Se declara culpable el presunto narcotraficante colombiano Richard Mosquera Mosquera

Por Dialogo
diciembre 01, 2014



El narcotraficante colombiano Richard Mosquera Mosquera, conocido como “Pipe”, enfrenta una condena máxima de cadena perpetua luego de declararse culpable en un tribunal federal estadounidense el 25 de noviembre de asociación ilícita para tráfico y distribución de al menos cinco kilogramos de cocaína a los Estados Unidos.

Según las pautas de imposición de condenas federales de los Estados Unidos, Pipe, de 44 años, enfrenta una condena obligatoria mínima de 10 años de cárcel, y una condena máxima de cadena perpetua. Las autoridades de seguridad federales no han anunciado la fecha de dictado de sentencia. Un gran jurado federal en Tampa, Florida, lo acusó el 12 de junio de 2013.

Pipe y otros integrantes de una organización internacional de narcotráfico ingresaron grandes cantidades de cocaína a los Estados Unidos entre 2009 y 2012, según documentos de un tribunal federal estadounidense. El imputado llenaba embarcaciones en la Isla de San Andrés, en Colombia, con cocaína, y organizaba el transporte del cargamento a Honduras. Allí, Pipe pagaba hasta US$500.000 por las drogas, que luego transportaba a los Estados Unidos. En algunas oportunidades, colocaba el dinero que pagaba por las drogas en la misma embarcación que transportaba la cocaína a Honduras. Un operario de la organización de drogas llevaba el dinero y la embarcación de regreso a Colombia.

Pipe también estaba a cargo de distribuir la cocaína en los Estados Unidos, según su declaración de culpabilidad negociada con el gobierno estadounidense.

Efectivos de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de Colombia (DIJIN) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos capturaron a Pipe en Colombia en noviembre de 2013, y las fuerzas de seguridad colombianas luego lo extraditaron a los Estados Unidos.

Policía Federal mexicana incauta más de 5.600 kg de marihuana


La Policía Federal de México (PF) incautó más de 5.600 kg de marihuana y capturó a cuatro individuos en los estados de Nuevo León y San Luis Potosí, informó la Comisión Nacional de Seguridad el 26 de noviembre. Efectivos de la Policía Federal señalaron que la marihuana tenía un valor de aproximadamente 14 millones de pesos, equivalente a US$1 millón.

En Nuevo León, inspeccionaron un camión en un puesto de control vial y allí hallaron 3.135 kg de marihuana distribuida en 595 paquetes. Efectivos de la policía federal detuvieron al conductor, quien llevaba documentos que indicaban que transportaba medicamentos con receta.

En un hecho similar, durante otra detención en el tráfico en San Luis Potosí, un efectivo de la policía federal halló 2.537 kg de marihuana escondida en el interior de un camión que transportaba alfalfa. Tres individuos fueron detenidos.

Contrabando colombiano genera grandes ganancias


Grupos del crimen organizado están contrabandeando una amplia variedad de mercadería ilícita a Colombia, incluyendo ganado, electrodomésticos, whisky e indumentaria, para lavar el dinero proveniente de las drogas. Las organizaciones delictivas muchas veces utilizan las ganancias de las drogas para “comprar” estos y otros objetos en Colombia, como método para legitimizar el dinero.

Según cifras del gobierno federal colombiano, el comercio de contrabando mueve unos US$6.000 millones al año. Grupos del crimen organizado están ampliando sus métodos para lavar dinero proveniente de las drogas en respuesta a las iniciativas de las fuerzas de seguridad colombianas para frenar el lavado de dinero en el sector financiero.

“Estamos hablando de algo que ha mutado”, manifestó el Gral. Gustavo Moreno, director de la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia (POLFA), según insightcrime.org
. “El contrabando no es lo que solía ser; mover bienes de un país a otro sin pagar impuestos o tasas. Hoy en día es un verdadero instrumento [criminal] utilizado no solamente por narcotraficantes, sino también por traficantes de armas, traficantes de personas, extorsionadores y narcoterroristas”.

Los grupos del crimen organizado comenzaron a dejar de colocar el dinero proveniente de las drogas en bancos en 2008, luego de que el gobierno colombiano creara un nuevo sistema para identificar transacciones financieras sospechosas en bancos y otras instituciones financieras, según Luis Suárez, director de la Unidad de Investigación y Análisis Financiero de Colombia (UIAF).




El narcotraficante colombiano Richard Mosquera Mosquera, conocido como “Pipe”, enfrenta una condena máxima de cadena perpetua luego de declararse culpable en un tribunal federal estadounidense el 25 de noviembre de asociación ilícita para tráfico y distribución de al menos cinco kilogramos de cocaína a los Estados Unidos.

Según las pautas de imposición de condenas federales de los Estados Unidos, Pipe, de 44 años, enfrenta una condena obligatoria mínima de 10 años de cárcel, y una condena máxima de cadena perpetua. Las autoridades de seguridad federales no han anunciado la fecha de dictado de sentencia. Un gran jurado federal en Tampa, Florida, lo acusó el 12 de junio de 2013.

Pipe y otros integrantes de una organización internacional de narcotráfico ingresaron grandes cantidades de cocaína a los Estados Unidos entre 2009 y 2012, según documentos de un tribunal federal estadounidense. El imputado llenaba embarcaciones en la Isla de San Andrés, en Colombia, con cocaína, y organizaba el transporte del cargamento a Honduras. Allí, Pipe pagaba hasta US$500.000 por las drogas, que luego transportaba a los Estados Unidos. En algunas oportunidades, colocaba el dinero que pagaba por las drogas en la misma embarcación que transportaba la cocaína a Honduras. Un operario de la organización de drogas llevaba el dinero y la embarcación de regreso a Colombia.

Pipe también estaba a cargo de distribuir la cocaína en los Estados Unidos, según su declaración de culpabilidad negociada con el gobierno estadounidense.

Efectivos de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de Colombia (DIJIN) y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) de los Estados Unidos capturaron a Pipe en Colombia en noviembre de 2013, y las fuerzas de seguridad colombianas luego lo extraditaron a los Estados Unidos.

Policía Federal mexicana incauta más de 5.600 kg de marihuana


La Policía Federal de México (PF) incautó más de 5.600 kg de marihuana y capturó a cuatro individuos en los estados de Nuevo León y San Luis Potosí, informó la Comisión Nacional de Seguridad el 26 de noviembre. Efectivos de la Policía Federal señalaron que la marihuana tenía un valor de aproximadamente 14 millones de pesos, equivalente a US$1 millón.

En Nuevo León, inspeccionaron un camión en un puesto de control vial y allí hallaron 3.135 kg de marihuana distribuida en 595 paquetes. Efectivos de la policía federal detuvieron al conductor, quien llevaba documentos que indicaban que transportaba medicamentos con receta.

En un hecho similar, durante otra detención en el tráfico en San Luis Potosí, un efectivo de la policía federal halló 2.537 kg de marihuana escondida en el interior de un camión que transportaba alfalfa. Tres individuos fueron detenidos.

Contrabando colombiano genera grandes ganancias


Grupos del crimen organizado están contrabandeando una amplia variedad de mercadería ilícita a Colombia, incluyendo ganado, electrodomésticos, whisky e indumentaria, para lavar el dinero proveniente de las drogas. Las organizaciones delictivas muchas veces utilizan las ganancias de las drogas para “comprar” estos y otros objetos en Colombia, como método para legitimizar el dinero.

Según cifras del gobierno federal colombiano, el comercio de contrabando mueve unos US$6.000 millones al año. Grupos del crimen organizado están ampliando sus métodos para lavar dinero proveniente de las drogas en respuesta a las iniciativas de las fuerzas de seguridad colombianas para frenar el lavado de dinero en el sector financiero.

“Estamos hablando de algo que ha mutado”, manifestó el Gral. Gustavo Moreno, director de la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia (POLFA), según insightcrime.org
. “El contrabando no es lo que solía ser; mover bienes de un país a otro sin pagar impuestos o tasas. Hoy en día es un verdadero instrumento [criminal] utilizado no solamente por narcotraficantes, sino también por traficantes de armas, traficantes de personas, extorsionadores y narcoterroristas”.

Los grupos del crimen organizado comenzaron a dejar de colocar el dinero proveniente de las drogas en bancos en 2008, luego de que el gobierno colombiano creara un nuevo sistema para identificar transacciones financieras sospechosas en bancos y otras instituciones financieras, según Luis Suárez, director de la Unidad de Investigación y Análisis Financiero de Colombia (UIAF).


Share