Arrow left
Arrow right

2013-05-23

Paraguay: Escuelas en la mira de los microtraficantes

Una encuesta a 680 estudiantes del Ministerio de Educación y Cultura y divulgada en febrero de 2013 señala que la mitad de los alumnos dijo tener un amigo consumidor de drogas ilícitas. (Producción: Marta Escurra para Infosurhoy.com)

Una encuesta a 680 estudiantes del Ministerio de Educación y Cultura y divulgada en febrero de 2013 señala que la mitad de los alumnos dijo tener un amigo consumidor de drogas ilícitas. (Producción: Marta Escurra para Infosurhoy.com)

Por Hugo Barrios para Infosurhoy.com – 23/05/2013

ASUNCIÓN, Paraguay – Más del 50% de los 1,5 millones de estudiantes del país tiene un amigo consumidor de drogas ilícitas.

El dato es uno de los hallazgos de un estudio divulgado por el Ministerio de Educación y Cultura en febrero. Durante ese mes, 680 estudiantes fueron entrevistados en la capital del país.

Seis de cada 10 estudiantes de entre 14 y 20 años entrevistados apuntaron a la cocaína como la droga de mayor consumo entre los alumnos después de la marihuana. De los encuestados, el 8,3% manifestó haber consumido alguna vez marihuana. Sin embargo, el estudio no indica qué porcentaje de estudiantes consume cocaína u otras drogas.

“La [Secretaría Nacional Antidrogas] SENAD ha realizado varios procedimientos en donde se constató que frente a instituciones educativas o a 100 metros se estaba comercializando drogas. Eso es muy frecuente”, dijo Francisco Ayala, director del departamento de Comunicaciones de la SENAD.

El Ministerio Público afirma que el 45% de las escuelas paraguayas ha recibido oferta de marihuana, cocaína o crack en 2012, pero las autoridades no divulgaron el número de escuelas encuestadas.

“Ha aumentado mucho la presencia de drogas en los colegios en los últimos tres años”, afirmó Miguel Marecos, presidente del Sindicato Nacional de Directores de Instituciones Educativas de Gestión Oficial, sin precisar la magnitud del aumento.

Las autoridades afirman que es común que estudiantes sean utilizados por los pequeños narcotraficantes como reclutas dentro de escuelas y colegios a cambio de sustancias como marihuana y crack.

“Como los narcotraficantes no tienen acceso directo a la institución educativa, utilizan a estos alumnos que ya empezaron a consumir [drogas] siempre a cambio de algunas dosis”, explicó Ayala.

Esa situación obligó al Ministerio del Interior a realizar una campaña masiva de concienciación en instituciones educativas.

De octubre de 2012 a abril de 2013, la campaña “Eñangareko Nde Rekovere: Cuida tu vida; que las drogas no te atrapen” alcanzó a aproximadamente 12.000 personas en 25 ciudades, según Olga Bauzá, técnica de la Dirección de Políticas de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior.

“Buscamos llegar a los propios niños, jóvenes, adolescentes, a los padres, a los barrios más vulnerables, a los colegios, a las escuelas. Entablamos charlas de manera real, cruda, sin maquillaje”, dijo Bauzá. “Exhibimos materiales audiovisuales elaborados de manera bien entendible, presentamos las consecuencias nefastas de haber elegido las drogas.”

Semanalmente, 200 agentes del Departamento de Control de Centros Educativos de la Policía Nacional realizan censos a vendedores ambulantes y comercios situados en las cercanías de los colegios en Asunción y su región metropolitana.

“Es para prevenir, porque los narcotraficantes adoptan la figura de vendedores de la calle o montan negocios en los alrededores de los colegios, como fachada, para operar”, dijo María Achucarro, jefa del departamento. “También solicitamos los documentos de identidad a las personas que visitan los colegios para realizar algunos trámites, siempre con la intención de tener el mayor resguardo posible”.

Según Marecos, los distribuidores se hacen amigos de los alumnos y le ofrecen drogas para que se vuelvan adictos.

“Después aumentan sus precios o los utilizan para introducir las drogas a los colegios, invitando a sus compañeros de clase”, dijo Marecos.

Uno de los últimos casos de aprehensión fue el de Ansia Justiniano, de 43 años. Ella fue detenida por agentes de la SENAD el 16 de abril tras encontrarse en su poder 50 dosis de crack en un quiosco situado frente al colegio Tomás Romero Pereira, en San Antonio, ciudad aledaña a Asunción.

Justiniano fue imputada por los delitos de tráfico y posesión de drogas por la fiscal de San Antonio, María José Pérez, quien dispuso su reclusión en la Penitenciaría Nacional de Mujeres Buen Pastor.

San Antonio es considerada por la SENAD como una de las zonas más peligrosas por la venta de pequeñas cantidades de droga, junto a la ciudad de Fernando de la Mora. Según la secretaría, Justiniano proveía de drogas a alumnos del Tomás Romero Pereira.

Para mejorar el combate a ese tipo de crimen, Achucarro y su equipo trabajan en coordinación con el Departamento Antinarcóticos de la Policía Nacional y el Ministerio Público.

Otra forma de reducir ese tipo de crimen, es mostrar a los alumnos el peligro de las drogas. En el colegio Cristiano Arte, en Luque, a 17 km de Asunción, la directora Ana María Moreira de Balbuena ofrece charlas a los alumnos sobre el tema.

“El colegio tiene como norma restringir los vendedores ambulantes y puestos informales en sus alrededores. También instruimos a los alumnos a que no hablen con extraños ni acepten ningún tipo de obsequios ni golosinas de ellos”, dijo Moreira de Balbuena.

Adictos que buscan rehabilitación pueden contactar el Centro Nacional de Control de Adicciones (595) 398-352 o Revive Paraguay (595) 942-130.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • Cleide Elaine | 2013-08-18

    Soy brasileña y leí el reportaje sobre las escuelas que son objetivo del microtráfico de drogas. Excelente material. Me doy cuenta que el problema de las drogas es una cuestión mundial y que debemos unirnos para prevenir que nuestros jóvenes y niños usen y abusen las drogas. Soy especialista en dependencia química y consejera de prevención de las drogas para la SENAD – Brasil (en curso). Aquí en Brasil nos estamos moviendo con nuestras políticas de prevención contra el uso de las drogas para poder alcanzar a todos los jóvenes y veo que en el Paraguay tampoco es diferente. ¡¡Vamos a la lucha!!