Arrow left
Arrow right

2012-07-12

Venezuela: Acuerdos con Irán preocupan a analistas

Una concesionaria de Venirauto estaba vacía a finales de junio, días después de que el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, visitara Venezuela. La empresa de venta de automóviles, establecida en el marco de acuerdos entre la nación sudamericana e Irán, ha producido únicamente 12.000 de los 80.000 automóviles que se suponía fabricaría desde 2006, según el abogado venezolano Abelardo Díaz. (José Bolívar para Infosurhoy.com)

Una concesionaria de Venirauto estaba vacía a finales de junio, días después de que el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, visitara Venezuela. La empresa de venta de automóviles, establecida en el marco de acuerdos entre la nación sudamericana e Irán, ha producido únicamente 12.000 de los 80.000 automóviles que se suponía fabricaría desde 2006, según el abogado venezolano Abelardo Díaz. (José Bolívar para Infosurhoy.com)

Por José Bolívar para Infosurhoy.com – 12/07/2012

CARACAS, Venezuela - El presidente iraní,Mahmoud Ahmadinejad, revisó y actualizó múltiples acuerdos de cooperación entre su país y Venezuela durante su visita a la nación andina, el 23 de junio.

Los acuerdos, que los países han venido firmando y renovando desde 2005, tienen como objetivo mejorar los trabajos de obras públicas para ampliar servicios, obras de vivienda y carreteras a través de Venezuela, además de establecer una corporación binacional para fabricar y vender vehículos, entre otros. La cantidad exacta de acuerdos no ha sido divulgada.

Irán y Venezuela mantienen acuerdos de inversión mutua por un valor aproximado de USD5 mil millones en fábricas de cemento, satélites, alimentos, tractores, bicicletas y equipamiento militar.

En junio el gobierno venezolano anunció con bombos y platillos que con la ayuda de Irán había logrado fabricar su primer avión no tripulado, y que planeaba a exportar ese tipo de aeronaves en un futuro cercano.

El avión, que no porta armas, tiene un espectro de visión de 100 kilómetros, puede volar sin piloto por unos 90 minutos y alcanzar una altitud de 3.000 metros, según informaron las autoridades.

El gobierno también destacó que la ayuda de Irán había permitido la construcción de 14.000 viviendas, una inversión esencial en esta nación sudamericana,donde 100.000 personas aún viven en refugios luego de que sus hogares fueran destruidos en la temporada lluviosa de 2010.

Sin embargo, la falta de detalles sobre el alcance de estos acuerdos, y la gran cantidad de otros entendimientos firmados durante los pasados 13 años, preocupan a algunos analistas locales en materia de seguridad , afirmóRocío San Miguel,directora de la ONG Control Ciudadano.

"La ley de Venezuela prohíbe la clasificación de documentos como secretos, pero los acuerdos militares y de defensa alcanzados con Irán son secretos", afirmó.

"Todos estos acuerdos no se debatieron en la Asamblea Nacional. Empresarios, académicos y ciudadanos comunes de Venezuela han sido dejados fuera de la discusión".

San Miguel dijo que los acuerdos no han funcionado.

"Estos acuerdos no han redundado en beneficios para los venezolanos y además, han socavado nuestra soberanía nacional", añadió.

Según el ex diplomático venezolano Milos Alcalay, que se desempeñó como embajador de ese país ante las Naciones Unidas entre 2001 y 2004, existen barreras culturales y socioeconómicas que han afectado negativamente la cooperación entre Irán y Venezuela.

"Hemos tenido muchos problemas debido a que los iraníes desconocen nuestras costumbres, nuestro idioma y nuestras leyes", añadió. "Los trabajadores contratados por empresas iraníes han protestado debido a las infracciones a sus derechos laborales por parte de dichas compañías, tales como abusos o despidos injustificados".

Los acuerdos han acelerado el fenómeno de fuga de cerebros del país, expresó Alcalay.

"A pesar de que [los acuerdos] benefician a los iraníes, los profesionales venezolanos se han visto obligados a dejar el país, lo que ha resultado en un éxodo como nunca antes se había visto", dijo. "Se prefiere contratar a profesionales que no conozcan la realidad de este país pero que reciban privilegios especiales por motivos políticos, además de que no se confía en que los venezolanos apoyen el proceso de forma incondicional".

La cooperación entre las naciones también se ha extendido a proyectos en los sectores alimentario y agroindustrial, lo que incluye una fábrica de procesamiento de maíz en Irán, cultivo muy difícil de obtener en ese país debido a su terreno árido y montañoso.

"Tenemos empresas en Irán que se han transformado en centros de fabricación de un producto de consumo básico en América Latina, a pesar de que no saben nada sobre la base de la cocina venezolana, la harina de trigo precocinada (arepa)", dijo Alcalay. "Eso quiere decir que en vez de favorecer a una empresa venezolana de trayectoria que exporte sus productos a Colombia y América Central, prefieren darle ventajas a Irán".

Mientras tanto, "Venirauto", una empresa de venta de automóviles fruto de la cooperación entre ambos países en 2006, ha sido objeto de numerosas demandas judiciales y protestas laborales.

En 2009 se produjo un cambio en la propiedad de Venirauto que dejó la mayoría del paquete accionario en manos del gobierno venezolano, en una maniobra que tenía el objetivo de acelerar los procesos de producción de la empresa.

Sin embargo, aún no se ha producido la transferencia de tecnología necesaria para continuar ensamblando los automóviles en Venezuela, y una gran cantidad de las piezas más importantes continúa siendo traída desde Irán. En consecuencia, la producción de los dos modelos publicitados por la empresa (Turpial y Centauro) continúa dependiendo de lo que suceda en un país extranjero.

"Tuve la oportunidad de comprar uno, pero no me atreví debido a que me preocupaba que fuera difícil conseguir repuestos", dijo Ramón Alberto Escalante, experto en asuntos internacionales y profesor en la Universidad de Zulia.

De los 80.000 vehículos que Venirauto tendría que haber producido desde 2006, se han ensamblado solamente 12.000, según informó el legislador venezolano Abelardo Diaz, integrante de la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional.

"Este acuerdo [entre Venezuela e Irán] fue alcanzado solamente para obtener apoyo político e ideológico, sin que se realizaran estudios previos de viabilidad", afirmó el legislador.

Uranio bolivariano

San Miguel dijo que el más peligroso de estos acuerdos es el que otorga derechos de exploración a empresas iraníes para la realización de estudios geológicos para encontrar depósitos de uranio en Venezuela.

Este programa, conocido como "Proyecto Simón Bolívar", ha funcionado desde 2009, según informan medios locales. El gobierno venezolano no ha divulgado ninguna información sobre los resultados de los estudios.

"Es difícil saber qué es lo que se esconde detrás de los acuerdos de cooperación establecidos en el marco del proyecto Simón Bolívar", dice la experta. "Todos los acuerdos están rodeados de secretismo".

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.