2013-09-09 | Conflicto armado

Colombia: Las FARC atacan el corazón de la industria petrolera

Miembros de la empresa Ecopetrol reparan un oleoducto que resultó con graves daños tras un ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cerca del poblado de La Dorada, departamento de Putumayo, en la frontera con Ecuador. (Rodrigo Buendía/AFP)

Miembros de la empresa Ecopetrol reparan un oleoducto que resultó con graves daños tras un ataque de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cerca del poblado de La Dorada, departamento de Putumayo, en la frontera con Ecuador. (Rodrigo Buendía/AFP)

Por Diana Durán para Infosurhoy.com

BOGOTÁ, Colombia – El país andino es el cuarto productor de petróleo en Latinoamérica, pero las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han declarado la guerra a la industria del oro negro, realizando 325 ataques a oleoductos entre 2011 y la primera mitad de 2013.

En negociaciones de paz con el gobierno colombiano desde noviembre de 2012, la organización terrorista cometió 90 atentados contra oleoductos y pozos petroleros en el primer semestre de 2013. En 2011, se registraron 84 ataques, y 151 en 2012, según el Ministerio de Defensa, la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) y la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

En un comunicado divulgado desde La Habana el 6 de febrero, las FARC sostuvieron que su interés real es que más ciudadanos tengan acceso a las regalías que deja la explotación minero-energética, que incluye el petróleo.

Sin embargo, Vicente Torrijos, politólogo y profesor de la Universidad del Rosario, en Bogotá, dijo que las intenciones de las FARC son turbias: atacan los oleoductos y secuestran a trabajadores para extorsionar a las empresas. Y con ese dinero financian sus actividades ilícitas.

“Es absolutamente claro que su propósito es la extorsión. No hay duda de que las FARC están haciendo todo lo posible por diversificar sus fuentes de ingreso y dar la sensación ante la comunidad internacional de que no están sembrando coca”, señaló Torrijos.

Andrés París, uno de los negociadores de las FARC en La Habana, afirmó en una entrevista al sitio web Verdad Abierta en diciembre de 2012 que las empresas petroleras pagan a la guerrilla el denominado “impuesto de guerra”. Según el guerrillero, ni las amenazas del gobierno de expulsar las empresas que dan dinero a las FARC ha suspendido los pagos.

En enero las FARC secuestraron los ingenieros Luis Figueroa, de la empresa MHI, y César Galiano y Hember García, de la compañía Imas, en Piamonte, a 747 km de Bogotá. Los tres fueron liberados días después.

El 7 de marzo de 2011, las FARC secuestraron a 23 trabajadores de South Exploration American. El día siguiente, el Ejército colombiano rescató a 22 de los secuestrados. El topógrafo Luis Tapias García permaneció en cautiverio hasta el 29 de julio de 2011.

Tres ingenieros y un traductor de nacionalidad china, afiliados a la multinacional británica Emerald Energy, fueron secuestrados por las FARC el 8 de junio de 2011 y liberados el 22 de noviembre de 2012.

Cinco meses después del secuestro masivo, un vocero de Emerald Energy anunció que la empresa suspendía operaciones por razones de seguridad. En marzo de 2012, las reactivó.

Las FARC no es el único grupo terrorista que se ha centrado en la industria del petróleo. El Ejército de Liberación Nacional (ELN) liberó un empleado de una compañía minera con sede en Canadá a finales de agosto después de mantenerlo como rehén por más de siete meses.

El ELN secuestró a Jernoc Wobert, dos peruanos y tres colombianos empleados de Braeval Mining Corporation el 18 de enero. Los sudamericanos fueron puestos en libertad un mes después, pero el ELN mantuvo a Wobert, exigiendo a la empresa renunciar a sus derechos mineros, lo que Braeval hizo.

Gobierno intenta proteger el petróleo

Los ataques a la infraestructura petrolera pueden impactar la meta de producción diaria de barriles para 2013 (1.040.000). En junio, el país produjo 1.003.000 barriles por día y, en julio, 1.020.000.

La comercialización del llamado oro negro es uno de los ejes de la política económica del presidente Juan Manuel Santos. Por eso, en 2011 el mandatario creó la Dirección de Seguridad Pública y de Infraestructura dentro del Ministerio de la Defensa para garantizar la seguridad de las empresas que trabajan en la infraestructura del país.

En Colombia existen 17 batallones del Ejército especialmente designados a la protección de los sectores energético, vial y de hidrocarburos.

“En el nororiente y el sur continúan los problemas de seguridad”, dijo Alejandro Martínez, presidente de la ACP. “Pero en el resto del país la situación ha mejorado enormemente en los últimos 10 años. Estamos muy confiados y seguros del trabajo que pueden hacer las Fuerzas Militares”.

Efectos sobre los diálogos de paz

Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional, no cree que el clima de violencia contra el sector petrolero deba afectar las negociaciones de paz en La Habana.

“El gobierno y las FARC decidieron negociar en medio de la confrontación y estos son los riesgos”, dijo. “No condicionar los diálogos de paz a un cese de hostilidades de la guerrilla agiliza el proceso y se vuelve además un factor presión”.

Desde el 18 de octubre del año pasado, cuando la mesa de negociaciones fue instalada en Oslo, Noruega, el jefe de las FARC Iván Márquez propuso debatir la explotación de recursos naturales en territorio colombiano.

Pero el gobierno colombiano no demoró en responder: “No está en discusión el modelo económico o la inversión extranjera”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • Melissa | 2013-09-09

    Las FARC y los de ELN son los malos de esta película, pero me parece que miles de manifestantes que han salido a las calles durante las últimas semanas también están en contra de las empresas multinacionales que se llevan los recursos nacionales, dejándolos en absoluta pobreza http://goo.gl/FKymyA