Cielos despejados para el SICOFAA

El Sistema de Cooperación de las Fuerza Aéreas Americanas cobra mayor relevancia en Latinoamérica.
Marcos Ommati/Diálogo | 7 noviembre 2016

Capacitación y Desarrollo

Los coroneles de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Anthony Cook (de pie) y Alberto Moreno dan una presentación sobre SICOFA en SOUTHCOM, el 27 de octubre. (Foto: Marcos Ommati / Diálogo)

Tan solo unas horas después del terremoto de magnitud 7,8 que sacudió Ecuador el 16 de abril de 2016, el gobierno del país envió una solicitud de ayuda a varias naciones de la región. A pocas horas de la tragedia, la Fuerza Aérea del Ecuador comenzó a recibir respuestas a su solicitud de ayuda por parte de Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Honduras, Panamá, Perú y República Dominicana.

Esto fue posible en parte porque la nación andina es miembro del Sistema de Cooperación entre las Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA), una organización voluntaria apolítica dedicada a la promoción de la cooperación, unidad e interoperabilidad entre las fuerzas aéreas del hemisferio occidental. A causa de la respuesta rápida de los miembros de SICOFAA en las primeras 72 horas después de la tragedia, se salvaron 113 vidas ecuatorianas.

Aun cuando el SICOFAA fue fundado en 1961 en la primera reunión de jefes aéreos de la región, fue activada en una emergencia real por primera vez durante la tragedia de Ecuador debido a que el enfoque en ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre (HA/DR, por sus siglas en inglés) se convirtió en punto central desde 2010. En esa oportunidad, los jefes aéreos pidieron que la institución adoptara HA/DR como enfoque principal y como resultado, añadieron el ejercicio práctico “Cooperación” al ciclo anual. Chile fue el anfitrión de “Cooperación I” ese mismo año.

El impresionante resultado de la respuesta del SICOFAA al terremoto de Ecuador en 2016, que desbordó rápidamente la capacidad de respuesta de la nación, fue posible en parte debido a la capacitación llevada a cabo durante los ejercicios anuales “Cooperación”, llevados a cabo desde el 2010, y conforme con su Manual de Operaciones Aéreas Combinadas para la Ayuda Humanitaria y Desastres, publicado después del ejercicio “Cooperación I.”

Trabajo en colaboración

“En el SICOFAA hablamos de muchos temas de cooperación, pero el tema en el que todos parecemos estar de acuerdo, y que todos necesitamos, es el de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre. Fuera de este alcance, hay varios temas en los que trabajamos, como seguridad aérea, búsqueda y rescate, etc.”, explicó el Coronel de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Anthony Cook, nuevo Secretario General del SICOFAA. “El enfoque en ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre es simplemente una parte del SICOFAA. Somos, digamos, el motor de la Conferencia de Jefes de Fuerzas Aéreas Americanas (CONJEFAMER), que fue creada en 1961 por la iniciativa del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de los EE. UU. CONJEFAMER normalmente se reúne en junio, y es el evento que culmina cada ciclo del SICOFAA”, remarcó.

El Cnel. Cook, junto su homólogo saliente, el Coronel Alberto Moreno, hablaron con Diálogo en octubre, durante una visita al Comando Sur de los Estados Unidos (SOUTHCOM por sus siglas en inglés), para hablar sobre la importancia de incluir al SICOFAA durante la planificación de los intercambios entre los EE. UU. y las naciones amigas de Centroamérica, Sudamérica y el Caribe. “Esta sinergia es importante porque estamos relacionándonos continuamente con las naciones asociadas; tenemos cinco conferencias al año en todo el teatro de operaciones. Es una herramienta de integración eficaz para estimular la cooperación e integración entre las fuerzas aéreas del hemisferio occidental”, dijo el Cnel. Cook. “Por ejemplo, con el tiempo nos gustaría aprovechar el Ejercicio de Simulación Fuerzas Aliadas Humanitarias (FAHUM), para posiblemente expandirlo a un ejercicio conjunto”.

El ciclo de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre del SICOFAA se basa en una rotación de tres años: el primer año se dedica a temas de interés para que sean tenidos en cuenta por los comités; el segundo año se concentra en la preparación de un ejercicio de simulación de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre; y el tercer año está designado para el ejercicio práctico de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre. En abril de 2013, se celebró en Argentina “Cooperación II”, un ejercicio de simulación de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre, en preparación para el ejercicio práctico de ayuda humanitaria y socorro en casos de desastre de 2014, “Cooperación III”, en Perú. Argentina nuevamente organizó un ejercicio virtual, “Cooperación IV”, en 2016, y actualmente se está llevando a cabo la planificación de “Cooperación V”, un ejercicio práctico que tendrá lugar en Puerto Montt, Chile, en septiembre de 2017.

Estos ejercicios reales y virtuales son los que diferencian al SICOFAA de otras organizaciones análogas como la Conferencia de Ejércitos Americanos, la Conferencia Naval Inter Americana, y también la Junta Interamericana de Defensa (JID). Según el Cnel. Cook, “sabemos que la Conferencia de Ejércitos Americanos va a tratar de implementar un programa similar para que puedan iniciar un ejercicio virtual. Uno de los objetivos es hacerlo pronto, por lo que tal vez en el futuro podremos unir nuestros esfuerzos para colaborar en estos ejercicios”.

Un idioma común

Otra diferencia entre el SICOFAA y otras instituciones análogas es el uso de un idioma estándar para las comunicaciones entre sus miembros, en este caso, el español. Esa fue una de las primeras decisiones durante el ejercicio “Cooperación I” en 2010. “Dije, ‘Estamos empezando de cero, pero lo más importante ahora mismo es acordar qué idioma queremos usar para las operaciones aéreas durante un desastre’, ya que venían tripulaciones aéreas brasileñas hablando en portugués, canadienses y estadounidenses hablando inglés, y así sucesivamente. Y los demás, en español. Imagine todos esos idiomas en un centro de operaciones aéreas. No hay forma de poderse comunicar. Hay demasiada confusión. Así pues, decidimos escoger un idioma para las operaciones, y se eligió el español”, explicó el Cnel. Moreno.

En 2013, durante el mando del Cnel. Moreno como Secretario General del SICOFAA, la organización escogió un idioma común para las operaciones y creó una doctrina común. Algunos eventos son ahora completamente monitoreados, y el software que utiliza la institución en centros de operaciones aéreas es ahora uniforme.

No obstante, hay una pieza, según el Cnel. Moreno, que aún falta para que el SICOFAA disponga de un procedimiento normalizado en todos los ámbitos. “Un curso del Centro de Operaciones Aéreas Combinadas (CAOC, por sus siglas en inglés) que necesita ser uniforme en todos los países participantes. Un curso sobre cómo operar en un centro de operaciones aéreas combinadas. Cuanto más grandes sean las fuerzas aéreas, mejor saben trabajar en esa clase de centros. Pero para la mayoría de las fuerzas aéreas más pequeñas, esa es la primera vez que están dentro de un centro de operaciones aéreas, y no digamos dentro de un centro de operaciones aéreas combinadas tan complejo. Es abrumador para ellos”, dijo el Cnel. Moreno. “Esta capacitación también nos ayudará a administrar un centro usando procedimientos del SICOFAA. El concepto, cuando ocurre un desastre, es haber capacitado a los militares para que usen los centros de operaciones aéreas en sus propios países” aseguró.

El camino a seguir

Este podría ser uno de los retos más grandes para el Cnel. Cook en los años venideros con el SICOFAA. “Está definitivamente incluido en mi lista de prioridades, pero también tenemos que seguir encontrando formas para ser pertinentes, además de la asistencia humanitaria y el socorro”, observó. “Esa es un área especializada donde nos adaptamos bien, pero quiero tener cuidado de satisfacer los deseos de los jefes aéreos – uno de esos deseos es seguir siendo una organización voluntaria apolítica”, concluyó el Cnel. Cook.

Esta es definitivamente una gran tarea, ya que el SICOFAA está compuesta por 20 países miembros: Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Hay también cinco naciones observadoras: Belice, Costa Rica, Haití, Jamaica y Trinidad y Tobago; y dos organizaciones observadoras: la Academia de Fuerzas Aéreas Interamericanas y la JID. “Anthony [el Cnel. Cook] es definitivamente la persona adecuada para afrontar estos retos. Es un experimentado especialista en asuntos regionales que ha servido en funciones múltiples en toda la región. Estoy seguro que lo hará muy bien”, concluyó el Cnel. Moreno.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 73
Cargando las Conversaciones