El BAP “Carrasco”, uno de los mejores buques oceanográficos del mundo

La Marina de Guerra del Perú cuenta con la más avanzada tecnología para trabajos de investigación en diversas latitudes, como la Antártida.
Gonzalo Silva Infante/Diálogo | 13 junio 2017

Capacitación y Desarrollo

El BAP Carrasco ya se encuentra listo para cumplir misiones de investigación científica en beneficio del Perú y de la comunidad internacional. (Foto: Dirección de Información de la Marina del Perú).

Un importante salto de calidad ha dado el Perú con la reciente adquisición del buque oceanográfico polar “Carrasco” (BOP-171), denominado así en homenaje al Contralmirante Eduardo Carrasco, quien fuera director de la Escuela Central de la Marina y pionero de la hidrografía peruana. El buque es la gran adquisición del proyecto “Mejoramiento de los Servicios de Investigación Oceanográfica de la Marina de Guerra del Perú, en el Dominio Marítimo y de la Antártida”. Tras 19 meses de trabajo y capacitación constantes, finalmente fue asignado a la Marina el 22 de marzo, y se ha convertido en un gran orgullo para dicha institución y para el país.

El BAP Carrasco se encuentra anclado en la Base Naval del Callao, en Lima, Perú, y es constantemente visitado por científicos y comitivas de distintas instituciones interesadas en hacer uso de sus servicios. (Foto: Dirección de Información de la Marina del Perú).

Tecnología al servicio de la investigación

“Designaron a cuatro oficiales a cargo de la supervisión de la construcción: un comandante para la parte de operaciones, un oficial especialista en la parte electrónica, otro en la parte hidrográfica y otro en la parte de ingeniería”, dijo a Diálogo el Capitán de Fragata Carlos Holguín Valdivia, comandante del buque. El resultado ha superado las expectativas, lo que tiene sumamente contento a todo el cuerpo de la Marina. En el aspecto científico las diferencias son realmente notables. “Dentro de nuestro mar territorial hemos estado trabajando hasta una profundidad de 1.500 metros. El ‘Carrasco’ es bastante más potente en ese sentido. Este buque, dentro de los estándares para aguas profundas, está considerado dentro de los cinco mejores del mundo. Tenemos equipos que ven la cartografía del fondo marino hasta 11,000 metros”, explicó.

Por otro lado, el BAP Carrasco ofrece la gran ventaja de contar con laboratorios dentro de la embarcación. “Ahora tenemos ocho laboratorios. Antes hacías una prueba y tenías que sacarla a tierra para investigarlo, pero ahora ya no tienes que regresar. Compramos equipos y laboratorios que no hay en Perú”, agregó el Cap. de Frag. Holguín.

Entre otras características, el buque cuenta con una plataforma para recibir un helicóptero en la cubierta y carga vehículos autónomos que le permiten ir más allá de su rango de acción en su capacidad de investigación. “El AUV lo tienen siete a ocho países en el mundo. El AUV es un submarino cuyo precio bordea los US$ 2,5 millones, y que permite obtener información precisa y exacta de lo que recoge. El trabajo que hacen algunos de los otros equipos lo hace este solo”, dijo el Teniente 1.º José Sánchez Malpartida, jefe de la División de Propulsión y Auxiliares del buque.

Además de los implementos que carga, el “Carrasco” es avanzado en su propio manejo. “En la propulsión tenemos la última versión del sistema de comando y control. Eso nos permite todos los ejes de libertad: adelante, atrás; izquierda, derecha y giro. Es un buque diseñado para la Antártida, oceanográfico propiamente, a diferencia del Humboldt, con el que íbamos, pero que estaba adaptado”, dijo el Tte. 1.º Sánchez.

El Capitán de Fragata Carlos Holguín Valdivia, primer Comandante del BAP Carrasco, supervisó la construcción del buque. (Foto: Gonzalo Silva Infante, Diálogo).

Creciente interés de la comunidad internacional

El nivel y las posibilidades que ofrece el BAP Carrasco han hecho que distintos países soliciten embarcarse para poder realizar sus estudios e investigaciones. “El Comité Permanente del Pacífico del Sur (CPPS), que ahora tiene su presidencia en Ecuador, hace un crucero regional para ver estudios de los cuatro países (Chile, Colombia, Ecuador y Perú). El presidente de la CPPS dijo que con este buque ya no habría gastos innecesarios de los cuatro países, sino que todos podemos aportar y trabajar juntos en un solo crucero”, explicó Cap. de Frag. Holguín.

Por su parte, Colombia es un país que ha mostrado sumo interés en ser parte de las próximas embarcaciones a la Antártida. “Al no tener un buque científico de esta capacidad, [los colombianos] nos dijeron que les separemos espacio para poder navegar con nosotros. Están interesados en hacer un crucero binacional, compartir gastos e irnos a la Antártida juntos. Este buque tiene todo para hacer trabajos dentro y desplegar gente para hacer trabajos en tierra”, aseguró.

Próximo proyectos

Entre los proyectos futuros del buque, destaca un convenio con el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (INGEMMET) para hacer estudios del fondo marino. Bastó hablar de una característica del buque para llamar su atención. “Tenemos un equipo que permite ver la profundidad y la forma del fondo en 3D. Le dijimos a INGEMMET y se quedaron impresionados,” contó con entusiasmo el Cap. de Frag. Holguín. “Ahora, más allá de la morfología, quieren hacer unos estudios frente a Nazca; este buque lo puede hacer. Tenemos un equipo que te permite ver el fondo del mar hacia abajo, ver el tipo de mar, el tipo de tierra”, agregó.

Y es que la gran capacidad tecnológica del buque abre las puertas a nuevas posibilidades y también a oportunidades por renovar. “Antes había concursos nacionales, que espero que se retomen aprovechando el Carrasco. Universidades presentaban sus mejores proyectos. Los tres primeros eran subvencionados e iban a hacer su estudio a la Antártida. Ese era el gancho para la comunidad científica. Los universitarios ven nuestra capacidad y pueden viajar con nosotros. La idea es incentivar a la comunidad científica y universidades para que participen porque la plataforma es espectacular. Todo lo teórico que te han contado está acá”, dijo.

Por todo ello, para el Cap. de Frag. Holguín, comandar esta embarcación es una gran satisfacción. “Ser el primer comandante de un buque considerado entre los mejores del mundo con esta tecnología te llena de orgullo. Obviamente para ti, para tu familia y amigos. Es lo mejor, es como que te ganes la lotería”, finalizó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 7
Cargando las Conversaciones