2012-08-02

Colombia lanza nueva estrategia contra el narcotráfico

Agricultores arrancan plantas de coca en el departamento de Nariño, el cual registró el aumento más significativo en el cultivo de coca entre 2010 y 2011 en Colombia, alcanzando las 17.231 hectáreas. (Eliana Aponte/Reuters)

Agricultores arrancan plantas de coca en el departamento de Nariño, el cual registró el aumento más significativo en el cultivo de coca entre 2010 y 2011 en Colombia, alcanzando las 17.231 hectáreas. (Eliana Aponte/Reuters)

Por Sofía Rivera para Infosurhoy.com – 02/08/2012

BOGOTÁ, Colombia – El nuevo Programa Integral de Lucha contra el Narcotráfico, que incluye inversiones por US$ 27 millones, se está implementando en el departamento de Nariño, al sureste de Colombia.

El anuncio fue realizado el 27 de julio por el Ministro de Defensa de Colombia Juan Carlos Pinzón, dos días después de la presentación del informe Censo de Cultivos de Coca 2011 del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que recibió el apoyo del gobierno colombiano.

El departamento de Nariño registró el aumento más significativo en el cultivo de coca entre 2010 y 2011, llegando a alcanzar 17.231 hectáreas.

Este programa presenta una iniciativa que incluye nuevas herramientas para rastrear cultivos ilícitos de coca y un trabajo más cercano con los cultivadores para instarlos a realizar reemplazo de cultivos.

“Creemos que es necesario un tratamiento integral que proporcione a los cultivadores nuevas oportunidades y alternativas para que puedan comenzar a dejar de manera voluntaria el comercio de las drogas”, expresó Pinzón.

El cultivo de coca creció un 3% en toda Colombia, de 62.000 hectáreas en 2010 a 64.000 hectáreas el año pasado.

Al mismo tiempo, la producción de cocaína cayó en 1,4%, ya que se produjeron 345 toneladas de cocaína en el 2011, comparadas con 350 toneladas en el 2010.

“El resultado apunta a que los cultivos aumentaron, mientras que la productividad de la planta cayó”, expresó Aldo Lale-Demoz, representante de UNODC en Colombia.

Además de Nariño, contribuyeron a esta escalada en el cultivo de coca a nivel nacional los aumentos significativos de las siembras en otros tres departamentos: Putumayo, con 9.951 hectáreas; Guaviare, con 6.839 hectáreas y Cauca, con 6.066 hectáreas. En conjunto, estos tres departamentos representan el 63% de todos los cultivos de coca en Colombia.

“El crecimiento en estos cuatro departamentos fue considerable”, expresó Lale-Demoz. “Necesitamos repensar nuestras estrategias para estas áreas”.

La región fronteriza con Ecuador, que representa el 23% de todos los cultivos de coca en el 2011, también mostró un aumento.

Pero el general Luis Alberto Pérez, director de la Polícia Antinarcóticos, señaló que no es posible fumigar la región debido a un acuerdo con el gobierno ecuatoriano.

Según Pérez, otra dificultad se presenta para alcanzar las plantaciones de coca localizadas en territorios indígenas.

“En esas áreas, tenemos que solicitar el permiso de los indígenas antes de realizar fumigaciones", añadió.

Avances

En 14 de los 23 departamentos donde se cultiva hoja de coca, el área total cultivada disminuyó. La tendencia de cultivos dispersos y menos concentrados continuó en 2011, lo que ya se había visto desde el 2008 al 2010.

Departamentos tales como Córdoba, Antioquia y Bolívar vieron caer los niveles significativamente en 2.801 hectáreas, 2.246 hectáreas y 1.117 hectáreas, respectivamente.

Además de esto, Boyacá, Caldas, Magdalena, Cundinamarca y La Guajira tienen cada uno menos de 100 hectáreas cultivadas.

Lale-Demoz indicó que los indígenas, los trabajadores rurales y los afrodescendientes son los que más sufren por las acciones de los grupos armados ilegales.

“Ellos son el eslabón más vulnerable de esta cadena", expresó. “Las personas que cultivan la coca son los que menos ganan. La ganancia diaria que obtiene una persona por el cultivo de coca es de un total de US$ 1,80”.

El estudio mostró un crecimiento de 3,5% en el cultivo de la coca en las regiones habitadas por poblaciones indígenas.

El porcentaje de las plantaciones de coca en comunidades de afrodescendientes, por ejemplo, aumentó de 1% en 2001 a 25% del total plantado en Colombia en el 2011.

Producción en caída, precios en aumento

"La caída de la producción de la cocaína ha hecho que la droga sea cada vez más cara y difícil de obtener", expresó Lale-Demoz.

"La disminución en la productividad, los crecientes precios de los químicos utilizados (en la refinación), los problemas de transporte (…). Todo esto es el resultado de la presión que el gobierno colombiano ha ejercido en toda la cadena del tráfico de drogas", afirmó.

Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC), dijo que el 3% de aumento en el 2011 y la dispersión de los cultivos reflejan la reorganización de la cadena de producción de cocaína.

“Esto es algo normal cuando se tiene en cuenta que los grupos que controlan el comercio de la droga siempre están en búsqueda de resquicios que les permitan mantener su negocios ilegales”, dijo.

Restrepo también señaló que estudios recientes muestran un declive en el uso de cocaína en ciertos países.

En Estados Unidos, la frecuencia del uso de cocaína entre adultos cayó desde 3% en el 2006 a 2,2% en el 2010, según el Informe Mundial sobre Drogas 2011, publicado en mayo. Esta caída está ligada al declive del 47% en la producción de cocaína en Colombia, según la UNODC.

"Si hay menos usuarios en Estados Unidos, por ejemplo, el precio en las calles caerá y eso se hará sentir, aunque de manera sutil, a través de toda la cadena productiva”, agregó Restrepo.

La ministra del Interior y de Justicia, Ruth Stella Correa, dice que el combate contra las drogas necesita de una estrategia global que se enfoque más en los mercados consumidores y que proporcione programas de prevención y tratamiento de usuarios.

“Hoy Colombia produce 345 toneladas de cocaína, lo que significa 625 toneladas menos que hace una década”, expresó. "Hemos estado en esta batalla por 20 años y poco a poco estamos haciendo progresos, pero todavía hay mucho por hacer”.

Gil Kerlikowske, director de la Oficina de Política de Control, dijo recientemente en Washington, D.C. que el gobierno de Estados Unidos está comprometido a continuar con la reducción de la demanda, como parte de una estrategia global para combatir el uso de drogas.

“Todos estamos unidos en procurar políticas sobre drogas que sean balanceadas, realistas y que se centren en la salud púbica y la seguridad de los ciudadanos”, dijo. “La comunidad internacional encargada del control de drogas debe encontrar vías para colaborar y aumentar la cooperación, tanto en el corte del suministro de drogas como en la reducción de la demanda de las mismas. Me complace informar que hay una significativa cantidad de solidaridad internacional sobre este asunto".

Ligia Hougland contribuyó desde Washington, D.C.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • jose | 2012-08-23

    esto no es nada de politica eso loquees basura no saven de politica el presidete santos no sirve para nada