Arrow left
Arrow right

2012-07-05

México: Taxis eléctricos ayudan a disminuir la contaminación

Una flota de 20 taxis eléctricos circula por las calles del centro de Ciudad de México como una de las medidas para reducir la contaminación del aire en esta ciudad de 21 millones de habitantes. (Cortesía Secretaría del Medio Ambiente de Ciudad de México)

Una flota de 20 taxis eléctricos circula por las calles del centro de Ciudad de México como una de las medidas para reducir la contaminación del aire en esta ciudad de 21 millones de habitantes. (Cortesía Secretaría del Medio Ambiente de Ciudad de México)

Por Sergio Ramos para Infosurhoy.com – 05/07/2012

CIUDAD DE MÉXICO – Cielos más limpios.

Ese es el objetivo del proyecto Taxi Cero Emisiones, una iniciativa del gobierno de la Ciudad de México que busca reducir la contaminación ambiental en esta metrópoli de 21 millones de habitantes.

Taxi Cero Emisiones cuenta con una flota inicial de 20 taxis eléctricos circula por las calles del Centro Histórico desde el pasado 15 de mayo. El proyecto espera poder contar con 100 de ellos antes que termine el año.

“Este proyecto es único. No está funcionando en ninguna otra parte del mundo: introducir vehículos eléctricos para que den servicios como taxis”, comentó Marcelo Ebrard, jefe de gobierno de Ciudad de México.

La iniciativa forma parte del acuerdo que se logró en la Cumbre Mundial Climática de Alcaldes celebrada en México en noviembre de 2011.

El 70% de la contaminación atmosférica proviene de los automóviles, según un reporte reciente de la Secretaría de Medio Ambiente de Ciudad de México.

Con capacidad para cinco pasajeros, los taxis fueron adquiridos por el gobierno de la ciudad a través del Fideicomiso para el Rescate del Centro Histórico, un organismo conformado a principios de la década pasada por ciudadanos, empresarios y gobierno. Cada vehículo cuesta US$39.855, alcanzan una velocidad máxima de 160 kms. por hora y requieren una recarga cada 140 kms.

“Con la puesta en marcha de estos taxis, esperamos reducir notablemente la emisión de contaminantes y hacer ver a la población que estamos trabajando para mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta ciudad”, dijo Rafael Facio, asesor general del Fideicomiso.

Por el momento, la única estación de recarga se encuentra ubicada en la calle República de Guatemala, a un costado de la Catedral Metropolitana, aunque se espera que en los próximos meses, a medida que llegue el resto de la flota de taxis, se abran otras estaciones en La Condesa, Coyoacán y la Alameda Central.

La complejidad geográfica del valle de México hace especialmente complicadas las labores para reducir la contaminación del aire, principalmente debido a que a cuenca del valle de México se ubica a 2.240 metros sobre el nivel del mar, dice Martha Delgado, secretaria de Medio Ambiente del Ciudad de México.

“Esto hace que, por ejemplo, la población reciba un 20% menos de oxígeno que las personas que viven en la costa, al nivel del mar”, dice. “Además, nosotros recibimos vientos que van del noreste al suroeste y que al toparse con la cadena montañosa de la cuenca sur se detienen ahí, junto con todos los contaminantes que vienen arrastrando. Por lo tanto, se presenta una baja ventilación que impide que circulen los vientos de manera eficiente, generando en la atmósfera condiciones para una alta concentración de gases contaminantes”.

La ciudad padeció por la contaminación del aire especialmente en las dos últimas décadas del siglo pasado.

En 1982, se diseñó un programa para medir la calidad del aire en la ciudad denominado Índice Metropolitano de la Calidad de Aire (IMECA) evaluado por el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México. Los valores IMECA establecían la calidad del aire de Buena (con un índice máximo de 50 puntos IMECA) a Extremadamente Mala (cuando los índices de medición marcaban 201 puntos IMECA).

El año pasado, hubo un total de 230 días con buena calidad de aire, un record en cuanto a la cantidad de jornadas con índices positivos. En 2010, se alcanzaron 186 días, mientras que 1991 fue el peor año de la ciudad, con apenas nueve días con buena calidad de aire.

Los taxis cero emisión es una de varias iniciativas que se están llevando a cabo para reducir la contaminación atmosférica en Ciudad de México.

Uno de los más exitosos entre los jóvenes ha sido el programa Ecobicis, que busca fomentar el uso de la bicicleta como una alternativa real para los traslados de menos de ocho kilómetros por la ciudad.

Esto ha contribuido a que disminuya el congestionamiento vial, la saturación de los transportes públicos, el tráfico vehicular y el consumo de energéticos, según el gobierno de la ciudad.

Otros proyectos han sido el Metrobús, especialmente diseñado para traslados cortos, las nuevas líneas del metro, que conectan al sur de la ciudad y el programa de Sustitución de Taxis Viejos que ha permitido que con financiamientos bancarios accesibles y subsidios del gobierno, los taxistas puedan cambiar sus unidades con más de 10 años de antigüedad por vehículos nuevos que contaminan menos.

“Yo que he vivido toda mi vida en esta ciudad, le puedo decir que sí hemos visto que la contaminación ha bajado. Ya no nos enfermamos tanto como hace unos años”, comenta la habitante del centro de la Ciudad de México, Violeta García, de 65 años.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.

1 Comentario

  • odair de almeida | 2012-07-11

    Felicitaciones por la iniciativa, nos quedamos asombrados todos los días viendo noticias aterradoras, pero en tanto vemos ahora ésta que presenta carros que no contaminan el medio ambiente, esto es un éxito y una gran conquista por esos ilustres gobernantes, felicitaciones.