2012-04-19

Salvador Cabañas: “Las ganas de jugar no las voy a perder nunca”

Por Hugo Barrios para Infosurhoy – 19/04/2012

ITAUGUÁ, Paraguay — Sudoroso, respirando apresuradamente, pero con una sonrisa en los labios, Salvador Cabañas miró hacia la multitud al pronunciar sus primeras palabras luego de su primer partido oficial de futbol desde que sufrió un disparo en la cabeza.

“El fútbol es mi vida”.

“Estoy muy agradecido por pisar de nuevo este estadio. Las ganas de jugar las tengo y no las voy a perder nunca”, dijo a los reporteros el crack, de 31 años, luego de que el equipo en que ahora milita, el 12 de Octubre, ganara 2-0 al Martín Ledesma F.C. el 14 de abril.

El reencuentro de Cabañas con la pelota se produjo en el estadio que lo vio nacer futbolísticamente en 1998: el “Juan Canuto Pettengill”, perteneciente al Club 12 de Octubre, de Itauguá, ciudad distante a unos 30 kilómetros (18.6 millas) de Asunción.

El partido fue el inaugural del Campeonato de la Primera División B, un torneo de la tercera categoría del fútbol paraguayo. El vencedor del torneo ascenderá a la segunda división del fútbol profesional guaraní.

El partido marcó el retorno de Cabañas a las canchas luego de recibir un disparo en la cabeza el 25 de enero del 2010, en el interior de un bar nocturno de la Ciudad de México, donde el crack jugaba para el América.

Luego de su debut como futbolista profesional en el Club 12 de Octure en Itauguá, fue transferido al Club Guaraní de Asunción en 1999. Regresó el año siguiente al Club 12 de Octubre. En el 2001, lo transfirieron al Audax Italiano de Chile. Continuó su carrera en el Jaguares de Chiapas en México, donde jugó hasta el 2003.

El América de México, equipo para el que anotó125 goles en 218 partidos, lo dejo ir luego del atentado del que fue victima.

Vuelve el héroe

Cabañas fue recibido como un verdadero héroe por los poco más de dos mil espectadores presentes en el estadio, ni bien saltó al campo de juego luciendo el brazalete de capitán, agarrado de la mano de dos infantes y portando una bandera paraguaya.

Entre el público, estaba su padre, Dionisio Cabañas, quien acudió a la cita luciendo la misma camiseta Nº10 que vistió Salvador en 1999 al consagrarse campeón con el 12 de Octubre en la División Intermedia, la segunda categoría del fútbol profesional paraguayo.

“Pasaron más de dos años de que Salvador jugó por última vez un partido oficial de fútbol y su regreso es un hecho que pone muy feliz a toda la familia”, dijo Dionisio, quien llegó a la cita una hora y media antes de que se inicie el juego.“Salvador se preparó como todo un jugador profesional para disputar este torneo, realizó y sigue realizando un tratamiento médico en Argentina y está evolucionando muy bien. Lo que rescato de todo es que él nunca perdió las ganas de volver a jugar”.

La esposa del futbolista, María Lorgia Alonso, dio fe del riguroso tratamiento médico que debió seguir todos estos meses Salvador, quien tiene aún alojada una bala en el cráneo.

“Salvador puede hacer de todo en la cancha, menos cabecear la pelota, ése es el principal pedido que le hacen los doctores. Él vino entrenando con normalidad todas estas semanas con el equipo, hay un cuerpo médico del 12 de Octubre que sigue de cerca su evolución”, dijo Alonso, minutos antes del partido inaugural.

¿Es posible pensar en un eventual retorno de Cabañas también a la selección nacional?

“No hablamos aún de eso", dijo Alonso. "Primero veremos cómo se irá desenvolviendo en la cancha. En estos primeros partidos que le tocará jugar, la gente lo irá viendo y la selección nacional vendrá después”.

Vicenta Morínigo, ama de casa y aficionada del 12 de Octubre, está convencida de que Cabañas recuperará el alto nivel que demostró en torneos de liga de países como Chile y México, así como en la Albirroja.

“Salvador es un hijo del pueblo. Estamos felices por tenerlo de vuelta, Dios lo va a ayudar y confiamos en que llegará al lugar donde estaba como futbolista profesional e internacional”, afirmó Morínigo, de 62 años.

Felipa López, a su lado, está convencida de que con Salvador en el equipo, Paraguay hubiera llegado a instancias más decisivas en el último mundial de Sudáfrica 2010, donde la Albirroja fue eliminada en cuartos de final por el eventual campeón de la Copa del Mundo, España.

“La selección nacional lo extraña, no había otro jugador como él. Es un milagro tenerlo de vuelta con nosotros. Acá, en este mismo estadio, nos habíamos juntado para rezar por Salvador, luego de lo que sufrió. No sólo Itauguá rezó por él aquella vez sino el mundo entero”, dice López quien, a sus 75 años, se presenta orgullosa como limpiadora de la sede social del Club 12 de Octubre.

Robert Jara, de 22 años y estudiante de la carrera de Educación Artística, estaba feliz de ver el retorno del Chava a las canchas.

“Estoy feliz al verlo de vuelta. Creo que todos los paraguayos, en especial los que habitamos Itauguá, nos hemos sentido muy afectados por lo que le pasó, él es un ídolo para todos nosotros. Fue muy doloroso lo que le pasó, todos rezamos por él y ahora nos parece increíble que vuelva a jugar en el equipo de nuestra ciudad”, dijo Jara.

Tras acompañar las jugadas de sus compañeros en la zona ofensiva y encargarse de ejecutar tres tiros libres, Cabañas fue sustituido a los 40 minutos del primer tiempo por Ever Martínez y volvió a recibir los aplausos de los espectadores al ubicarse en la banca técnica.

“Me voy conforme, me voy recuperando de a poco. Hice el esfuerzo máximo que pude, pero se puede más. Eso es lo que pienso yo y vamos a trabajar para que eso sea posible, para recuperarme en un cien por ciento. Agradezco mucho a la directiva del club por darme la oportunidad de jugar nuevamente y también a la gente por el cariño que me brindó al recibirme”, afirmó Cabañas, antes de irse a los vestuarios.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.