Ambulancia aérea, un servicio gratis de la Fuerza Aérea

Air Ambulance, a Free Service of the Colombian Air Force

Por Marian Romero/Diálogo
octubre 21, 2016

El Centro Nacional de Recuperación de Personal (CNRP) de la Fuerza Aérea de Colombia (FAC) salva la vida de cientos de personas que a diario sufren enfermedades graves o accidentes en las zonas más periféricas del país y que no tienen acceso a un servicio de salud especializado. “Colombia es un país con una geografía muy particular. Enormes montañas, vastas selvas y potentes ríos hacen que el acceso a la salud especializada en las comunidades más pequeñas o más aisladas resulte muy complicado, sobre todo en el momento de una emergencia”, dijo el Coronel Rodrigo Zapata, director de la Dirección de Operaciones Especiales Aéreas y del CNRP a Diálogo. “Tomando en cuenta las amplias capacidades de la FAC y el conocimiento de las regiones, hemos puesto a disposición de la gente elementos suficientes para prestar un servicio de excelente calidad para todo el que lo necesite”, agregó. El CNRP brinda servicio las 24 horas todos los días del año en la totalidad del territorio colombiano. Utiliza nueve aeronaves de primera línea equipadas como unidades de cuidados intensivos y una tripulación de alrededor de 100 miembros, entre pilotos, copilotos, ayudantes de vuelo, enfermeras y médicos especializados en aeromedicina. Las operaciones de rescate se desarrollan desde el CNRP en Bogotá. Las personas que tienen una emergencia pueden dirigirse a la alcaldía o a cualquier puesto de las Fuerzas Armadas o la Policía para solicitar un avión ambulancia. El servicio aéreo puede estar listo para recoger al paciente en menos de una hora si las condiciones meteorológicas lo permiten y hay aeronaves cercanas disponibles. Traslado y evacuación aeromédica Evacuación aeromédica es un método de traslado de urgencia de pacientes, desde una ubicación remota hasta un hospital especializado. Este servicio lo utilizan principalmente campesinos o soldados que se encuentran en zonas remotas y que no tienen acceso a un centro de salud adecuado. Los casos son variados, desde un soldado que ha pisado una mina antipersonal y ha perdido una de sus extremidades hasta un campesino que ha sufrido una mordida de serpiente venenosa. “La situación de conflicto aumentó el nivel de especialización en todo tipo de operaciones misionales y generó la creación de otras capacidades, como el rescate aéreo médico, que ha optimizado la prestación del servicio de seguridad y defensa de la vida de los colombianos”, manifestó el Cnel. Zapata. Manejo de la información y gestión del servicio Si bien la FAC no es la única institución que presta el servicio de ambulancia aérea en el país, cuenta con servicios únicos como la evacuación gratuita de pacientes de urgencia y con la verificación médica por parte de los médicos especializados de la FAC para los traslados. “Este servicio de verificación es importante porque así es posible saber con qué prontitud debemos asistir y qué tan indispensable es la aeronave ambulancia, porque en muchos casos la condición del paciente permite su traslado en una aerolínea comercial. De esta manera, ayudamos a gestionar los recursos de las entidades prestadoras de salud que dan servicio a los pacientes”, afirmó el Cnel. Zapata. Aeronaves y tripulación especializada Todos los tripulantes de estas operaciones tienen una formación especializada en medicina aeroespacial impartida por el Centro de Medicina Aeroespacial (CEMAE) de la FAC. De acuerdo con la Teniente Coronel Eliana Rincón, jefe de la sección de Certificación Aeromédica del CEMAE, “Si bien los médicos que están en las operaciones de rescate son especializados y saben cómo afrontar cualquier situación de emergencia, las condiciones en el aire son distintas. Los cambios de presión y oxígeno son suficientes para alterar el desarrollo normal de un paciente, por eso es indispensable que tanto médicos como enfermeras sepan cómo manejar a un paciente delicado en las alturas”. El CNRP cuenta con nueve aeronaves, seis de ala fija y tres de ala rotatoria, dedicadas exclusivamente a operaciones de evacuación y traslado aeromédico. Entre estas, hay tres helicópteros UH-60 llamados “Escuadrón de ángeles”, pues están equipados con grúas de rescate para la evacuación de los pacientes durante el vuelo estacionario, cuando el aterrizaje en la zona es imposible. El Mayor Héctor Manosalva, quien tiene 16 años de experiencia como piloto de diferentes tipos de aeronaves para la FAC, comentó que él también ha piloteado helicópteros armados durante más de diez años. “La mayoría de las operaciones estaban dirigidas al restablecimiento del orden público. El cambio a las operaciones de rescate ha sido una experiencia muy gratificante porque apoyó la salvaguarda de la vida e integridad de los colombianos de manera directa,” dijo. “Sin nuestro apoyo, las personas que están delicadas de salud no tendrían muchas oportunidades de sobrevivir”, agregó.
Share