Este artículo ha sido cambiado. Encuentre la nueva versión aquí.

2012-08-30

Guatemala y EE.UU. luchan contra las drogas en el país centroamericano

Soldados guatemaltecos se han unido con militares estadounidenses para apoyar su lucha contra el narcotráfico. Las fuerzas estadounidenses se concentran en la detección de botes, submarinos e individuos sospechosos para informar de su ubicación a las fuerzas guatemaltecas, las que se encargan de todas las confiscaciones y arrestos. (William Gularte/Reuters)

Soldados guatemaltecos se han unido con militares estadounidenses para apoyar su lucha contra el narcotráfico. Las fuerzas estadounidenses se concentran en la detección de botes, submarinos e individuos sospechosos para informar de su ubicación a las fuerzas guatemaltecas, las que se encargan de todas las confiscaciones y arrestos. (William Gularte/Reuters)

Por Elsa Fiona para Infosurhoy.com – 30/08/2012

WASHINGTON, D.C., EE.UU. – Guatemala y Estados Unidos han reforzado su asociación en la lucha contra las drogas en el país centroamericano, que se ha convertido en un centro codiciado por narcotraficantes.

Cerca de 200 infantes de marina de Estados Unidos fueron destinados recientemente a Guatemala como parte de la Operación Martillo, una misión internacional que reúne países del Hemisferio Occidental y Europa en un esfuerzo para reducir las rutas del tráfico ilícito en ambas costas del istmo centroamericano.

La Marina, la Guardia Costera y los agentes federales de Estados Unidos están ayudando a las tropas guatemaltecas en el cierre de las rutas utilizadas por los carteles mexicanos, en particular Los Zetas, para traficar drogas a través del país centroamericano.

Los militares estadounidenses no pueden utilizar sus armas a menos que estén bajo ataque con armas de fuego, de modo que se concentran en la detección de botes, submarinos e individuos sospechosos para informar de su localización a las fuerzas guatemaltecas, que son las que se encargan de todas las confiscaciones y arrestos. Estados Unidos mantiene una estrecha vigilancia de las costas y ríos de Guatemala, según se informa en el Marine Corps Times.

“De modo general, los infantes de marina están allí para proporcionar detección y monitoreo aéreos, así como vigilancia aérea de modo que las autoridades correspondientes puedan realizar su trabajo, sean éstas las fuerzas militares guatemaltecas o cualquier otro organismo encargado de hacer cumplir la ley", expresó el sargento Earnest Barnes, jefe de relaciones públicas del Marine Corps Forces South, al Danger Room, sitio web que se centra en temas de seguridad nacional.

Trabajar en conjunto con los guatemaltecos representa un cambio mayor para las fuerzas armadas estadounidenses. las que por muchos años sólo habían colaborado con las tropas guatemaltecas en la realización de ejercicios que incluían entrenamiento militar y la asistencia en la construcción de edificios públicos y el mejoramiento de carreteras.

Pero la Operación Martillo ha hecho de la lucha contra el narcotráfico una prioridad para los 14 países participantes.

“No sucede todos los días que uno tenga a 200 infantes de marina yendo a un país en América Central o del Sur para algo distinto de la realización de ejercicios de entrenamiento”, dijo Barnes a Danger Room, agregando que las fuerzas estadounidenses colaboraban con las comunicaciones y en la construcción de sitios de aterrizaje.

El aumento en la narcoviolencia ha impulsado a Estados Unidos a involucrarse más activamente en la lucha antinarcóticos de Guatemala.

He aquí algunos de los eventos recientes que han conducido al gobierno del presidente Otto Pérez a aplicar mano de hierro contra el narcotráfico:

  • ::El 16 de mayo de 2011, el entonces presidente de Guatemala Álvaro Colom declaró por 30 días estado de emergencia en el norteño departamento de Petén después de que 27 trabajadores fueran asesinados en un rancho ganadero durante ese fin de semana. El día siguiente, Colom inspeccionó el rancho donde presuntos miembros de Los Zetas habían asesinado a 27 personas, incluyendo a un niño de 13 años. Fue una de las peores masacres del país desde el fin de su guerra civil en 1996. El estado de emergencia otorgó al Ejército poderes extraordinarios, incluyendo la posibilidad de detener a sospechosos sin garantías. En la región se cerraron las escuelas y negocios, según informó The Associated Press.
  • ::El 17 de mayo de 2011, el guatemalteco Hugo Álvaro Gómez Vásquez fue arrestado en conexión con la masacre. Gómez Vásquez era “un dirigente de alto rango de Los Zetas y creemos que está directamente vinculado con la masacre en el Petén”, dijo Colom a periodistas en la oportunidad.
  • ::A finales de febrero, las autoridades guatemaltecas incautaron 200 bidones de químicos precursores de droga escondidos en un camión durante una operación de rutina al norte de Guatemala, informó la Policía Nacional Civil. Los químicos, utilizados en la producción de drogas sintéticas, eran transportados en cinco camiones que viajaban por el municipio de San Benito, en Petén, informó el 24 de febrero a los reporteros el portavoz de la policía, Jorge Aguilar. En lo que va del año, las autoridades han incautado 2.600 bidones de químicos precursores en Guatemala.
  • ::El 11 de junio, Pérez, quien tomó posesión del cargo en enero de 2012, dijo que las fuerzas de seguridad habían arrestado a dos presuntos miembros de un cártel mexicano de la droga, uno de los cuales era sospechoso de haber participado en la masacre de 27 campesinos en 2011. Abel de Jesús Bolvito Sánchez fue arrestado el 10 de junio, junto con otro presunto miembro de la banda narcotraficante Los Zetas sospechoso de participar en los asesinatos, informó Pérez.
  • ::El 19 de agosto, la policía guatemalteca decomisó 405 kilogramos de cocaína y arrestó a 12 presuntos contrabandistas en el Aeropuerto Internacional La Aurora de Ciudad de Guatemala. Los siete guatemaltecos y cinco ecuatorianos llegaron en un avión privado, según el ministro del Interior, Mauricio López Bonilla. En lo que va de año, la policía ha incautado 1.223 kilogramos de cocaína en el aeropuerto, según cifras oficiales.

La presencia de cárteles en Guatemala ha desencadenado una ola de narcoviolencia. En 2000, la tasa de asesinatos en el país era de 25,8 cada 100 mil habitantes. En 2004, subió a 36,3 y en 2010, fue de 41,4, según el Estudio Global sobre Homicidios 2011 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

“Ciertas áreas rurales, tales como Petén al noeste de Guatemala, aparecen entre las más altas tasas subnacionales en la subregión. Esto puede ocurrir en particular donde el territorio representa un foco estratégico para las actividades de grupos criminales organizados debido a su localización cerca de fronteras nacionales o de áreas clave de tránsito o producción de drogas”, establece el informe.

El norte de Guatemala se ha convertido en un centro clave en el tráfico de armas y drogas por Los Zetas, mientras el cartel continúa aumentando su presencia en toda América Central.

“La violencia continúa incrementándose en Centroamérica", dijo el general Douglas Fraser, comandante del Comando Sur de EE. UU. (USSOUTHCOM), al Comité del Congreso sobre Servicios Armados. “Por esa razón es que nos enfocamos allí”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.