Belice ofrece una alternativa educativa a jóvenes

La Fuerza de Defensa de Belice trabaja con la Guardia Nacional del Ejército de Luisiana para ayudar a que jóvenes en situaciones de riesgo puedan cambiar de vida.
Geraldine Cook/ Diálogo | 10 mayo 2019

Capacitación y Desarrollo

El Programa de Desafío Juvenil brinda a los cadetes valores militares, habilidades y disciplina para triunfar en la vida. (Foto: Geraldine Cook, Diálogo)

Delrick Sankey observaba por una ventana del Centro de detención juvenil a los estudiantes, mientras realizaban los ejercicios militares del Programa de Desafío Juvenil de Belice (BYC en inglés), y deseaba estar allí. Tenía 14 años y cumplía una condena de nueve meses en la ciudad de Belice.

“Yo era un adolescente en situación de riesgo. No tenía autoestima y no sabía qué hacer con mi vida”, dijo Sankey, estudiante del BYC, quien (hasta la fecha) completó siete de los 10 meses del programa residencial. “Antes los veía [a los estudiantes] hacer actividades físicas y competir; entonces me di cuenta de que quería ser como ellos. Si ellos podían hacerlo, yo también”. Aquellos días quedaron en el pasado. Una vez que recuperó su libertad, Sankey se anotó en el BYC.

“El BYC es para jóvenes que quieren cambiar su vida”, explicó Sankey. “Estoy listo para regresar a la sociedad y dejar atrás todo lo malo que hice”. Ahora Sankey sueña con unirse a la Guardia Costera de Belice.

El BYC es un programa educativo alternativo para jóvenes de 15 a 17 años, en riesgo de involucrarse en actividades criminales o incurrir en conductas negativas. El programa se creó en noviembre de 2016, durante la reorganización del Cuerpo Nacional de Servicio de Cadetes Juveniles. El programa, basado en el Programa Desafío Juvenil (YCP en inglés) de la Guardia Nacional del Ejército de Luisiana (LANG en inglés), comenzó en octubre de 2017.

El BYC depende del Ministerio de Defensa y del Ministerio de Desarrollo Humano, Transformación Social y Reducción de la Pobreza, de Belice. La Fuerza de Defensa de Belice (BDF en inglés) y el Departamento de Rehabilitación Comunitaria se encargan de administrar el programa.

“Nuestra misión es intervenir y recuperar las vidas de adolescentes en riesgo para que se conviertan en jóvenes con los valores, habilidades, formación y disciplina necesarios para que les vayan bien en su vida como adultos”, expresó el Capitán de la BDF Ivan Locario, subdirector interino del BYC. “Nuestro objetivo primordial es formar ciudadanos productivos para la nación”.

Cambiar vidas

Hace un año, Davin López, un adolescente de 15 años de la localidad de Seine Bight, en el sur de Belice, no soñaba con un futuro mejor. Fue expulsado de la escuela secundaria, consumía drogas y participaba en peleas callejeras y en robos.

Cuando se enteró del BYC en la radio se inscribió en el programa y logró ingresar. López, que ahora es estudiante del BYC y planea graduarse en julio, quiere ser cocinero; está decidido a ser un ciudadano de bien y ayudar a otros.

El grupo de la Fuerza de Defensa de Belice y de la Guardia Nacional del Ejército de Luisiana se graduaron en el curso de Instructor del Programa de Desafío, en el Centro Long Gillis de Carville, Luisiana, en septiembre de 2017. (Foto: Guardia Nacional del Ejército de Luisiana, EE. UU.)

“Al principio no quería seguir las reglas del BYC, pero ahora es distinto. Tengo disciplina, los instructores me ayudaron mucho”, contó López. “Si no hubiera encontrado al BYC estaría muerto”.

El BYC tiene 40 alumnos de todo el país; tienen la oportunidad de aprender fuera del sistema escolar tradicional. Los cadetes adoptan valores, disciplina, trabajo en equipo, formación vocacional y conocimientos académicos del mundo militar. El programa cuenta además con consejeros, trabajadores sociales y mentores.

“Nuestro trabajo favorece los intereses de los jóvenes”, aseguró el Cap. Locario. “La estructura y disciplina que impartimos todos los días muestra a los cadetes que no importa de dónde sean o cómo empezaron; lo importante es cómo terminan. La disciplina que les transmitimos y las historias que les contamos les permite darse cuenta que pueden cambiar sus vidas”.

El programa tiene dos fases: residencial y posresidencial. Durante la fase residencial de 10 meses, los cadetes aprenden habilidades para afrontar la vida, como el manejo de la ira y la autoestima. Aprenden a leer y escribir, se preparan para presentar exámenes y terminar su educación secundaria, además de realizar actividades vocacionales específicas como agricultura, carpintería y hotelería. Luego de su graduación, los cadetes regresan a sus hogares para comenzar la fase posresidencial de 12 meses, en donde continúan su educación o comienzan a trabajar con el apoyo de la comunidad y sus mentores.

LANG apoya el programa juvenil

Desde 1996, la LANG y la BDF tienen una fuerte asociación mediante el Programa de Asociación Estatal de la Guardia Nacional de los EE. UU. A lo largo de 36 años las instituciones intercambiaron entrenamiento, ejercicios combinados, preparación en caso de catástrofes y ejercicios de asistencia humanitaria.

En 2014, la LANG comenzó a trabajar con el programa juvenil de la BDF, en donde compartieron lecciones y experiencias del YCP. Desde 1993, el YCP trabaja con jóvenes de ambos sexos de entre 16 y 18 años en un programa de 17 meses de duración. Hasta ahora, hay 24 025 cadetes graduados.

“Nuestro objetivo en el BYC es igual al del Programa de Desafío Juvenil en Luisiana: proporcionar a los jóvenes una oportunidad para triunfar, para vivir sus sueños y para contribuir a la sociedad en una forma positiva”, expresó el General de División de los EE. UU. Glenn H. Curtis, jefe administrativo de la LANG. “El BYC crecerá. La BDF infunde un sentimiento de orgullo, responsabilidad y disciplina en los jóvenes”.

“Como sociedad, ya sea en Belice o en Luisiana, ayudamos a que los adolescentes tengan la oportunidad de triunfar y puedan transmitirlo a la próxima generación”, concluyó el Gral. de Div. Curtis.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 134
Cargando las Conversaciones