Fuerzas aéreas de Colombia, Perú y Brasil realizaron Ejercicio Amazonas I

Con la coordinación del Grupo Aéreo del Amazonas, la Fuerza Aérea de Colombia aportó su experiencia en un ejercicio multinacional de interdicción aérea.
Yolima Dussán/Diálogo | 14 agosto 2017

Capacitación y Desarrollo

En el ejercicio multinacional combinado de interdicción Amazonas I, las fuerzas aéreas de Colombia, Brasil y Perú utilizaron cada una siete aeronaves con diferentes capacidades en la triple frontera. (Foto: Fuerza Aérea de Colombia)

Con el propósito de reducir y prevenir las amenazas transnacionales que se presentan en el área de frontera entre Brasil, Perú y Colombia, las fuerzas del aire de los tres países llevaron a cabo el Ejercicio Multinacional de Interdicción Aérea Amazonas I. Fueron cinco días de simulacros con diferentes protocolos encaminados a contrarrestar delitos comunes que tienden a penetrar la zona: narcotráfico, explotación ilícita de yacimientos mineros, tráfico de armas, inmigración ilegal, tráfico de personas y daño al medioambiente y contrabando.

Personal de aire y tierra de la FAC realizó operaciones durante cinco días. Desde los centros de comando y control en Colombia, Brasil y Perú, se efectuaron cinco misiones de interdicción e interceptación. (Foto: Fuerza Aérea de Colombia)

Resultado de los convenios de cooperación firmados entre ellos, este ejercicio realizado entre el 19 y el 23 de junio, fue el primero que se efectúa en la zona, con la participación de los tres países a la vez. En promedio, cada país utilizó alrededor de siete aeronaves entre búsqueda y rescate, interdicción, interceptores, aviones plataforma y demás. En tripulaciones, 50 personas por fuerza aérea, más otras 100 de apoyo en tierra.

La inauguración tuvo como sede Iquitos, Perú, y contó con la presencia del ministro de Defensa de ese país Jorge Nieto Montesinos y oficiales de la Fuerza Aérea de Brasil (FAB), la Fuerza Aérea del Perú (FAP) y la Fuerza Aérea de Colombia (FAC). El ejercicio requirió un año de preparación y coordinaciones a través del Grupo Aéreo del Amazonas. “Ha habido en la región ejercicios binacionales; pero es la primera vez en la que participan los tres países; es una novedad para el Perú, para Brasil y para Colombia. Supone la combinación de las capacidades de las tres fuerzas aéreas, que están permanentemente en comunicación con los equipos tecnológicos”, afirmó Montesinos en un comunicado de prensa. “El objetivo es evitar que las fronteras se conviertan en una forma de refugio y evasión de la justicia”, remarcó.

Intercambio de medios y tecnología

La base de la actividad se concentró en cinco misiones de entrenamiento en operaciones simuladas de detección, identificación, interceptación y transferencia de tráficos aéreos irregulares en las ciudades fronterizas de Iquitos, Perú; Tabatinga, Brasil y Leticia, Colombia. La Fuerza Aérea colombiana empleó las aeronaves dispuesta para la zona como el A-29 Super Tucano, SR-560, UH-60 Black Hawk, Caravan C-208, A-37, C-26B, y Bell-212 entre otras, para las diferentes misiones. Además, fueron empleados otros medios de vigilancia y alerta temprana en la región amazónica para realizar las tareas de interceptación, seguimiento y transferencia de blancos de interés simulados, en la ruta Sao Gabriel de Cachoeira, Brasil a Iquitos, Perú.

“Fue un ejercicio alineado con los Planes de Operaciones Vigentes en el marco de los acuerdos de cooperación regional con un balance importante”, dijo a Diálogo, el Coronel Jorge Saavedra, director de Defensa Aérea de la FAC. “Reavivamos la cooperación de información, el intercambio de medios y tecnología adquirida por cada país, lo cual se traduce en información con miras a anticiparnos al movimiento de los grupos ilegales y contrarrestarlos”.

Desarrollo de capacidades

El gran objetivo de Amazonas I fue la ejecución de los ejercicios para evitar que los espacios aéreos se violen. Junto con el narcotráfico, la amenaza más sensible, la afectación al medioambiente es de especial atención. Los tres países son conscientes de la importancia del Amazonas como pulmón del mundo y reserva de la humanidad. Por ello, junto con las aeronaves, se utilizaron otros equipos terrestres y sistemas de radar.

Amazonas I incluyó una Jornada de Apoyo al Desarrollo para beneficiar a habitantes de tres poblaciones fronterizas. (Foto: Fuerza Aérea de Colombia)

Para mejorar las capacidades, lo primero es determinar las fallas. Durante las misiones del primer día de Amazonas I, las fuerzas del aire de los tres países detectaron deficiencias en las comunicaciones, en la rapidez para transmitir la información de un país a otro. De inmediato hicieron correcciones para mejorar esa capacidad y magnificarla.

“Para nosotros como FAC, esto no es un entrenamiento; lo tomamos como una operación real. En estos ejercicios el país invierte un dinero importante. Nuestro compromiso es a fondo”, aseguró el Cnel. Saavedra. La FAC participa con su experiencia en interdicción, tema en el que ha desarrollado grandes capacidades por cuenta de la incansable lucha contra el narcotráfico durante los últimos 25 años.

“Tenemos gran experiencia; acumulamos éxitos muy grandes en el tema de interdicción. Hemos contado con el apoyo único de países potencia como Estados Unidos, siendo los únicos en acceder a ayudas de material y equipo que sabemos manejar”, dijo el Cnel. Saavedra.

Amazonas I también incluyó a la comunidad

“La comunidad experimentó una sensación de seguridad enorme. Pudo ver que las fuerzas interactúan, que están al frente de la seguridad de la zona combatiendo los delitos que entorpecen la legalidad de las tres naciones y trabajando por su tranquilidad”, comentó con Diálogo el Coronel de la FAC Julio Gómez Lince, comandante del Grupo Aéreo del Amazonas, en quien recayó gran parte de la coordinación del ejercicio desde el lado colombiano.

Las fuerzas aéreas de Colombia, Perú y Brasil decidieron aprovechar al máximo la cooperación y la estructura desplegada para vincular a la población civil en esta actividad. Para eso realizaron una jornada de apoyo al desarrollo en la que fueron beneficiados más de 500 habitantes de Islandia, en el Perú; Tabatinga, en Brasil, y Santa Sofía, en Colombia, cuyos habitantes requieren de la presencia del estado.

La jornada incluyó atención médica en diferentes especialidades como pediatría, ginecología, odontología y medicina general entre otras. Hubo espacio para el esparcimiento y la entrega de obsequios a la comunidad. También incluyeron una jornada de atención veterinaria.

El balance final no pudo ser mejor. Los tres países comparten un idioma común: el de la cooperación. “Amazonas I fue un ejercicio a partir del cual las tres fuerzas aéreas estandarizamos procedimientos. Esto es de una enorme importancia”, aseguró el Cnel. Gómez. “Estar coordinados resta posibilidades a los grupos ilegales de tener éxito en sus operaciones. Los procedimientos comunes a los que llegamos gracias a las misiones de entrenamiento son el camino para actuar de manera coordinada y segura en el deber de proteger la frontera de los tres países contra las amenazas transnacionales”, concluyó.

Compartir
Comentarios:
Le Gusta la Historia? Si 6
Cargando las Conversaciones