Bolivia y Perú utilizarán satélites contra tráfico de drogas en el Lago Titicaca

Bolivia and Peru to Use Satellites against Drug Trafficking on Lake Titicaca

Por Dialogo
diciembre 11, 2014




Gracias a un reciente acuerdo entre Perú y Bolivia para trabajar conjuntamente contra el narcotráfico y otras actividades delictivas a lo largo de su frontera común, embarcaciones de las Armadas de ambos países utilizarán un sofisticado sistema de satélites para detectar embarques de drogas en el Lago Titicaca, que se encuentra entre ambos países.

A partir de 2015, las operaciones de intercepción de drogas en el Lago Titicaca serán coordinadas por las fuerzas navales y policiales de los dos países. El sistema de satélites permite a los agentes policiales y militares monitorear la actividad en el lago las 24 horas.

Oficiales de enlace de ambos países cooperarán en cada misión de intercepción de drogas, mientras que las policías antinarcóticos de Bolivia y Perú formarán equipo para procesar las coordenadas de la embarcaciones sospechosas en el lago.

Dichas intercepciones las realizarán buques de las Marinas peruana y boliviana, con apoyo de las fuerzas aéreas de los dos países. [Una flota de Súper Pumas bolivianos.]?

A largo plazo, esta estrecha cooperación será de ayuda para ambos países.

“La experiencia nos ha demostrado que cuando dos países combinan sus sistemas de inteligencia, sus fuerzas operativas y sus decisiones políticas, los resultados mejoran", según Alberto Otárola Peñaranda, Presidente Ejecutivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas de Perú (DEVIDA), tal como lo reportó EjuTv
en su sitio de Internet.

“Este tipo de cooperación entre países es positiva. Perú y Bolivia están haciendo un gran esfuerzo para tratar de cerrar la ruta aérea de la cocaína”, sostuvo César Ortiz Anderson, Presidente de la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (APROSEC) de Perú.

Acuerdo también insta a esfuerzos de erradicación


Funcionarios de los dos países, incluyendo a Otálora y Felipe Cáceres, Viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas de Bolivia, firmaron el acuerdo el 11 de noviembre durante la cuarta reunión de la Comisión Mixta Peruano–Boliviana en Lima, Perú.

Se hace un llamado para que las fuerzas de seguridad de los dos países cooperen en la erradicación de los sembradíos ilegales que cultivan algunos granjeros en la región fronteriza. La coca ilegal es el principal ingrediente en la producción de cocaína.

A partir de 2015, las fuerzas militares y policiales de ambos países concentrarán sus esfuerzos de erradicación en comunidades fronterizas de Bolivia, tales como Apolo y San Fermín, así como en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), del lado peruano.

“En estas zonas se tomarán medidas específicas de modo tal que las fuerzas policiales de ambos países puedan intervenir conjuntamente y así evitar que escapen los traficantes de drogas de uno a otro lado de la frontera", expresó Otárola.

Ambos países han realizado avances en la erradicación de los cultivos ilegales de coca en años recientes.

Desde 2010, Bolivia ha reducido el número de hectáreas usadas para cultivar coca, de 34.500 hectáreas a 23.200 hectáreas, de acuerdo con una nota de prensa del Viceministerio de Defensa Social fechado el 18 de noviembre.

El gobierno peruano ya ha excedido su meta de erradicar 30.000 hectáreas de coca cultivada ilegalmente en 2014. Para finales de noviembre, las fuerzas policiales y militares del Perú habían destruido más de 30.300 hectáreas de coca cultivada ilegalmente.

Es importante proporcionar alternativas a los granjeros que han estado cultivando coca ilegal. Para atacar este tópico, la reunión bilateral del 11 de noviembre también estableció grupos de trabajo para la cooperación en el área de un desarrollo alterno total y sustentable, prevención del consumo, rehabilitación y control del tráfico ilegal de drogas y delitos relacionados.

Combate al tráfico aéreo de droga


El acuerdo firmado no se limita a la cooperación terrestre y sobre las aguas del Lago Titicaca. También se hace un llamado para que las fuerzas de seguridad de ambas naciones compartan información de inteligencia, a modo de poder cerrar las rutas aéreas utilizadas por los traficantes de droga, quienes cruzan la frontera compartida por Perú y Bolivia.

Los traficantes de droga han establecido un corredor aéreo entre las dos naciones para evadir la ley y transportar la droga a los mercados de Argentina, Brasil y Paraguay, según ha informado el periódico La Razón.


Bajo este acuerdo, los dos países se comprometen a "redoblar nuestros esfuerzos para el establecimiento y la implementación de mecanismos mucho más efectivos para el intercambio de información e inteligencia mediante el uso de sensores aéreos para detectar espacios aéreos sin supervisión", afirmó Cáceres.

Los narcotraficantes utilizan rutas aéreas para transportar cocaína desde Perú, el mayor productor mundial de la droga, hacia Brasil, el segundo mayor mercado de consumidores. Las autoridades policiales calculan que hasta 90% de las 200 toneladas de cocaína que se trafican desde la región del VRAEM cada año es transportado en narcovuelos, según insightcrime.org .


Este acuerdo “es un hito de una cooperación binacional real destinada a reforzar la seguridad”, expresó Cáceres durante la ceremonia de firma. “Las operaciones realizadas por las fuerzas militares y policiales contra el tráfico de drogas darán resultados positivos."



Gracias a un reciente acuerdo entre Perú y Bolivia para trabajar conjuntamente contra el narcotráfico y otras actividades delictivas a lo largo de su frontera común, embarcaciones de las Armadas de ambos países utilizarán un sofisticado sistema de satélites para detectar embarques de drogas en el Lago Titicaca, que se encuentra entre ambos países.

A partir de 2015, las operaciones de intercepción de drogas en el Lago Titicaca serán coordinadas por las fuerzas navales y policiales de los dos países. El sistema de satélites permite a los agentes policiales y militares monitorear la actividad en el lago las 24 horas.

Oficiales de enlace de ambos países cooperarán en cada misión de intercepción de drogas, mientras que las policías antinarcóticos de Bolivia y Perú formarán equipo para procesar las coordenadas de la embarcaciones sospechosas en el lago.

Dichas intercepciones las realizarán buques de las Marinas peruana y boliviana, con apoyo de las fuerzas aéreas de los dos países. [Una flota de Súper Pumas bolivianos.]?

A largo plazo, esta estrecha cooperación será de ayuda para ambos países.

“La experiencia nos ha demostrado que cuando dos países combinan sus sistemas de inteligencia, sus fuerzas operativas y sus decisiones políticas, los resultados mejoran", según Alberto Otárola Peñaranda, Presidente Ejecutivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas de Perú (DEVIDA), tal como lo reportó EjuTv
en su sitio de Internet.

“Este tipo de cooperación entre países es positiva. Perú y Bolivia están haciendo un gran esfuerzo para tratar de cerrar la ruta aérea de la cocaína”, sostuvo César Ortiz Anderson, Presidente de la Asociación Pro Seguridad Ciudadana (APROSEC) de Perú.

Acuerdo también insta a esfuerzos de erradicación


Funcionarios de los dos países, incluyendo a Otálora y Felipe Cáceres, Viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas de Bolivia, firmaron el acuerdo el 11 de noviembre durante la cuarta reunión de la Comisión Mixta Peruano–Boliviana en Lima, Perú.

Se hace un llamado para que las fuerzas de seguridad de los dos países cooperen en la erradicación de los sembradíos ilegales que cultivan algunos granjeros en la región fronteriza. La coca ilegal es el principal ingrediente en la producción de cocaína.

A partir de 2015, las fuerzas militares y policiales de ambos países concentrarán sus esfuerzos de erradicación en comunidades fronterizas de Bolivia, tales como Apolo y San Fermín, así como en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), del lado peruano.

“En estas zonas se tomarán medidas específicas de modo tal que las fuerzas policiales de ambos países puedan intervenir conjuntamente y así evitar que escapen los traficantes de drogas de uno a otro lado de la frontera", expresó Otárola.

Ambos países han realizado avances en la erradicación de los cultivos ilegales de coca en años recientes.

Desde 2010, Bolivia ha reducido el número de hectáreas usadas para cultivar coca, de 34.500 hectáreas a 23.200 hectáreas, de acuerdo con una nota de prensa del Viceministerio de Defensa Social fechado el 18 de noviembre.

El gobierno peruano ya ha excedido su meta de erradicar 30.000 hectáreas de coca cultivada ilegalmente en 2014. Para finales de noviembre, las fuerzas policiales y militares del Perú habían destruido más de 30.300 hectáreas de coca cultivada ilegalmente.

Es importante proporcionar alternativas a los granjeros que han estado cultivando coca ilegal. Para atacar este tópico, la reunión bilateral del 11 de noviembre también estableció grupos de trabajo para la cooperación en el área de un desarrollo alterno total y sustentable, prevención del consumo, rehabilitación y control del tráfico ilegal de drogas y delitos relacionados.

Combate al tráfico aéreo de droga


El acuerdo firmado no se limita a la cooperación terrestre y sobre las aguas del Lago Titicaca. También se hace un llamado para que las fuerzas de seguridad de ambas naciones compartan información de inteligencia, a modo de poder cerrar las rutas aéreas utilizadas por los traficantes de droga, quienes cruzan la frontera compartida por Perú y Bolivia.

Los traficantes de droga han establecido un corredor aéreo entre las dos naciones para evadir la ley y transportar la droga a los mercados de Argentina, Brasil y Paraguay, según ha informado el periódico La Razón.


Bajo este acuerdo, los dos países se comprometen a "redoblar nuestros esfuerzos para el establecimiento y la implementación de mecanismos mucho más efectivos para el intercambio de información e inteligencia mediante el uso de sensores aéreos para detectar espacios aéreos sin supervisión", afirmó Cáceres.

Los narcotraficantes utilizan rutas aéreas para transportar cocaína desde Perú, el mayor productor mundial de la droga, hacia Brasil, el segundo mayor mercado de consumidores. Las autoridades policiales calculan que hasta 90% de las 200 toneladas de cocaína que se trafican desde la región del VRAEM cada año es transportado en narcovuelos, según insightcrime.org .


Este acuerdo “es un hito de una cooperación binacional real destinada a reforzar la seguridad”, expresó Cáceres durante la ceremonia de firma. “Las operaciones realizadas por las fuerzas militares y policiales contra el tráfico de drogas darán resultados positivos."
Share