2012-09-03

Brasil: São Paulo revitaliza favelas y fraccionamientos ilegales

Desde 2011, los habitantes del distrito de Grajaú en São Paulo, Brasil, disfrutan de varias opciones de esparcimiento en el Parque Cantinho do Céu. Hasta 2008, el fraccionamiento ilegal de la ribera del Embalse Billings no contaba con una red cloacal, caminos pavimentados o alumbrado en las calles. (Cortesía Fábio Knoll/Sehab para Infosurhoy.com)

Desde 2011, los habitantes del distrito de Grajaú en São Paulo, Brasil, disfrutan de varias opciones de esparcimiento en el Parque Cantinho do Céu. Hasta 2008, el fraccionamiento ilegal de la ribera del Embalse Billings no contaba con una red cloacal, caminos pavimentados o alumbrado en las calles. (Cortesía Fábio Knoll/Sehab para Infosurhoy.com)

Por Beth Matias para Infosurhoy.com – 03/09/2012

SÃO PAULO, Brasil – Un vecindario que antes de 2008 no contaba con red de alcantarillado, caminos pavimentados o alumbrado en las calles, hoy está convertido en un pequeño paraíso.

En la zona más al sur de São Paulo, unos diez mil habitantes de bajos recursos que ocupan ilegalmente las orillas del Embalse Billings, en el distrito de Grajaú, pueden ahora disfrutar de diversa opciones de esparcimiento habitualmente reservadas para los barrios más ricos.

El Parque Cantinho do Céu, actualmente de 2 mil metros, cuenta con una pista de skate, plaza de juegos, elementos para actividades físicas, un cine al aire libre, senderos para caminata, un muelle flotante y observatorios panorámicos en las orillas del embalse, que también se utiliza para actividades náuticas.

La primera etapa de la urbanización se completó en 2011. La segunda se encuentra en su fase de licitación y sumará al parque otros cinco mil metros adicionales.

Cantinho do Céu forma parte del Programa de Protección de Suministro de Agua, desarrollado por la Secretaría Municipal de la Vivienda (Sehab) y cuenta con recursos del gobierno local, estatal y federal. Hasta el momento, el programa lleva invertidos R$1.400 millones (US$700 millones) en la zona.

La meta del programa es reubicar a las familias que viven en zonas de riesgo y restaurar y preservar las áreas protegidas de los embalses de Guarapiranga y Billings, además de implementar mejoras en las viviendas.

Para hacer lugar a la construcción del parque, 1.746 familias fueron obligadas a trasladarse y se demolieron 518 casas. Los desplazados recibieron un subsidio para renta hasta encontrar nuevas viviendas en la zona.

La zona que rodea al parque sufrió una transformación profunda.

Con la construcción del parque, la zona - antes con construcciones precarias, calles sucias, basura por todos lados y aguas servidas en el embalse - obtuvo proyectos de alumbrado y un sistema de alcantarillado.

"El parque y las obras públicas de la ciudad lo convirtieron en un vecindario destacado dentro de la ciudad de São Paulo”, dijo Vera Lúcia Basílio, presidenta de la Asociación Amigos del Parque Residencial dos Lagos. "Hoy en día, puedo llevar a mis amigos a conocer mi Parque Ibirapuera (el mayor parque urbano de São Paulo)”.

En la primera etapa de las mejoras, se instalaron 3,9 km de cloacas, se pavimentaron 43 mil m2 de caminos, se construyeron 22.900 m2 de aceras y se plantaron 27.200 m2 de césped.

Habitantes engañados

En 1987, cuando una empresa inmobiliaria creó el fraccionamiento, la gente comenzó a desplazarse dentro de la zona, que abarca las comunidades de Residencial dos Lagos, Cantinho do Céu y Jardim Gaivotas.

Sin embargo, los compradores fueron engañados porque los propietarios de la empresa inmobiliaria no eran los verdaderos dueños de la tierra. Por lo tanto la ocupación fue ilegal.

“Nos mudamos sin agua, electricidad, ni cloacas", relató Basílio. "En 1992, pudimos instalar luz en la calle. el agua corriente llegó mucho después".

Una vez que los proyectos de mejoras de la zona estén terminados, incluida la finalización de Cantinho do Céu, la municipalidad tiene previsto legalizar las propiedades.

Para mantener el Parque Cantinho do Céu en perfecto orden, Basílio convenció a la ciudad para que contrate a cuatro cuidadores que vivan en el lugar.

Los cuidadores están encargados de mantener el equipamiento del parque, de vigilar a los niños mientras juegan en la zona y de cortar el césped y las malezas que crecen a orillas del embalse. También son los ojos y oídos de Basílio, para que pueda reprender a los habitantes que no cuidan el lugar.

Uno de los senderos del parque pasa prácticamente por el frente de la casa de Lourdes Oliveira, de 72 años, residente desde hace 22 años.

"Cuando llegué aquí, era solo barro y maleza", relató. "Las visitas lo desaprobaban, me daba vergüenza. Ahora vivo en un vecindario que todos envidian".

Gracias al parque, Oliveira camina con más frecuencia y usa los elementos de actividad física para la tercera edad.

Habitantes de otras comunidades

Douglas Morais, de 17 años, vive en Cocaia, un vecindario cercano, pero acude al parque todas las tardes para jugar al fútbol con sus amigos.

“El parque fue algo bueno para toda la zona. Solo existen unas pocas canchas de fútbol comunitarias en los alrededores", precisó.

El programa también causo un boom inmobiliario. Basílio explica que las casas que anteriormente se vendían por unos R$25 mil (US$12.500). ahora, no se consiguen por menos de R$150 mil (US$75 mil).

Atento a las oportunidades creadas por los cambios en la comunidad, el empresario Messias Gomes da Silva abrió un café a comienzos de 2011.

"Voy camino a mi independencia financiera y hacia una mejor calidad de vida", expresó. "Vivo aquí y no tengo necesidad de tomar autobuses atestados de gente".

La posibilidad de trabajar cerca del hogar es un privilegio para pocos en São Paulo. La congestión causada por el tráfico en la ciudad es una de las peores del país, según una encuesta de 2011 del sitio web Mobilize Brasil. Los habitantes de São Paulo pasan un promedio de 27 días al año en el tráfico, según el sondeo.

El tiempo diario promedio transcurrido en el tráfico es de 2 horas y 42 minutos, según un estudio de la empresa de encuestas Ibope, realizada para el Movimiento Nuestro São Paulo.

Revitalización de la ciudad

Con sus más de 1.632 favelas y 1.024 fraccionamientos ilegales, la ciudad de São Paulo está invirtiendo en la revitalización de estas áreas. Entre 2005 y julio de 2012 se invirtieron un total de R$3.500 millones (US$1.750 millones) a través de los programas de Urbanización de Favelas y de Protección del Suministro de Agua.

Sin embargo, Alex Abiko, profesor asociado de la Universidad de São Paulo, destaca que este proceso de reurbanización es bastante reciente.

“En la década de 1960, los habitantes eran simplemente echados por el gobierno y trasladados a zonas alejadas de los centros más importantes de la ciudad", añadió.

Posteriormente, se creó el complejo de apartamentos de Cingapura, un proyecto de viviendas públicas. Sin el apoyo del gobierno y debido a la falta de concientización pública, la mayoría de los edificios de apartamentos se fueron deteriorando.

Pero ahora, también se están modernizando estos edificios, explicó Elisabete França, superintendenta de viviendas sociales de la Sehab.

“Quisiéramos asegurar que los habitantes tengan acceso a una ciudad convencional con calles pavimentadas, redes de alcantarillado, alumbrado y servicios públicos", concluyó.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.