Arrow left
Arrow right

2012-08-03

Brasil: Iniciativa Flupp revela nuevos escritores

Márcio Januário, de 47 años, es un escritor descubierto durante el taller semanal Flupp Pensa, realizado entre abril y julio en doce favelas pacificadas de Rio de Janeiro. “A los once años, trabajaba como repartidor en una tienda de libros, entonces podía leer mucho", expresó.  (Renzo Gostoli/Austral Foto para Infosurhoy.com)

Márcio Januário, de 47 años, es un escritor descubierto durante el taller semanal Flupp Pensa, realizado entre abril y julio en doce favelas pacificadas de Rio de Janeiro. “A los once años, trabajaba como repartidor en una tienda de libros, entonces podía leer mucho", expresó. (Renzo Gostoli/Austral Foto para Infosurhoy.com)

Por Flávia Ribeiro para Infosurhoy.com – 03/08/2012

RIO DE JANEIRO, Brasil – Marcus Cruz, de 37 años y residente de la favela Borel, en la zona norte de la ciudad, trabaja como enfermero de tiempo completo y como repartidor de comidas.

Y entre una actividad y otra, escribe poemas.

“Mi sueño es algún día ganarme la vida escribiendo poemas", confesó.

A pesar de que su sueño está aún lejano, Cruz ya puede celebrar un logro. Uno de sus poemas será publicado en el libro de Flupp, Festival Literario de las Unidades de la Policía Pacificadora, a realizarse entre los días 8 y 11 de noviembre en Morro dos Prazeres, una favela en el centro de Rio.

El escritor participó en Flupp Pensa (Flupp Piensa), iniciativa para promover el desarrollo de escritores y lectores en las favelas de Rio de Janeiro a través de talleres de escritura y charlas. El taller se dictó los sábado de abril a julio, donde se reunieron 94 aspirantes a escritores.

El libro incluirá uno de los poemas de Cruz y trabajos de otros 44 participantes de Flupp Pensa. Todos viven en barrios humildes, favelas y suburbios en la Baixada Fluminense, zona considerada de las más pobres y violentas del estado.

“No será un libro para llenar con cupos de esta o aquella favela; será un libro de talentos aún sin descubrir", dijo el periodista y escritor Julio Ludemir, cofundador de Flupp y Flupp Pensa.

Fomentar la producción de literatura en esta población es un plan ambicioso, dado que 14,1 millones de brasileños mayores de 15 años no saben leer ni escribir, según el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE). Por otra parte, un estudio realizado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) demuestra que los brasileños leen un promedio de cuatro libros por año.

Cada uno de los 94 participantes debía presentar un escrito por semana, siguiendo una consigna o propuesta definida por Ludemir y por el escritor Ecio Salles, cofundador del evento. El material escrito en portugués del taller Flupp Pensa puede leerse en Flupppensa.wordpress.com.

Flupp Pensa se realizó en 12 favelas

Los escritos fueron analizados por Ludemir, Salles y un par de jueces invitados que rotaban semanalmente. Cada sábado se reunían en los espacios comunitarios de doce favelas pacificadas de Rio de Janeiro los organizadores, jueces y participantes para llevar a cabo los talleres y charlas.

“Es fundamental la experiencia de reescribir. No existe texto que esté listo desde el primer borrador", explicó la editora Monica Maia durante una charla sabatina ante una atenta platea en la favela da Maré.

Y al final de cada encuentro, un escritor de renombre ofrecía una charla.

“El teatro exige producción; el cine precisa producción. Para hacer literatura solo se necesita un cuaderno, una lapicera y un sueño”, dijo el escritor y compositor Bráulio Tavares, autor de la novela “La máquina voladora” de 1994, durante el taller de mayo en la favela de Maré.

Alessandra Martins, de 27 años, estudiante de letras y residente de Duque de Caxia, también verá su trabajo publicado en el libro de Flupp.

"No existen muchas oportunidades para que la gente cambie su vida en donde yo nací", declaró Martins, quien está a punto de convertirse en el primer miembro de su familia en obtener un título universitario. "Escribo desde los doce años, para mí misma, como una descarga emocional. Solo le mostraba mis escritos a mi hermana. A partir de Flupp Pensa, esto ha cambiado".

Márcio Januário, de 47 años, actor y maestro de artes escénicas, es otro de los escritores descubiertos durante Flupp Pensa. Su madre es mucama y han vivido en la favela Vidigal desde la década de 1990.

“Fui criado por mi madre y una tía, que era costurera. A los once años, conseguí un trabajo como cadete en una tienda de libros, entonces pude leer bastante", relató Januário, quien nunca pudo terminar el colegio secundario pero estudió danza, teatro y canto toda su vida. "A los veinte años llegué a viajar por Europa cantando samba".

En sus textos, retrata lo que ve día a día en su trabajo, sus personajes son casi siempre pobres y marginados.

“Era un gran lector, y gracias a Flupp Pensa, me estoy convirtiendo en escritor", concluyó.

El punto culminante de Flupp Pensa tuvo lugar entre el 9 y 11 de junio, tras finalizar el 10° Festival Internacional de Literatura de Paraty (Flip). Los escritores brasileños y extranjeros dejaron Paraty, una ciudad del litoral sur del estado de Rio de Janeiro, y fueron a visitar favelas de Rio y a hablar con los participantes de Flupp Pensa.

Las comunidades de Cantagalo y de Morro dos Prazeres recibieron a escritores como David Trueba y Malcolm Barral (España), Dulce Maria Cardoso (Portugal), Teju Cole (Nigeria-Estados Unidos), Douglas Mayhew (Estados Unidos), Cynan Jones (Gales), Zoé Valdés (Cuba), Suketu Mehta (India) y Ana Maria Machado, Paulo Scott y Luiz Eduardo Soares (Brasil).

El plan de Ludemir y Salles es realizar una nueva edición de Flupp cada año, como ocurre con el festival Flip.

Academia de policía recibe a escritores

Flupp Pensa está conformado no solo por habitantes de las comunidades, ya que dos de los cuatro agentes de policía de las UPP (Unidades de Policía Pacificadora) elegidos entre los 94 miembros de los talleres verán sus trabajos publicados en el libro.

No obstante, la participación en eventos literarios de la Policía MIlitar de Rio de Janeiro se extiende más allá de este libro.

“Llevamos escritores miembros de la Academia Brasilera de Letras (ABL) a dar charlas en la Academia de Policía Militar”, contó Écio Salles. “Es una manera de llegar a toda una generación de nuevos policías".

El escritor, diplomático e historiador Alberto da Costa e Silva fue el primero en encontrarse con los futuros agentes de policía, y posteriormente el periodista y escritor Cícero Sandroni expuso ante unos 400 cadetes.

“En la formación policial propiamente dicha, este tipo de iniciativas pueden no tener un impacto. Pero, para nuestra formación general, teniendo en cuenta nuestra nueva política de estar más cerca de la población, una charla ofrecida por un miembro de la ABL es muy importante", sostuvo el cadete de tercer año Lívio Castro Belo, de 26 años. “El enriquecimiento cultural es fundamental para el trato con el ciudadano".

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

3 Comentarios

  • Ana Maria Moura de Paula | 2012-10-18

    Esta iniciativa es maravillosa y nos permite volar alto, ¡yendo más allá de las propias expectativas! ¡Esto hace una diferencia en la vida de todos los participantes de este evento audaz y singular! ¡Que vengan las nuevas oportunidades, porque en el Brasil nos sobra el talento!

  • antonio fabricio | 2012-08-28

    Buenas tardes São João da Canabrava, Piauí 28 de septiembre de 2012

  • andrea | 2012-08-27

    que bonito legal