Arrow left
Arrow right

2012-06-15

Rio+20: La felicidad como prioridad política

MyFunCity: aplicaciones de  y Facebook recopilan opiniones de los usuarios sobre los servicios públicos para conocer los niveles de satisfaccción de los habitantes del vecindario. (Reproducción de MyFunCity en Facebook)

MyFunCity: aplicaciones de y Facebook recopilan opiniones de los usuarios sobre los servicios públicos para conocer los niveles de satisfaccción de los habitantes del vecindario. (Reproducción de MyFunCity en Facebook)

Por Thiago Borges para Infosurhoy.com - 15/06/2012

SÃO PAULO, Brasil - Para el Movimento +Feliz (Movimiento Más Feliz), la felicidad es más que un estado de ánimo.

Creado en 2009 por el activista social Mauro Motoryn, el grupo defiende el uso de la felicidad como factor principal para la creación de políticas públicas.

“La felicidad subjetiva, individual, depende de cada uno", explicó Motoryn. "Pero existe otra que es objetiva, que depende del gobierno y de la vida en la comunidad para ser alcanzada".

Este movimiento no gubernamental y apartidario se mantiene con donaciones y tiene el apoyo de aproximadamente 600 políticos, artistas y activistas sociales.

El 19 de junio, durante un evento paralelo a Rio+20, el Movimento +Feliz reunirá a activistas sociales para debatir su causa. La idea es aprovechar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrrollo Sustentable para crear conciencia sobre el tema.

La felicidad también está incluida en la agenda oficial de Rio+20. En julio de 2011, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución en la que afirma que el Producto Interno Bruto (PIB) no refleja, en su totalidad, la felicidad y el bienestar general de los habitantes de un país.

“Precisamos de un nuevo paradigma económico que reconozca la paridad entre los tres pilares del desarrollo sustentable”, dijo el secretario general de las Naciones Unidas (ONU) Ban Ki Moon , durante el encuentro Felicidad y Bienestar: definiendo un nuevo paradigma económico, realizado en abril en la sede de la ONU en Nueva York. "El bienestar social, económico y ambiental son indivisibles".

Bután, por ejemplo, ya basa sus políticas públicas en el índice de Felicidad Interna Bruta (FIB) desde 1970. Inspirado en la experiencia del país asiático, la Fundación Getulio Vargas (FGV) está elaborando una metodología para calcular el FIB de Brasil.

El Informe sobre Felicidad Mundial de la ONU muestra que las naciones más felices son las que tienen mayor ingreso per cápita. Dinamarca, Noruega, Finlandia y Holanda lideran el ránking elaborado a partir de entrevistas sobre ingresos, libertad y relaciones familiares realizadas a mil ciudadanos de 150 países.

Los países africanos Togo, Benin, República Centroafricana y Sierra Leona ocupan los últimos puestos de la lista.

“Es evidente que donde los derechos sociales y la libertad son más respetados, hay más posibilidades de ser feliz”, añadió Motoryn.

Garantía constitucional de felicidad

El senador Cristovam Buarque (PDT-DF), signatario del Movimento +Feliz, propuso en mayo de 2010 una enmienda a la Constitución de Brasil (PEC) para que incluya la búsqueda de la felicidad por medio del acesso a la educación, la salud, la alimentación y la vivienda.

“Aumenta el nivel de conciencia de la población saber que sus hijos tienen derecho a la educación y que, sin ella, será más dificil llegar a la felicidad", señaló Buarque. “Es el papel del funcionario público, eliminar los obstáculos que impiden a los ciudadanos comunes alcanzar la felicidad personal”.

Mejor conocida como PEC de la Felicidad, la propuesta fue aprobada por la Comisión de Asuntos Constitucionales, Justicia y Ciudadanía (CCJ) del Senado en noviembre de 2010. Pero su tramitación está estancada “por falta de apoyo”, según el senador Buarque.

Aunque la Constitución de Brasil no reconoce la felicidad como un deber del estado, Motoryn destaca iniciativas tomadas en los últimos años por el gobierno federal para la búsqueda del bienestar colectivo.

El paquete de medidas incluye políticas para estabilizar la moneda, iniciadas en 1994 y aún en vigencia; el Programa Bolsa Familia, que otorga subsidios en efectivo a las familias carenciadas; y el Programa Universidade para Todos (ProUni), que ayuda a los jóvenes de bajos ingresos a asistir a las universidades privadas.

“Lo que quiero es que esto se aplique en los más de 5.000 municipios brasileros”, enfatizó, quien resaltó la importancia de acercar estas iniciativas lo más posible a los ciudadanos comunes, mediante servicios cotidianos como transporte e iluminación pública. "En definitiva, las personas no viven en un estado o un país. Viven en una calle, en un vecindario, en una ciudad".

Para que esta idea se convierta en realidad, en octubre de 2010 el Movimento +Feliz lanzó MyFunCity, una aplicación que mide la felicidad que puede ser usada en smartphones y en Facebook.

“Trabajamos en la mobilización social para conseguir la felicidad y creamos las tecnologías para ello", precisó Motoryn.

Basado en criterios que componen el Índice de Desarrollo Humano (IDH), Myfuncity plantea 96 preguntas.

Al acceder a a la aplicación, los usuarios ingresan su lugar de residencia y responden a doce preguntas aleatorias, tales como: "¿Usted está satisfecho con el servicio de limpieza urbana de su barrio?", o "¿Usted está satisfecho con la cantidad de áreas recreativas de su barrio?".

Con base en las opiniones de los usuarios, MyFunCity genera un mapa que muestra el nivel de satisfacción colectiva en determinada región.

Por ejemplo: mientras se escribía este articulo, los trabajadores del sistema de subterráneos de la ciudad de São Paulo estaban en huelga. Como resultado, la percepción general en el centro de la ciudad era más negativa que positiva.

Monitoreando esas opiniones en tiempo real, los agentes de la administración pública pueden presentar proyectos para lugares o problemas específicos, completó Motoryn.

Los primeros resultados sobre las opiniones medidas hasta ahora serán divulgados el 1ero de julio.

MyFunCity ya cuenta con 24 mil usuarios en Brasil, – la mayoría en São Paulo y Rio de Janeiro – y en otras ciudades del mundo. Tras seis meses de pruebas, la aplicación será lanzada oficialmente al mercado en julio.

La población va a continuar usando MyFunCity gratuitamente. Pero las administraciónes públicas que deseen definir programas sociales basados en las percepciones de la comunidad tendrán que comprar los datos recopilados por la aplicación.

“Conquistar más usuarios será fácil”, dijo Motoryn. “El problema es que ellos se frustran cuando notan que el poder público no actúa como se espera de él”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • Mauro Motoryn | 2012-06-15

    Pocos captaríamos con la calidad que tú captaste, felicitaciones