Arrow left
Arrow right

2012-07-02

Ataque de las FARC a oleoducto causa emergencia ambiental

El oleoducto Caño Limón-Coveñas, que transporta 100 mil barriles diarios de petróleo, sufrió un atentado explosivo el 20 de junio que fue atribuido las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En la foto, trabajadores de Ecopetrol tratan de contener el daño. (Cortesía Ecopetrol)

El oleoducto Caño Limón-Coveñas, que transporta 100 mil barriles diarios de petróleo, sufrió un atentado explosivo el 20 de junio que fue atribuido las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). En la foto, trabajadores de Ecopetrol tratan de contener el daño. (Cortesía Ecopetrol)

Por Carlos Andrés Barahona para Infosurhoy.com – 02/07/2012

BOGOTÁ, Colombia – La noticia fue un claro recordatorio del daño que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) buscan hacer al país.

El pasado 20 de junio, el oleoducto Caño Limón-Coveñas, de 770 km de longitud y que transporta 100 mil barriles diarios de petróleo, sufrió un atentado explosivo que fue atribuido a la cuadrilla ‘Reinel Méndez’ de las FARC.

Claro que no fue un incidente aislado.

Hasta abril de 2012 se han presentado 22 ataques de las FARC a oleoductos en Colombia, ocasionando pérdidas de US$5,54 mil millones, según Ecopetrol, empresa que administra el oleoducto.

El ataque afectó a 300 personas de la zona de Saravena y comprometió el ecosistema del río Banadía y las quebradas Caño Claro y Caño Robles (Arauca), según Ecopetrol.

Del total de ataques, 13 fueron voladuras, mientras que los otros nueve fueron neutralizados por las autoridades colombianas. En 2011, las FARC realizaron 84 ataques a oleoductos.

Aunque no se ha establecido cuánto crudo fue derramado debido al ataque, Ecopetrol instaló un plan de contingencia, en el cual expertos analizan el daño ecológico a la zona, así como también municiones de comida, agua y elementos de primera necesidad para la comunidad afectada.

Para León Valencia, director de la Fundación Nuevo Arco Iris, que se dedica al análisis del conflicto colombiano, la razón por la cual los ataques se están incrementando es debido al incremento en la explotación petrolera, la que se ha ido moviendo hacia zonas de conflicto entre las autoridades y las FARC, específicamente los departamentos de Arauca, el Putumayo, Chocó y Vaupés.

“Básicamente Colombia debe buscar ampliar su infraestructura petrolera y estar preparada para le hecho de que las FARC este año están muy activas en las voladuras”, dice el experto. “Al sentirse invadidos por la industria petrolera y teniendo en cuenta que las FARC también tienen intereses en la minería y extracción ilegal, el Gobierno debe desarrollar una estrategia que ayude a llegar a las metas del país en este tema y no asustar a los inversionistas extranjeros”.

El ministro de Minas y Energía, Mauricio Cárdenas Santamaría, dijo que los ataques de las FARC han lastimado la producción petrolera de Colombia.

“La meta de Colombia en términos petroleros es tener una producción de un millón de barriles por mes, pero debido a los constantes ataques a la infraestructura esta meta ha avanzado a paso lento”, dijo.

En mayo de 2012, Colombia produjo 936.052 barriles de petróleo al día, un 2% menos que la producción de abril.

“Es la extracción ilegal y los atentados los que están frenando la producción”, agregó Cárdenas. “La minería ilegal ya quedó tajantemente dividida en dos mundos: los informales (artesanal) que están buscando la legalidad y a los cuales ayudaremos a lograrlo, y la minería criminal, los cuales perseguiremos con todo el peso de la ley mediante la unidad especializada de delitos contra el medio ambiente, [la que] tiene poder de judicializar y encarcelar a todos aquellos que ataquen la infraestructura petrolera del país”.

A pesar del incremento de voladuras y la aparente inseguridad, las empresas petroleras extranjeras siguen comprometidas en el desarrollo de los yacimientos, según Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP).

“Ninguna empresa está pensando en irse por problemas de seguridad. Pero esperamos que las condiciones de seguridad mejoren y que haya estabilidad en las reglas de juego”, dijo.

El Presidente Juan Manuel Santos anunció recientemente la declaración de 17,6 millones de hectáreas como reserva energética minera en los departamentos de Arauca, el Putumayo, Chocó y Vaupés.

“En esas zonas operan grupos ilegales”, dijo Santos el 21 de junio. “La minería ilegal se ha convertido, no solamente en Colombia, sino en muchos países del planeta, en uno de los dolores de cabeza para el medio ambiente, y en el caso colombiano no solamente es un dolor de cabeza para el medio ambiente, sino una fuente de financiación para los grupos ilegales”.

No es posible calificar o realizar comentarios sobre este artículo.