Fuerzas de seguridad argentinas aplican mano dura contra la producción de metanfetaminas

Por Dialogo
diciembre 16, 2013



Grupos del crimen organizado, entre ellos carteles de la droga mexicanos, producen cada vez más cantidad de metanfetaminas en Argentina, según las autoridades.
El país también es un punto importante de trasbordo de productos químicos que se utilizan en la producción de drogas sintéticas, como las metanfetaminas. La efedrina puede se usada legalmente en Argentina para elaborar remedios y jarabes para la tos. Sin embargo, los grupos del crimen organizado la utilizan para producir metanfetaminas.

Fuerzas de seguridad argentinas desmantelan laboratorio de metanfetaminas

Desde 2010, las fuerzas de seguridad han desmantelado docenas de laboratorios de metanfetaminas en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Salta y Tucumán, así también como en la ciudad de Buenos Aires, según informó la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico.
Las Fuerzas Armadas de Argentina, en cooperación con la policía local, clausuraron al menos 43 de estos laboratorios en 2012, informaron las autoridades.

Las fuerzas de seguridad mantienen la violencia bajo control

Según un analista de seguridad, Argentina no ha evidenciado un aumento drástico en los elevados niveles de violencia relacionados con el narcotráfico, gracias en gran parte a los esfuerzos de las fuerzas de seguridad. La falta de violencia puede resultar atractiva para los capos del crimen organizado que desean producir y transportar drogas sin involucrarse en sangrientas batallas con grupos rivales o fuerzas de seguridad.
Para los narcotraficantes, “la ventaja en este país es que la violencia no deriva del tráfico de estas drogas”, dijo Yadira Gálvez, analista de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
El Cartel de Sinaloa, liderado por el capo fugitivo Joaquín “El Chapo” Guzmán, opera en Argentina. La organización criminal transnacional mantiene alianzas con pandillas locales, según los analistas de seguridad. El Cartel de Sinaloa suele transportar de contrabando metanfetaminas, trasladándolas desde Argentina hacia otros países latinoamericanos, Estados Unidos o Europa en vuelos comerciales, precisó Gálvez. Algunas pandillas argentinas también están aliadas con narcotraficantes colombianos.
“El problema que se viene detectando es que las provincias del norte argentino participan en la producción (de drogas) cuyo destino no es solamente Europa (o México y Estados Unidos), sino los mismos países latinoamericanos”, comentó Gálvez.

Contrabando de drogas en equipaje

El Chapo y otros narcotraficantes suelen contrabandear cocaína o metanfetaminas desde Argentina hacia México en el equipaje de los aviones, a veces sin el conocimiento del pasajero que lleva las maletas.
Por ejemplo, en noviembre de 2012, Ernesto de la Torre, un ciudadano mexicano, regresó en avión a su país tras unas vacaciones en Argentina. En el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México, las fuerzas de seguridad descubrieron que su equipaje había sido reemplazado por otro que contenía al menos 10 kilos de cocaína. De la Torre había partido del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini en Buenos Aires por un vuelo de línea chileno que hizo escala en Lima, Perú, antes de seguir hasta México.
Las autoridades detuvieron a de la Torre durante 10 horas aproximadamente y luego lo liberaron tras determinar que el equipaje que contenía cocaína no le pertenecía, sino que había sido reemplazado en el avión por el suyo.

Grupos del crimen organizado argentinos trabajan con carteles de la droga mexicanos

Entre los grupos criminales aliados a los narcotraficantes se encuentran las pandillas Santa Fe y El Cerrito. Asimismo, una pandilla que opera en la zona de Puerto Madero trabaja con el Cartel de Sinaloa.
En agosto de 2012, las fuerzas de seguridad de Argentina capturaron a miembros de una pandilla de narcotraficantes que tenía conexiones con miembros del crimen organizado en Colombia, Perú y Uruguay.
Las fuerzas policiales federales y locales arrestaron a 12 sospechosos, entre ellos nueve colombianos, dos argentinos y un peruano. Además, confiscaron más de 100 kilos de cocaína en Buenos Aires.
El grupo narcotraficantes estaría liderado por John Eduard Martínez Grajalas, un miembro del crimen organizado colombiano conocido como “El Doctor”.
El Doctor tiene conexiones con al menos dos pandillas colombianas que se dedican al narcotráfico, Los Urabeños y Los Machos, indicaron las autoridades.

Mejoras en la seguridad aérea

En los últimos años, las autoridades argentinas han dado pasos importantes para mejorar la seguridad en las fronteras del país y en su espacio aéreo.
Por ejemplo, la Gendarmería Nacional, en cooperación con la Fuerza Aérea Argentina, instaló nuevos radares militares en varias partes del país para detectar aeronaves pequeñas que puedan contrabandear drogas.
Los radares fueron adquiridos en 2010 a pedido de la entonces ministra de Defensa Nilda Garré. Argentina compró equipos de radar a España, que son utilizados a lo largo de la frontera norte del país.
En julio de 2011, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lanzó el Operativo Escudo Norte, en el marco del cual se instalaron sofisticados equipos de radar en la zona fronteriza del norte del país. Desde esa fecha, las fuerzas de seguridad argentinas han detectado más de 800 vuelos ilegales en el espacio aéreo argentino, de los cuales 242 estaban relacionados con el narcotráfico, se informó oficialmente.
“Actualmente, 4.500 efectivos de las Fuerzas Armadas de Argentina, principalmente del Ejército, participarán de tareas de vigilancia y control en la frontera norte, que comprende las provincias de Jujuy, Salta, Formosa, Corrientes y Misiones”, informó el ministro de defensa, Agustín Rossi.
Entre enero y septiembre de 2013, el Operativo Escudo Norte permitió el decomiso de 52 toneladas de marihuana a lo largo de la frontera norte del país.
Según se informó oficialmente, las fuerzas de seguridad argentinas han detectado desde julio de 2011 más de 800 vuelos ilegales en el espacio aéreo argentino, de los cuales 242 estaban relacionados con el narcotráfico.











Share