Fuerzas armadas de países de lengua portuguesa realizan ejercicio conjunto en Brasil

La Operación Felino adiestró aproximadamente 1.600 militares para su actuación conjunta en misiones de paz y de asistencia humanitaria.
Taciana Moury/Diálogo | 22 noviembre 2017

Capacitación y Desarrollo

Efectivos militares de países de habla portuguesa participaron de la Operación Felino 2017, un adiestramiento militar integrado para operaciones conjuntas en misiones de paz. (Foto: Sargento Primero del EB Alexandre Manfrim, Ministerio de Defensa)

El Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Brasil coordinó la Operación Felino 2017, que se realizó del 18 al 29 de septiembre en la ciudad de Resende, Río de Janeiro, Brasil. El adiestramiento conjunto de las fuerzas armadas que forman parte de la Comunidad de los Países de Lengua Portuguesa (CPLP) tuvo como objetivo realizar un adiestramiento militar integrado para operaciones conjuntas en misiones de paz y de asistencia humanitaria.

Las Fuerzas Armadas de Brasil utilizaron helicópteros durante los ejercicios en el campo. (Foto: Sargento Primero del EB Alexandre Manfrim, Ministerio de Defensa)

La Operación Felino, supervisada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), reunió a aproximadamente 1.600 militares, entre los que había 60 oficiales y asesores extranjeros. Brasil, Angola, Cabo Verde, Guinea-Bisáu, Guinea Ecuatorial, Mozambique, Portugal, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental participaron del ejercicio.

El Coronel del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Walter Marinho de Carvalho Sobrinho, jefe de la sección de Operaciones Complementarias del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, afirmó que la Operación Felino 2017 cumplió con su objetivo. “Fue un instrumento de integración entre las fuerzas armadas de los diversos países, así como de encuentro, para fortalecer nuestros lazos de amistad y despertar nuevos intereses que puedan llegar a ser objeto de cooperación y desarrollo de todos los participantes”, subrayó.

Para el Cnel. Marinho, la participación de Brasil, con un papel preponderante en el escenario internacional, enaltece todavía más la CPLP. “La participación de Brasil en la Operación Felino trae al foro nuevas oportunidades de cooperación, perspectivas distintas para hacer el abordaje de una situación militar, además de fortalecer el grupo, por la importancia del país en el escenario internacional”, dijo el Cnel. Marinho. “Brasil ofrece a los demás países una visión más amplia del contexto internacional por su situación estratégica en Sudamérica”, agregó.

Escenario simulado

Durante la realización de la Operación Felino fueron creados diversos escenarios. “La tropa empezó el ejercicio en un ambiente desfavorable debido a la desconfianza de la población, y tuvo que actuar para neutralizar al grupo oponente que quería dominar a esa población por medio de acciones violentas. A partir de entonces se desarrolló un trabajo de aislar y arrestar a los líderes violentos y conquistar y proteger a la población”, explicó el Cnel. Marinho.

Al final del ejercicio se simuló una catástrofe. En ese escenario la tropa practicó la respuesta inmediata para asistir y socorrer a la población. “Hace falta una complejidad de acciones coordinadas con el objetivo de contribuir a la pacificación de la zona y la minimización de los efectos del desastre sobre la población”, explicó el Cnel. Marinho. Agregó que durante las actividades se ejercitó la planificación integrada entre todos los sectores de un estado mayor, como logística, inteligencia, operaciones navales, terrestres y aéreas, siempre en cumplimiento de las normas de la ONU y del derecho humanitario.

Brasil, con la responsabilidad de toda la infraestructura del ejercicio, suministró las tropas de acuerdo a la planificación que habían establecido los oficiales de todos los países que componen la Fuerza Tarea Conjunta Combinada (FTCC). “La Marina de Brasil (MB), el Ejército de Brasil y la Fuerza Aérea de Brasil emplearon distintos medios en los simulacros, como embarcaciones, helicópteros, drones, vehículos blindados y destacamentos de operaciones especiales, entre otros”, relató el Cnel.  Marinho.

Equipos de la MB realizaron simulacros de descontaminación nuclear, biológica, química y radiológica durante la Operación Felino 2017. (Foto: Marina de Brasil)

Participación de la Marina

El Capitán del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Bruno Lopes Pena fue uno de los 200 militares de la MB que participaron en la Operación Felino. El oficial subrayó la importancia del ejercicio en la preparación de la tropa para misiones de paz. “Fue mi primera vez en la Operación Felino, pero como formé parte de la Agrupación Operativa de la Infantería de Marina de la MINUSTAH, en Haití, en 2012, pude revisar los contenidos y revivir algunas de las experiencias que viví en ese país”, declaró.

El Cap. Pena recordó que durante la operación su equipo se sometió a ciclos de vigilancia, escolta de convoyes, reconocimiento, entrega de víveres, cerco y barrido de áreas, así como también a operaciones de control de disturbios. “Durante esas actividades nos encontrábamos ante problemas militares simulados, como por ejemplo el compromiso con la fuerza adversa, el choque de vehículos, manifestaciones de la población, heridos de la tropa, heridos de la fuerza adversaria o de la población, entre otros”, relató.

La Marina desplazó a militares de la Agrupación Operativa de la Infantería de Marina (GptOpFuzNav, por sus siglas en portugués) para integrar el componente naval de la FTCC de los países participantes. La tropa de la MB incluía militares de combate terrestre, de comandos anfibios, equipos de combate nuclear, biológico, químico y radiológico, además del apoyo de 10 vehículos ligeros y seis pesados.

Según el Teniente Coronel del Cuerpo de Infantería de Marina de Brasil Luis Felippe Valentini da Silva, comandante del 3.º Batallón de Infantería de Marina, el Batallón Paissandu, la Operación Felino fue dirigida siguiendo los mismos patrones de un ejercicio realizado por la Flota de la Fuerza de Infantería de Marina (FFE). “Es un ejercicio que usa la capacidad expedicionaria del Cuerpo de Infantería de Marina, la capacitación de las agrupaciones operativas en operaciones de paz y que complementa el eje de adiestramiento de la FFE, y reafirma nuestra prontitud operativa para futuros escenarios de actuación”, afirmó el Tte. Cnel. Valentini.

El trato con la sociedad civil proporcionó una de las principales lecciones aprendidas durante el ejercicio, de acuerdo con el Cap.  Pena. “Este tipo de operación nos lleva a una constante vigilancia del empleo de las reglas de compromiso para minimizar los efectos colaterales y cuidar la vida humana”, subrayó. Asimismo, reforzó la necesidad de una estructura de comando y control bien establecida para convocar a las tropas que actúan en el área de operaciones.

Mantener la eficiencia del comando y control representó una gran dificultad durante el ejercicio, según la opinión del Cap. Pena. “En este tipo de operación la velocidad con la que evolucionan los eventos en el terreno nos impone una capacidad de procesamiento y respuesta en el Centro de Operaciones de Paz en un mismo ritmo para poder hacer el seguimiento de los eventos”, enfatizó.

Para el Cnel. Marinho, participar en una operación como Felino mantiene a Brasil dentro del contexto internacional y muestra las capacidades profesionales de sus Fuerzas Armadas y de la industria de defensa nacional. “Es una demostración de que Brasil está apto para defender sus intereses y su soberanía, además de trabajar en armonía con otros países para la seguridad global”. El oficial destacó también que los ejercicios permiten que se compartan los conocimientos y las metodologías, y posibilitan el perfeccionamiento del empleo de los medios militares.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 12
Cargando las Conversaciones