Bomberos de Centroamérica capacitan con militares de los EE. UU.

El ejercicio denominado CENTAM SMOKE reforzó las capacidades de los bomberos de la región centroamericana.
Kay Valle/Diálogo | 15 mayo 2018

Relaciones Internacionales

Treinta bomberos de Centroamérica participaron del ejercicio CENTAM SMOKE 2018, patrocinado por el Comando Sur de los EE. UU. en la Base Aérea Soto Cano en Comayagua, Honduras. (Foto: Kay Valle, Diálogo)

A finales de abril de 2018, bomberos de Centroamérica adquirieron conocimiento y experiencias nuevas por parte de un ejercicio patrocinado por el Comando Sur de los EE. UU. (SOUTHCOM), a través de la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo (FTC-Bravo). El ejercicio, Centroamérica Compartiendo Conocimientos y Experiencias Operacionales Mutuas (CENTAM SMOKE, en inglés), se llevo a cabo entre el 23 y el 27 de abril.

Los participantes desarrollaron sus capacidades de manejo del fuego como el uso de mangueras. (Foto: Maria Pinel, Ejército de los EE. UU.)

El ejercicio realizado en la Base Aérea Soto Cano en Comayagua, Honduras, sede de FTC-Bravo, fue impartido por el Departamento de Bomberos del 612.º Escuadrón de la Base Aérea de la FTC-Bravo. En total, 30 bomberos de Honduras, Guatemala, Panamá, El Salvador, Belice y Nicaragua participaron del entrenamiento.

El objetivo de CENTAM SMOKE es desarrollar las capacidades de las brigadas de bomberos de países de la región, mejorar destrezas para combatir incendios y presentar escenarios nuevos a los participantes. Además, el ejercicio busca unificar las técnicas de combate al fuego para promover el trabajo conjunto en casos de desastres naturales.

“Nosotros no sólo los estamos entrenando a ellos, ellos nos están enseñando a nosotros”, dijo a Diálogo el Sargento Primero del 612.º Escuadrón de la Base Aérea de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Jessie Alberto Cadavid, encargado del entrenamiento CENTAM SMOKE. “Si alguna vez ocurre una emergencia adentro o fuera de la base, ellos ya saben cómo trabajamos nosotros, y si en Centroamérica hay un huracán o un terremoto y a nosotros nos toca ir allá, ya nos conocemos, entonces el trabajo es más fácil”.

Escenarios de práctica

Los bomberos enfrentaron juntos escenarios simulados de incendios de edificios y aeronaves, además de familiarizarse con varios equipos como los helicópteros Sikorsky UH-60 Black Hawk y Boeing CH-47 Chinook. Asimismo, los participantes se concentraron en medidas de seguridad, uso de mangueras, equipos de protección personal y entrenamiento médico básico.

El ejercicio riguroso de cinco días también incluyó una competencia para estimular el desempeño de los bomberos y fomentar el espíritu de camaradería. Los participantes conformaron grupos de cinco miembros encabezados por un líder para enfrentar desafíos como pistas de obstáculos, golpe de riel con una almágana y simulación de rescate vehicular utilizando maniquíes.

Julio César Rivera, oficial de la sección de Salvamento y Extinción de Incendios del Aeropuerto Internacional Monseñor Arnulfo Romero y Galdámez de El Salvador, lleva 26 años en el cuerpo de bomberos. Su participación en el entrenamiento fue la segunda, según comentó a Diálogo.

“En la precedente [2011] sentí la emoción de la primera vez y la expectativa de qué cosas aprendería”, dijo Rivera. “Ahora como oficial al mando, tengo la responsabilidad del grupo de bomberos con la misión de que ellos aprendan y lleven consigo nuevos conocimientos y sean capaces de evaluar cada etapa del entrenamiento”.

Antes de empezar las tareas, los bomberos recibieron instrucción de miembros del 612.º Escuadrón de la Base Aérea. Los instructores detallaron cada paso de los ejercicios en realizarse y las medidas de seguridad necesarias.

n la capacitación de cinco días, los bomberos enfrentaron varios escenarios simulados como incendios en un simulador de aeronave. (Foto: Kay Valle, Diálogo)

“El primero fue el apago [sic] de derrame de combustible en una pista de aterrizaje”, explicó Rivera. “El derrame se produce cuando hay rompimiento del tanque y se forma el incendio bajo de una aeronave”.

En una segunda etapa los bomberos combatieron un incendio en el fuselaje y en la cabina de la aeronave. Según dijo Rivera, el ejercicio permitió a los participantes observar con cercanía la pirólisis –descomposición química de materia orgánica causada por altas temperaturas– y examinar de cerca cómo se forma y se propaga el fuego.

El tercer escenario consistió en extinguir el incendio de un simulador de helicóptero y el cuarto en contener las llamas en un motor y tren de aterrizaje de una aeronave. Entre cada ejercicio, los bomberos se rehidrataban y cambiaban de vestuario en una zona de descanso.

Experiencias nuevas

“Los que hemos recibido esta capacitación seremos el pie de fuerza, el apoyo para la división de aeronáutica [de bomberos de Panamá]”, dijo Kevin David Requena González, bombero estructural del Benemérito Cuerpo de Bomberos de la República de Panamá, asignado a la provincia de Chiriquí. “Adquirí muchos conocimientos, es muy bueno que los bomberos civiles se capaciten y conozcan el accionar de los bomberos militares”.

Para muchos de los bomberos, los escenarios así como las técnicas utilizadas fueron experiencias nuevas. Así fue para Adam Lumsden del Servicio Nacional de Bomberos de Belice.

“Es una oportunidad para ampliar el conocimiento que ya tenemos”, dijo Lumsden a Diálogo. “Realmente no había practicado sobre accidentes aéreos. Ha sido una experiencia maravillosa. Todos los bomberos tienen diferentes procedimientos que fueron compartidos y que llevamos a casa para compartir con los demás e implementarlos”.

A diferencia de sus compañeros centroamericanos, Lumsden no haba español pero dijo que eso no impidió la comunicación. “En la profesión de ser bombero, el idioma no es una barrera. Los estándares y códigos dictados por la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego son los que utilizamos en una emergencia”, detalló Lumsden de la asociación estadounidense con alcance internacional.

El ejercicio trimestral empezó en 2005 como entrenamiento entre los bomberos del 612.º Escuadrón de la Base Aérea y sus homólogos hondureños. El entrenamiento se volvió regional en 2010, cuando se juntaron bomberos de Guatemala. Más de 800 bomberos de Centroamérica participaron de CENTAM SMOKE.

“Es una comunidad de bomberos que aprenden [el uno del otro]”, concluyó el Sgto 1.º Cadavid. “Y [esa comunidad] se prepara para trabajar en conjunto en cualquier parte de Centroamérica. Los bomberos somos una familia”.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 1
Cargando las Conversaciones