amorim realizó este ofrecimiento al Primer Ministro de Haití, Laurent Salvador Lamothe, durante una reunión en la sede del Ministerio de Defensa en Brasilia.

Según Amorim, la ayuda brasileña, incluirá el envío de profesores y la estructuración del curso de formación de ingenieros, la construcción de la infraestructura física necesaria para albergar a los alumnos en territorio haitiano, además de la provisión del equipamiento y el material que será utilizado en las clases. El curso deberá ser dictado por docentes del cuerpo de ingenieros militares brasileños.

De acuerdo con Amorim, la idea es la de formar aproximadamente 500 haitianos en Brasil y otros 1.000 en Haití. Estos profesionales serán capacitados en las habilidades específicas de la profesión, y también para responder en acciones de defensa civil y ante desastres naturales, situaciones muy comunes en la isla del Caribe.

La oferta brasileña fue bien recibida por el representante haitiano. Lamothe afirmó que su país está preparado para recibir la ayuda para la formación profesional en ingeniería. Recordó que en los últimos tres años su país ya sufrió tres desastres naturales, entre ellos el trágico terremoto de 2010, además de una serie de huracanes.

La formación de ingenieros forma parte del conjunto de iniciativas que marcan una nueva etapa en la cooperación de Brasil con Haití, con el aval de la presidenta Dilma Rousseff. Este nuevo momento, como explicó el ministro brasileño, deberá priorizar acciones de carácter estructurador, que ayuden al país caribeño a generar condiciones efectivas para su desarrollo socioeconómico. “Las iniciativas como esta forman parte de la herencia que Brasil quiere dejarle a Haití”, declaró Amorim.

El titular de Defensa afirmó que Brasil no pretende retirar sus tropas del país de manera irresponsable, pero reiteró que considera que la permanencia de los militares brasileños no se debe mantener de forma indefinida, para no crear lo que denominó una “zona de comfort” para todos los involucrados. “Queremos, progresivamente, dejarle a Haití la responsabilidad de su propia seguridad y la de mantener la ley y el orden”, afirmó.

De acuerdo con el ministro de Defensa, parte de los recursos financieros que se invertirán en la formación de ingenieros haitianos saldrá de la economía resultante de la desmovilización de los efectivos militares en ese país. Brasil inició la reducción de su contingente, que pronto deberá volver a contar con 1.200 hombres, número similar al que registraba antes del terremoto de 2010.

Asimismo, Amorim citó como ejemplos de ayuda de carácter estructurador, la posibilidad de Brasil de prestar apoyo en la formación de la Policía Nacional haitiana, así como la de hacer viable el financiamiento para la construcción de la central hidroeléctrica de Artibonite al norte del país, que podrá resolver el grave problema de la falta de energía eléctrica.

Lamothe enfatizó que una de sus principales preocupaciones es el área de la seguridad. Pidió apoyo para entrenar y equipar una fuerza de acción rápida, un cuerpo de elite militar, capaz de actuar en potenciales situaciones en las que la policía regular no sea suficiente. Según el representante haitiano, esta fuerza estaría constituida por 600 hombres. Amorim se comprometió a ayudar a Lamothe.

Antes de dirigirse a la reunión, Lamothe y su comitiva fueron recibidos por el ministro brasileño con honores militares. Estaban presentes en el encuentro el comandante de la Fuerza Aérea, Brigadier Juniti Saito; los jefes de los Estados Mayores de la Armada, Almirante Eduardo Monteiro Lopes, y del Ejército, General Joaquim Silva e Luna; además del jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General José Carlos De Nardi, y del secretario general de Defensa, Ari Matos Cardoso.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 23
Cargando las Conversaciones