Arrow left
Arrow right

2012-07-23

Ciudad de México: Autoridades e hinchas de fútbol mejorarán seguridad en estadios

Integrantes de “La Realeza”, grupo de seguidores de un cuadro de fútbol, participan en sesiones de capacitación sobre cómo transportar heridos a través del Programa de Capacitación en Protección Civil en el estadio Azul del equipo de fútbol mexicano Cruz Azul. (Cortesía del Gobierno de Ciudad de México)

Integrantes de “La Realeza”, grupo de seguidores de un cuadro de fútbol, participan en sesiones de capacitación sobre cómo transportar heridos a través del Programa de Capacitación en Protección Civil en el estadio Azul del equipo de fútbol mexicano Cruz Azul. (Cortesía del Gobierno de Ciudad de México)

Por Shigeru Ishiguro-Algeciras para Infosurhoy.com – 23/07/2012

CIUDAD DE MÉXICO – El objetivo es claro: evitar que se repitan los sucesos del 25 de marzo de 2012.

Tras la victoria de Los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) 2 - 0 a los Pumas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), seguidores de UANL se enfrentaron con hinchas de UNAM y con agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México y la Policía.

El enfrentamiento dentro del Estadio Olímpico dejó un saldo de 15 agentes y policías heridos, cuatro hinchas detenidos y cinco vehículos oficiales dañados. Se desconoce el número de espectadores heridos.

“En algunos grupos de aficionados existe un comportamiento inadecuado”, afirmó Sergio Rodríguez, de 39 años, presidente de “La Realeza”, grupo compuesto por 400 seguidores del club Cruz Azul. “Frecuentemente los fanáticos provocan hechos de violencia que terminan en robos y personas heridas”.

Los clubes de seguidores de equipos profesionales de fútbol mexicanos se definen como "grupos de espectadores debidamente registrados en un equipo de fútbol o asociación deportiva con el objetivo de alentar a sus respectivos equipos”, según la Ley para Prevenir la Violencia en los Espectáculos Deportivos en el Distrito Federal.

Las autoridades han tomado medidas para frenar la violencia en los partidos de fútbol, al lanzar el Programa de Capacitación en Protección Civil en octubre de 2011, para enseñarle a integrantes de estos grupos a brindar asistencia inmediata a los heridos en caso de que ocurra una pelea entre espectadores dentro del estadio y sus alrededores.

Los cursos de capacitación incluyen cómo utilizar un botiquín de primeros auxilios, transportar y tratar a los heridos, asistir en evacuaciones provocadas por violencia de hinchas o desastres naturales, proteger a los heridos y asistir a bomberos, señaló Humberto González Arroyo, quien dirigió las clinicas de capacitación.

"La idea es que los fanáticos no solo apoyen a sus equipos, sino que también asuman un papel responsable en la seguridad de los aficionados”, añadió.

El programa se expandió en mayo de 2012 para incluir jugadores, personal de seguridad del estadio y empleados de los equipos, además de los integrantes de grupos de seguidores que los apoyan fuera de la capital del país, tales como Tigres de Monterrey y el Club Deportivo Guadalajara de Jalisco.

Hasta el momento, se han otorgado certificados a representantes de 25 clubes de seguidores oficiales en Ciudad de México por completar el programa, dijo Adrián Noriega Camejo, subdirector de Prevención de la Secretaría de Protección Civil de Ciudad de México, quien agregó que se desconoce el número total de participantes en este momento.

“A medida que se capacitan los líderes de cada grupo de seguidores, quedan calificados para responder ante una situación de emergencia y su responsabilidad será ayudar a aquellos que estén en peligro", dijo Noriega Cornejo.

Muchas veces se necesita de los hinchas para asistir al personal médico y policial ante una eventual disputa, ya que ocurren en estadios enormes, incluyendo los tres estadios más grandes de México: el estadio Azteca (capacidad para 105 mil personas), el estadio Olímpico (63 mil) y el estadio Cruz Azul (35 mil).

Juan Abelardo Hernández Franco, experto en seguridad e investigador social de la Universidad Panamericana en Ciudad de México, dijo que el programa de capacitación está mejorando la imagen del fútbol, que es por lejos el principal deporte en un país con 110 millones de habitantes.

“El programa va a generar seguridad y el retorno a los estadios por parte de la afición y con esto un mayor flujo económico”, afirmó. “Si se produce un cambio de comportamiento en las tribunas, puede trascender más allá de los estadios y puede influir en un cambio de comportamiento social. El programa incluso puede ser un dispositivo muy útil para la reducción de la violencia y mejorar considerablemente la calidad de vida de las familias”.

Noriega Cornejo coincide con Hernández Franco.

“Los aficionados al fútbol no son una amenaza”, afirma. “Al contrario, es gente que puede colaborar activamente en las tareas de protección civil para hacer un trabajo conjunto con las autoridades y en beneficio de su propia seguridad”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.