La Armada boliviana combatirá el narcotráfico en el Lago Titicaca

Por Dialogo
marzo 09, 2015



En marzo se espera que la Armada de Bolivia lance una unidad especial para ayudar a la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia a combatir el narcotráfico en el Lago Titicaca, según afirmó recientemente el Vicealmirante Waldo Calla, Comandante de la Marina.

“Hemos detectado mucha actividad, no solamente de narcotráfico, sino también de contrabando en el Lago Titicaca y, por ello, la Armada de Bolivia está estableciendo una unidad específica que quedará bajo la jurisdicción del Cuarto Distrito Naval."

Citando motivos de seguridad, el Vicealmirante Calla no reveló dónde ni exactamente cuándo se desplegaría la unidad, pero dijo que la unidad sería móvil, para poder sorprender a los narcotraficantes.

El anuncio se ha producido solamente semanas después de que Bolivia y Perú comenzasen a trabajar juntos contra el narcotráfico y otras actividades ilícitas a lo largo de la frontera entre ambas naciones. Están empleando un sistema de satélite las 24 horas del día para detectar envíos de narcóticos en el Lago Titicaca, que abarca ambos lados de la frontera. Las Armadas, Fuerzas Aéreas y policías antinarcóticos de ambos países trabajan juntas para parar e inspeccionar navíos sospechosos.

Las naciones andinas continúan trabajando juntas por tierra para combatir el narcotráfico y el cultivo de coca, el principal ingrediente utilizado para producir cocaína. Las fuerzas armadas y policiales de ambas naciones concentran sus iniciativas de erradicación de cultivos de coca en comunidades fronterizas bolivianas, como Apolo y San Fermín, y en la región peruana del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

Los narcotraficantes transportan aproximadamente la mitad de las 450 toneladas de cocaína producidas en Perú anualmente a Bolivia por avión antes de enviar las drogas a Centroamérica, Norteamérica, Brasil, México, Europa y Asia.

Sin embargo, en los últimos meses, fuerzas de seguridad peruanas han dificultado el uso de narcoaviones por parte de los grupos nacotraficantes, destruyendo al menos 60 pistas de aterrizaje clandestinas utilizadas por los traficantes, incluidas muchas en el VRAEM.

En 2012, las organizaciones delictivas cultivaron más de 60.000 hectáreas de coca en Perú, que cuenta con 13 regiones de cultivo de coca. La gran mayoría de la coca producida en el país - el 93% - se emplea para producir drogas ilegales y el resto se usa para el consumo tradicional y para la industria, según la Comisión Nacional de Perú para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA).

Bolivia también ha progresado en la lucha contra el narcotráfico y el cultivo de drogas.

Desde 2010, Bolivia ha reducido el número de hectáreas utilizadas para cultivar coca ilegalmente, de 34.500 a 23.200, según un comunicado de prensa del Viceministerio de Defensa Social, emitido el 18 de noviembre de 2014.


En marzo se espera que la Armada de Bolivia lance una unidad especial para ayudar a la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN) de Bolivia a combatir el narcotráfico en el Lago Titicaca, según afirmó recientemente el Vicealmirante Waldo Calla, Comandante de la Marina.

“Hemos detectado mucha actividad, no solamente de narcotráfico, sino también de contrabando en el Lago Titicaca y, por ello, la Armada de Bolivia está estableciendo una unidad específica que quedará bajo la jurisdicción del Cuarto Distrito Naval."

Citando motivos de seguridad, el Vicealmirante Calla no reveló dónde ni exactamente cuándo se desplegaría la unidad, pero dijo que la unidad sería móvil, para poder sorprender a los narcotraficantes.

El anuncio se ha producido solamente semanas después de que Bolivia y Perú comenzasen a trabajar juntos contra el narcotráfico y otras actividades ilícitas a lo largo de la frontera entre ambas naciones. Están empleando un sistema de satélite las 24 horas del día para detectar envíos de narcóticos en el Lago Titicaca, que abarca ambos lados de la frontera. Las Armadas, Fuerzas Aéreas y policías antinarcóticos de ambos países trabajan juntas para parar e inspeccionar navíos sospechosos.

Las naciones andinas continúan trabajando juntas por tierra para combatir el narcotráfico y el cultivo de coca, el principal ingrediente utilizado para producir cocaína. Las fuerzas armadas y policiales de ambas naciones concentran sus iniciativas de erradicación de cultivos de coca en comunidades fronterizas bolivianas, como Apolo y San Fermín, y en la región peruana del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

Los narcotraficantes transportan aproximadamente la mitad de las 450 toneladas de cocaína producidas en Perú anualmente a Bolivia por avión antes de enviar las drogas a Centroamérica, Norteamérica, Brasil, México, Europa y Asia.

Sin embargo, en los últimos meses, fuerzas de seguridad peruanas han dificultado el uso de narcoaviones por parte de los grupos nacotraficantes, destruyendo al menos 60 pistas de aterrizaje clandestinas utilizadas por los traficantes, incluidas muchas en el VRAEM.

En 2012, las organizaciones delictivas cultivaron más de 60.000 hectáreas de coca en Perú, que cuenta con 13 regiones de cultivo de coca. La gran mayoría de la coca producida en el país - el 93% - se emplea para producir drogas ilegales y el resto se usa para el consumo tradicional y para la industria, según la Comisión Nacional de Perú para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA).

Bolivia también ha progresado en la lucha contra el narcotráfico y el cultivo de drogas.

Desde 2010, Bolivia ha reducido el número de hectáreas utilizadas para cultivar coca ilegalmente, de 34.500 a 23.200, según un comunicado de prensa del Viceministerio de Defensa Social, emitido el 18 de noviembre de 2014.
Share