Arrow left
Arrow right

2012-07-10

Poder al pueblo mexicano

El poeta mexicano Javier Sicilia, en la imagen con una bandera blanca, es el creador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el cual se ha propagado por todo México. (Carlos Jasso/Reuters)

El poeta mexicano Javier Sicilia, en la imagen con una bandera blanca, es el creador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, el cual se ha propagado por todo México. (Carlos Jasso/Reuters)

Por Elisa Martins para Infosurhoy.com – 10/07/2012

CIUDAD DE MÉXICO – Los mexicanos están haciéndose escuchar respecto a los problemas sociales de larga data como la violencia, la pobreza, y la falta de oportunidades educativas para una gran parte de la población.

Una de las organizaciones civiles detrás del resurgimiento de las protestas sociales es el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, creado en abril de 2011 por el poeta mexicano Javier Sicilia.

La iniciativa surgió a causa de una tragedia, el asesinato del hijo de Sicilia, Juan Francisco, en marzo de 2011 por miembros del crimen organizado.

En ese momento, Sicilia anunció que no escribiría más poesía, ya que se dedicaría a buscar justicia para su hijo y para las miles de víctimas de la narcoviolencia en México.

“Nunca pensé fundar un movimiento o ser vocero de nada. Soy poeta. Seguí mi corazón y la respuesta de todo el país ha sido una emotiva sorpresa”, dijo Sicilia a la edición latinoamericana de la revista Time, la cual lo eligió la Persona del año en diciembre de 2011.

La imagen pública de un padre sufriendo la pérdida de su hijo repercutió en todo México, lo que atrajo a miles de personas que querían evitar un destino similar para sus familias.

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad ha crecido tanto que las marchas en las calles ya no son su principal actividad. Más allá de sus acciones para captar la atención pública, el movimiento ha desarrollado una importante estructura para brindar asistencia legal y asesoramiento a familias víctimas de la violencia.

Muchos integrantes forman parte de comités que se reúnen con autoridades mexicanas para debatir, por ejemplo, nuevas pistas en las investigaciones de miles de personas desaparecidas, y cómo mejorar la lucha contra el narcotráfico, actividad que ha cobrado 55 mil muertes en los últimos seis años.

Estudiantes universitarios unidos

El movimiento de Sicilia no es el único que ha movilizado a los mexicanos.

En el mes de mayo, estudiantes universitarios se unieron para abordar los problemas del país.

El movimiento estudiantil “Yo soy 132” fue fundado con el objetivo de brindar información imparcial a los votantes, en vistas a la elección general del 1 de julio.

El nombre surgió durante las campañas presidenciales, tras una manifestación realizada por los estudiantes que sentían que los medios de prensa favorecían a Enrique Peña Nieto, quien finalmente ganó la elección.

Los manifestantes fueron acusados de pertenecer a los partidos políticos rivales a Nieto, ante lo cual los 131 estudiantes universitarios que participaban en la manifestación grabaron un video en el cual mostraban sus documentos de identificación de la Universidad Iberoamericana.

Las imágenes fueron ampliamente difundidas en páginas web a lo largo de México. El movimiento recibió el apoyo de cientos de estudiantes pertenecientes a otras universidades. “Yo soy 132” hace referencia a todos aquellos que se unieron a la causa después de los 131 fundadores.

Con las elecciones en pleno debate, los mexicanos comenzaron a buscar información acerca del proceso y de las propuestas de los candidatos.

Como los jóvenes del país actualmente representan el 40% del electorado de México, los estudiantes convencieron a los candidatos de prestar mayor atención a las necesidades de los jóvenes a través de sus programas de gobierno.

“Podemos hacer la diferencia”, dijo Rafael Miranda, un estudiante de 18 años del Tecnológico de Monterrey en Ciudad de México, e integrante de “Yo soy 132.” “El movimiento no termina con las elecciones. Hemos ganado nuestra voz y vamos a continuar luchando por la verdad. No llegamos hasta aquí para quedarnos callados”.

El México del futuro

Esta ola de optimismo comenzó en setiembre de 2010, cuando el país se preparaba para celebrar el bicentenario de su independencia y el centenario de la Revolución Mexicana.

La empresa GNP Seguros creó un proyecto para celebrar estos hitos históricos, preguntándole a la gente de todas partes de México: "¿Cómo imaginan el México del futuro?"

Esto, a su vez, dio lugar al movimiento “Nuestro México del futuro”.

Integrantes del movimiento recolectaron las propuestas de mexicanos de todo el país, presentadas en imágenes y videos. Otras fueron registradas en la página web del movimiento.

A su vez, se realizó un concurso entre 3 mil escuelas primarias. Cada niño recibió un cuaderno para registrar diferentes visiones del futuro de México. Se recogieron propuestas de amigos y familiares.

El movimiento reconoció a aquellos que recopilaron las mejores ideas, entregando becas, como mérito al ganador, para niños de comunidades indígenas que no podían asistir a la escuela.

“El objetivo era enseñarle a estos niños que viven en un gran país y que pueden hacer algo por los demás sin esperar nada material a cambio”, dijo Rosenda Martínez, coordinadora del movimiento.

Integrantes del movimiento viajaron a 70 ciudades reuniendo más de 11 millones de visiones positivas.

El pasado mes de abril, los creadores del movimiento generaron controversia al lanzar un video, "Niños incómodos", en el cual niños actores representaban controvertidos roles, como políticos corruptos, ladrones o narcotraficantes.

“La idea era provocar a la opinión pública”, señaló Martínez. “Queríamos que la gente se diera cuenta que si no solucionamos estos problemas, los niños van a experimentar las imágenes que se mostraron.”

El impacto dio lugar a la creación de otros videos, creados por el mismo grupo, que también mostraba una visión del futuro sobre áreas como la seguridad pública, el medio ambiente, la educación, el trabajo y la economía.

Las ideas del movimiento fueron recopiladas en un libro presentado a los candidatos presidenciales en el mes de junio.

El libro incluye los deseos de mexicanos, divididos por tema y ubicación, con las prioridades de cada estado.

“El país necesita más movimientos sociales: Ya hemos hecho un gran avance”, afirma Martínez. “El nuevo presidente ya no encontrará a los mismos mexicanos del pasado. Estamos más conscientes, somos más participativos y hemos aprendido los canales que podemos utilizar para exigir un país mejor”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.